Miércoles 19.06.2019

Juicio a Lula: ataque a la democracia en Brasil

El 24 de enero, un tribunal regional de segunda instancia decidirá sobre las falsas acusaciones contra Lula.

Caravana de autobuses entrando a Porto Alegre para el juicio a Lula.
Caravana de autobuses entrando a Porto Alegre para el juicio a Lula.

La posibilidad de que Brasil vuelva a su infausto pasado amenaza al pueblo brasileño y al resto del mundo

Después de derrocar a la presidenta elegida democráticamente, Dilma Rousseff, un grupo de políticos corruptos tomó el poder para imponer una batería de medidas antisindicales, como el desmantelamiento de los derechos de los trabajadores, amenazas a las pensiones públicas, embates a las protecciones sociales y los programas de transferencias económicas a las familias. Además de intentar legalizar el trabajo forzoso, cambiando la definición de esclavitud, ahora están intentando impedir que el expresidente Lula se presente a las próximas elecciones.

El 24 de enero, un tribunal regional de segunda instancia decidirá sobre las falsas acusaciones contra Lula. Quieren un veredicto de culpabilidad para impedir que vuelva a presentarse a las elecciones, destruir su reputación y eliminar su influencia.

Al tiempo que tratan de encontrar un delito —cualquier delito— para condenar a Lula en los tribunales, los oponentes de este líder político, el más importante de Brasil, han iniciado un juicio paralelo en los medios de comunicación, a través de la campaña de difamación más extraordinaria jamás lanzada contra una figura pública en este país.

Los abogados de Lula han enumerado una serie de violaciones de los derechos fundamentales en la campaña en su contra, que incluyen la privación de libertad, escuchas telefónicas ilegales, filtración de correspondencia, interceptación de sus comunicaciones con sus abogados, presunción de culpabilidad sin pruebas ni juicio, la ausencia de un juez imparcial y de un procedimiento judicial justo.

Hay fuerzas muy poderosas en Brasil intentando dar marcha atrás al reloj, para deshacer los avances de su Gobierno y devolver el país a una pequeña pero todopoderosa élite.

La posibilidad de que Brasil vuelva a su infausto pasado amenaza al pueblo brasileño y al resto del mundo.

Únete a nuestro llamado. Defendamos a Lula. Defendamos la democracia en Brasil


Sharan Burrow | Secretaria General de la CSI


La Confederación Sindical Internacional (CSI) es la voz de los trabajadores y trabajadoras a nivel mundial y representa a 202 millones de trabajadoras y trabajadores en 163 países y territorios.

Comentarios