martes 17.09.2019

No es Caracas, es Buenos Aires

No es Caracas, es Buenos Aires

La imagen de una anciana recogiendo verduras entre gases lacrimógenos y balas de goma se viralizó ayer en las redes sociales

Si la brutal represión que tuvo lugar el pasado viernes en Buenos Aires hubiese trascendido, más de un despistado habría dado por seguro que se trataba del ejército bolivariano arremetiendo contra los opositores al régimen de Maduro. Sin embargo la violencia institucional que practica el gobierno democrático de Mauricio Macri, no es asunto que los medios internacionales reflejen.

La imagen de una anciana recogiendo verduras entre gases lacrimógenos y balas de goma se viralizó ayer en las redes sociales y dejó nuevamente al descubierto la brutalidad de un gobierno que sistemáticamente sofoca, a fuerza de represión, el malestar que sus impopulares medidas económicas han provocado.

Esta vez los palos fueron para los pequeños productores rurales que, ante la negativa de diálogo del gobierno nacional, decidieron instalar puestos de venta a precio justo en la Plaza Constitución. La iniciativa tenía como finalidad hacer visible uno de los tantos dramas que viven los trabajadores argentinos. En principio la actividad iba a realizarse también en Plaza Once, pero el operativo policial que comenzó a desplegarse generó que la UTT (Unión de Trabajadores de la Tierra) decidiera concentrarse en un solo espacio para garantizar la seguridad de los feriantes.

VERDURAZO-2

Cerca del mediodía, cuando algunos vecinos de la zona ya cargaban sus bolsas con mercadería recién comprada, la policía de la Ciudad de Buenos Aires avanzó sobre los gazebos disparando balas de goma y gases lacrimógenos, provocando heridas a manifestantes, viandantes y prensa.

Según señalaron desde las organizaciones sociales y políticas que se solidarizaron con los trabajadores agrícolas, la avanzada represiva que finalizó con el secuestro de decenas de cajones con mercadería, sienta un precedente muy grave. “Ante la situación d crisis y de hambre nosotros proponemos solidaridad entre los trabajadores, mientras que el gobierno propone palos, gases y balas de goma”, sostuvo Nahuek Lavaggi, referente nacional de la UTT.

VERDURAZO-1

A siete meses de finalizar su mandato, el gobierno de Mauricio Macri suma una lista de represión que no tiene antecedentes en la historia de la recuperada democracia. La violencia institucional tiene como cómplices a los medios de comunicación, que prefieren poner el foco de atención en “dictaduras” foráneas con el fin de disfrazar a la que desde hace tres años, y a través del voto popular, se ha instalado en la Casa Rosada.

No es Caracas, es Buenos Aires
Comentarios