PARTICIPÓ EN LAS MARCHAS CON LAS MADRES DE PLAZA DE MAYO

Pablo Iglesias relata a los medios argentinos la emoción vivida en su visita al país

El líder de Podemos recibe el distinguido Premio Rodolfo Walsh que otorga la Universidad Nacional de La Plata (Buenos Aires). 

Foto del diario argentino 'Pagina 12'.
Foto del diario argentino 'Pagina 12'.

Hay una relación política y humana entre Argentina y España que aún no hemos desarrollado suficientemente

Invitado por la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET), sede en la que ofreció una conferencia ante una sala repleta, Pablo Iglesias marchó en Buenos Aires junto a las Madres de Plaza de Mayo en la conmemoración del 42 aniversario del último golpe de Estado.

Taty Almeida, activista por los Derechos Humanos e integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, lo recibió en la sede de Madre y le expresó su admiración por Podemos y por los jóvenes militantes que construyen la democracia en España y en la Argentina.



Pablo Iglesias gritó su primer “30.000 detenidos-desaparecidos: Presentes. Ahora y Siempre” y ofreció una entrevista en la que expuso su punto de vista respecto de los Derechos Humanos en democracia.

También habló de las irregularidades del Partido Popular, de la manipulación de los medios de comunicación, de la memoria histórica española, de los desaparecidos del franquismo y de la corrupción enquistada en el poder.



Junto a Estela de Carlotto, titular de Madres, Iglesias respondió a las preguntas del periodista Víctor Hugo Morales.

Para el diario argentino Página 12, el líder de Podemos sostuvo que la experiencia de su participación en la histórica marcha del 24 de marzo le ha representado un tremendo impacto emocional.

Yo soy nieto de un condenado a muerte. A mi tío abuelo lo fusilaron. Mi padre estuvo en la cárcel. Mi madre militó en la clandestinidad. Desde pequeño, con mi padre, Argentina era una referencia política y cultural. Las primeras canciones que yo escuchaba cantar con su guitarra hablaban de Argentina, de la dictadura, de la represión. Después, cuando empecé a militar, una de mis primeras compañeras era argentina. A los 14 años, ya Argentina era para mí una referencia política y emocional enorme. Además, era un país que irradiaba testimonios y mensajes que nos servían para comprendernos y comprender nuestra realidad.

La primera película que yo vi siendo niño y que me enfrentó a lo que representaba la represión, fue La noche de los lápices, de Héctor Olivera. No había una película parecida a ésa en España, donde también había habido una brutal represión. Después de todas esas experiencias, llegar ahora a la Argentina ha sido una oportunidad política y emocional que he vivido con el corazón en la garganta cada minuto. Hay una relación política y humana entre Argentina y España que aún no hemos desarrollado suficientemente. Me ofende mucho cada vez que escucho cuando las élites de mi país se refieren a América Latina con discursos que expresan una patética nostalgia del colonialismo”.

Pablo Iglesias recibió este lunes el distinguido Premio Rodolfo Walsh que otorga la Universidad Nacional de La Plata.