Nuevatribuna

Pedro Sánchez ya está en el G20

Si bien España no pertenece al G20, desde 2008 es invitada permanente a esta cumbre que reúne a los líderes de los países más poderosos del mundo.

Buenos Aires está militarizada por este evento que ha encontrado resistencia a través de las redes sociales

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, llegó a Buenos Aires para participar de la cumbre del G20, apenas dos horas después de que se confirmara que Madrid será la sede de la final de la Copa Libertadores entre Boca y River.

Esta es la primera participación del presidente español en el G20, y lo hará acompañado de la Ministra de Economía, Nadia Calviño. En su agenda destacan diversas reuniones bilaterales que mantendrá con Christine Lagarde, con el primer ministro de la India, Narendra Modi, y con el presidente argentino, Mauricio Macri.

Si bien España no pertenece al G20, desde 2008 es invitada permanente a esta cumbre que reúne a los líderes de los países más poderosos del mundo. Sánchez posó para la fotografía junto a Donald Trump, Xi Jimping, Theresa May, Ángela Merkel, Vladimir Putín y demás mandatarios. Buenos Aires está militarizada por este evento que ha encontrado resistencia a través de las redes sociales. Esta tarde, durante la apertura del primer foro, se esperan manifestaciones en contra del G20 y del FMI.

Por el momento las conferencias de prensa no tienen mayor intención que las protocolares. Macri ha elogiado a los invitados, destacando la importancia de esta reunión de líderes mundiales y agradeciendo el apoyo de los Estados Unidos “Agradecemos el apoyo que nos han dado, especialmente este último año, cuando pasamos momentos muy difíciles”; señaló el presidente argentino, en referencia al préstamo otorgado por el FMI.

Entre las anécdotas que ha dejado la previa del G20, destaca el enojo de Trump por la traducción durante la conferencia que brindó junto al presidente argentino, los errores de coordinación al momento de la llegada de Emmanuel Macron y del presidente chino Xi Jimping, y el lamentable uso de lenguas foráneas por parte de la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti.