martes. 23.07.2024

@jgonzalezokA cuatro meses de las elecciones generales en Chile, y solo diecisiete días después de haber ganado las elecciones primarias –que lo consagraron como el candidato de la derecha-, Pablo Longueira renunció y deja en una situación muy difícil a la Alianza por Chile, la actual coalición de gobierno.

Una fuerte depresión, diagnosticada médicamente, fue la causa para la decisión de Longueira. Pablo Zalaquett, candidato a senador, ex alcalde de Santiago y uno de los hombres más próximos a Longueira, declaró que empezó a percibir la situación al día siguiente de las elecciones primarias. Aseguró que hasta ese día “estaba ciento por ciento vital, con todas sus energías”. Pero, a partir de ese día, “empieza a verse otro Pablo, y la semana pasada a mí me impresionó mucho”.

El hermano mayor del ya ex candidato presidencial, José Luis Longueira, desmintió que la depresión de su hermano tenga que ver con la enfermedad de su hijo menor (16 años), que padece cáncer. Sobre el futuro político de su hermano señaló que ahora solo está pensando en recuperarse, “después se verá si seguirá o no en la política”. Gustavo Hasbún, jefe del grupo parlamentario de la UDI, afirmó que sabía que estaba enfermo, “pero no de lo complejo de la situación”.

Longueira, uno de los fundadores de la derechista UDI (Unión Democrática Independiente), se había impuesto al precandidato de RN (Renovación Nacional), Andrés Allamand, por un estrecho margen y contra pronóstico, en las primarias del 30 de junio. En esta misma consulta, la ex presidente Michelle Bachelet se impuso con gran comodidad en la coalición opositora de centro-izquierda Nueva Mayoría.

Legalmente, la renuncia de Longueira deja manos libres a la UDI y RN para que acuerden un nuevo candidato de consenso o presenten cada uno un aspirante al Palacio de la Moneda, en las elecciones del 17 de noviembre.

La sorpresa no ha permitido aún vislumbrar cuál será la salida, pero hay opiniones para todos los gustos. Desde que la UDI debería volver a respaldar al primer candidato que tuvo el partido, ex ministro de Minería y Obras Públicas, Laurence Golborne, que debió renunciar por un escándalo financiero, hasta que debería haber un gesto de grandeza y apoyar a Andrés Allamand, el rival de Longueira en las primarias y que fue derrotado por un margen estrecho.

También gana puntos la candidatura de la ministra de Trabajo, Evelyn Matthei (UDI), que no se ha querido pronunciar en público sobre esta posibilidad. Hija de un antiguo integrante de la Junta Militar con Pinochet, es muy popular entre la derecha y sería una mujer compitiendo contra la favorita, Bachelet. Pero en los últimos tiempos se mostró molesta con su propio partido y anunció que dejaría la política al acabar el actual gobierno.

El presidente, Sebastián Piñera, hizo un llamamiento a la unidad de la Alianza. “Hoy no es tiempo de pequeñeces ni de divisiones”, subrayó, asentando que las relaciones entre los dos partidos de la derecha nunca han sido fáciles. Obligados a entenderse y compartiendo un origen común en la dictadura, solo después de 20 años de recuperada la democracia pudieron llegar al poder. Y todo indica que lo perderán en las próximas elecciones.

Los dos partidos de la derecha tienen solo unos días para tomar una decisión, será una verdadera carrera contra reloj. Mario Desbordes, secretario general de RN, declaró: “tenemos que actuar rápido y no podemos quedarnos pegados en el duelo que se vive por la salida de Pablo de la candidatura”.

La renuncia de Longueira, en principio, parece afianzar aún más las posibilidades de victoria de Michelle Bachelet, que encabeza todas las encuestas. La candidata de Nueva Mayoría, que declaró que siempre tuvo una relación de respeto mutuo con Longueira, le deseó una rápida recuperación. 

Renunció Longueira a su candidatura presidencial en Chile