domingo 31.05.2020
CORTITA Y AL PIE

'Goleada' de los partidos de izquierda en las elecciones celebradas en Latinoamérica en 2014

Por Daniel Yates Deus | De todas las elecciones celebradas este año solo en Panamá ganó un candidato de la derecha.

'Goleada' de la izquierda en las elecciones de América Latina

En las siete elecciones celebradas en seis ganaron candidatos progresistas o de izquierdas

El pasado 30 de noviembre, con el triunfo en Uruguay del candidato del Frente Amplio, Tabaré Vázquez, ganaba por tercera vez consecutiva la coalición de izquierda para seguir gobernando en el país. Fueron las últimas de las siete elecciones celebradas en Latinoamérica durante 2014. Pero el año había empezado con la resaca por los festejos en Chile del triunfo de la socialista Michelle Bachelet, candidata de Nueva Mayoría. Tras las elecciones celebradas el 15 de diciembre, la izquierda retornaba al gobierno después de una legislatura en manos de la derecha. En marzo de este año, Bachelet asumió la presidencia de la República de Chile.

El 2 de febrero, en El Salvador, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) presentó su propio candidato, Salvador Sánchez Cerén que había sido vicepresidente en la legislatura anterior, presidida por Mauricio Funes. Ese mismo día, en Costa Rica, ganó Luis Guillermo Solís, candidato del Partido Acción Ciudadana. Un partido creado en diciembre de 2000 por el ala socialdemócrata escindida del Partido Liberacionista Nacional que, bajo la dirección de Arias y de Figueres, había optado por posiciones cercanas al neoliberalismo.

De todas las elecciones celebradas este año solo en Panamá ganó un candidato de la derecha. Juan Carlos Varela, del Partido Panameñista, se impuso al candidato oficialista, y también representante de la derecha, José Domingo Arias, del Cambio Democrático. Mientras, el Partido Revolucionario Democrático (PRD), fundado por Omar Torrijos, se presentaba consumido por la debilidad provocada por su crisis interna.

En Colombia, J. M. Santos, en su día aupado por el expresidente Uribe, se presentaba a la reelección con el compromiso de culminar con éxito el proceso de paz que había iniciado con la guerrilla del Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Este proceso había contado con la frontal oposición de Uribe y del resto de partidos de derecha. Por ello, Santos se presentó a las elecciones con el aval de los partidos progresista colombianos.

En el mes de octubre se concentraron el resto de las elecciones, el 5 en Brasil, el 12 en Bolivia y el 26 en Uruguay. En las tres se elegía entre la continuidad de los gobiernos progresista o por partidos de la oposición que habían optado por un discurso difuso en unas campañas a las que dedicaron cuantiosos recursos económicos. A medida que avanzaban las campañas electorales no pudieron ocultar que su intención era volver a la vieja y fracasada política de “más mercado y menos Estado”.

En Brasil, se presentó Dilma Rousseff, candidata del Partido de los Trabajadores a la reelección. Tras la primera vuelta había quedado fuera Marina Silva, candidata del Partido Socialista de Brasil que, contando con un enorme apoyo mediático y financiero, había comenzado con mucha fuerza en las encuestas, pero se fue desinflando a medida que avanzaba la campaña. En la segunda vuelta, el 26 de octubre, triunfó Rousseff frente a Aécio Neves del Partido de la Social Democracia Brasileña que contó con el apoyo de Marina Silva.

Mientras, en Bolivia, Evo Morales líder del Movimiento al Socialismo, se presentó a la reelección frente Samuel Doria Medina, candidato del Frente de Unidad Nacional y Jorge Quiroga del Partido Demócrata Cristiano. Morales, avalado por los resultados de su gestión de gobierno basada en la redistribución de los recursos generados por su política económica, obtuvo mayoría absoluta con más del 60 % de los votos, ganando en todos los departamento menos en uno, Beni.

Al pueblo uruguayo tampoco le hicieron mella los discursos de sirena y, por tercera vez consecutiva, votó al candidato del Frente Amplio, Tabaré Vázquez. Tabaré fue el primer presidente de izquierda en la historia de la República, al ganar las elecciones con mayoría absoluta en 2004. En las elecciones del 26 de octubre, el Frente Amplio compitió contra los dos partidos históricos, el Partido Nacional o Blanco y el Partido Colorado. El Frente Amplio también obtuvo mayoría absoluta en las dos Cámaras, diputados y senadores. Pese al triunfo del Frente, fue necesario pasar a una segunda vuelta que se celebró el pasado 30 de noviembre. El Partido Colorado aprobó apoyar al Partido Nacional que había quedado segundo. En el balotaje, Tabaré Vázquez obtuvo una victoria histórica, obteniendo más de trece puntos de diferencia sobre el candidato de la derecha.

El año que viene también será intenso; en la región hay previstas otras cinco elecciones: en marzo, El Salvador celebra elecciones legislativas; en julio las hay en México; en septiembre Guatemala celebra elecciones presidenciales y legislativas; en octubre también hay presidenciales y legislativas en Argentina; y en el último trimestre se celebraran legislativas en Venezuela. Veremos qué pasa.

Pero este año, de las siete elecciones celebradas, en seis ganaron candidatos progresistas o de izquierdas, mientras la derecha solo ganó en Panamá. En mi barrio se dice que 6 a 1 es una goleada.

En próximas entregas, iremos analizando estas elecciones.     


Por Daniel Yates Deus

Ex Director del Instituto Pablo Iglesias

'Goleada' de los partidos de izquierda en las elecciones celebradas en Latinoamérica en...