lunes 29/11/21
PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2015

España vuelve a perder una ocasión para mejorar el sistema de I+D+i

El Gobierno vuelve a reincidir en los mismos ejes de actuación que han hundido el gasto público en I+D+i.

csic

Se aprueban presupuestos con importante disminución, que luego ni siquiera son capaces de ejecutar en gran medida, lo que de facto supone someter al sistema de I+D+i a un doble ajuste y recorte

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2015 en política de investigación, desarrollo e innovación arroja la misma “foto” de años anteriores. Los datos contrastan con el discurso oficial del gobierno, por lo que se perderá de nuevo una ocasión de mejorar el sistema de I+D+i de España. Estos presupuestos reinciden en las mismas debilidades de años anteriores y presentan sus mismas limitaciones y apuestas equivocadas, por lo que los resultados difícilmente serán mejores.

El presupuesto nominal de la política de I+D+i aumenta un 4,8% (de 6.104 millones a 6.395, 291 millones adicionales). Esta aparente mejora se desvanece en cuanto empiezan a analizarse las cuentas públicas.

Los préstamos y anticipos (capítulo 8) aumentan un 7% (más que la media) y con casi 263 millones adicionales concentran el grueso del aumento destinado a I+D+i.  Préstamos y anticipos aumentan su peso relativo y con 3.989 millones suponen ya el 62,4% del presupuesto de la política de I+D+i. Por el contrario, el gasto real (capítulos 1-7) aumenta solo un 1,2% y apenas 29 millones adicionales (de 2.377 a 2.406 millones) y su peso relativo cae hasta el 37,6% del presupuesto de esta política. La evolución de los diferentes componentes de gasto es desigual: el gasto corriente aumenta impulsado por las transferencias corrientes y el gasto corriente en bienes y servicios, mientras que los gastos de personal apenas suben un 0,2%; por el contrario las operaciones de capital caen arrastradas por el descenso de las inversiones reales que supera con creces el suave alza de las transferencias de capital.

El Gobierno vuelve a reincidir en el presupuesto de 2015 en los mismos ejes de actuación que han hundido el gasto público en I+D+i, con un aumento moderado del presupuesto que no compensa más que una mínima parte del brutal recorte del 39% de años anteriores y que además es probable que ni siquiera se produzca, de mantenerse los bajísimos niveles de ejecución presupuestaria que presenta el gobierno en esta política y que de facto supone cada año aplicar un severo recorte adicional a las menguadas cifras del presupuesto público en I+D+i.

Es decir, se aprueban presupuestos con importante disminución, que luego ni siquiera son capaces de ejecutar en gran medida, lo que de facto supone someter al sistema de I+D+i a un doble ajuste y recorte. El problema de la baja ejecución presupuestaria se concentra en el capítulo 8 del presupuesto. Son los préstamos, anticipos reembolsables y aportaciones de capital los que concentran el grueso del presupuesto aprobado año a año (el 62,4% en 2015) y sin embargo quedan en su mayoría sin ejecutar, evidenciando lo erróneo de dicha apuesta (el Gobierno es incapaz de ejecutar los mecanismos presupuestarios para canalizar el presupuesto de I+D+i) o mostrando la estrategia de “inflar” la presentación de los Presupuestos Generales del Estado con unas cifras de I+D+i más positivas, sabiendo que dicho presupuesto no será ejecutado después y por lo tanto sin coste presupuestario real.

CCOO exige revertir esta situación, por lo que apoya e impulsa los movimientos que están realizando los trabajadores científicos, agrupados en colectivos como Carta por la Ciencia y Marea Roja. Acciones que se iniciaron el pasado 26 de septiembre y que culminarán con las movilizaciones que, a escala europea y en España, tendrán lugar el próximo viernes 17 de octubre.

España vuelve a perder una ocasión para mejorar el sistema de I+D+i
Comentarios