Lo esencial es invisible

El presidente argentino inauguró en el Congreso el 136º período de sesiones ordinarias en donde aseguró que “estamos creciendo, aunque es un crecimiento invisible”.

Foto: Casa Rosada
Foto: Casa Rosada

El Presidente llegó al Congreso a las 11, luego del tradicional recorrido que va desde Casa de Gobierno -fuertemente vallada para contener a una multitud de apoyo que sin embargo no asistió al evento- a la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación.

Durante su discurso Mauricio Macri autoelogió sus dos años de gobierno manifestando, entre otras cosas, que “los salarios le ganaron a la inflación”, certezas que el equipo de gobierno aplaudió, mientras el resto de los argentinos se preguntaban si Macri se refería al mismo país que habitan o si se trataba de Suecia.

“Lo peor ya pasó”, dijo, tal como lo había dicho el año pasado, y también antes, cuando anunció una lluvia de inversiones que aún ni siquiera se presentan como leves chubascos. “Ahora vienen los años en que vamos a crecer. Eso es lo que hicimos, ese crecimiento invisible sucedió” Y agregó, “Es como cuando empezamos un edificio: en el pozo no se ve lo que estamos haciendo, pero esa base existe, está, y sobre ella se construye el resto”.

Otro de los momentos más destacados del discurso de Macri, fue cuando aseguró que “no estamos acá para beneficiarnos”. Sin mencionar las acusaciones en su contra por ser parte de empresas offshore reveladas en los Panamá Papers, ni las de su ministro de Finanzas, Nicolás Caputo, ni las del funcionario renunciado Valentín Díaz Guilligan por tener empresas y cuentas en paraísos fiscales, Macri dijo que “los funcionarios no estamos acá para beneficiarnos”. Aseveró que trabaja con funcionarios con un “alto compromiso ético” y que aboga por un Estado “transparente, que muestra cómo gasta su plata”

Sobre el final de su presentación, Macri se refirió a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, un tema que cobró fuerza en los últimos días, dejando en claro su postura antiabortista: “Estoy a favor de la vida, pero también de los debates maduros.”

Al retirarse del Congreso Nacional, Macri saludó a una plaza vacía. Quizás como el crecimiento al que hizo referencia en su discurso, los simpatizantes del gobierno fueran también invisibles a los ojos del presidente argentino.