martes 20.08.2019
Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela

Arreaza en la ONU: el orgullo de los pueblos habla a las naciones

"De aquí no pasan", dijo el discurso de Arreaza. El discurso de los libertadores y de los cimarrones, los esclavos fugitivos que decidieron nunca más volver a las cadenas.

Arreaza en la ONU: el orgullo de los pueblos habla a las naciones

La revolución bolivariana ha construido su propio viaje de veinte años a través de los libros y la cultura. Libros de análisis económico o geopolítico, y libros destinados a educar al pueblo: en un sentido literal, dado que Venezuela ha derrotado al analfabetismo en pocos años, convirtiéndose en el quinto país del mundo con mayor matrícula universitaria registrada. Por ejemplo, mencionamos la colección de microbolsillos de la Biblioteca Básica temática, la colección Memorias o los Cuadernos para el debate. Desde Venezuela siempre volvemos con nuestra maleta llena de libros. En este delicado momento que atraviesa el proceso bolivariano, es útil tenerlos cerca, cerca de aquellos que sirvieron (y sirven) como una guía para la acción. ¿Cómo se "construye" una revolución sobre las ruinas del siglo XX, cómo se mantiene?

"Ser culto para ser libre", dijo José Martí, maestro de las Américas, nacido en La Habana el 28 de enero de 1853. Y el general Francisco de Miranda, padre de la independencia de Venezuela, procedente de familia modesta, acumuló una biblioteca monumental en sus viajes. ... Y con la cultura, la reflexión y el debate, el gobierno bolivariano reaccionó y organizó el año pasado una concurrida feria internacional del libro en medio del feroz bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos y los países subalternos.

Por un lado el caos, la prevaricación, la violencia, por el otro, la razón, la cultura, la dignidad, el orgullo de defender la libertad conquistada. Valores a los que se aferra el socialismo bolivariano, incluso ante el nuevo tipo de golpe de Estado, abiertamente organizado por los Estados Unidos. El mundo pudo notarlo al escuchar las palabras precisas y firmes del Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, pronunciadas en el Consejo de Seguridad de la ONU el 26 de enero.

Tomamos un librito, publicado en Cuadernos por el debate hace 10 años, La revolución bolivariana en la ONU. Contiene algunos discursos pronunciados en la ONU desde 1999: principalmente de Hugo Chávez, pero también de Roy Chaderton, Jesús Arnaldo Pérez y Nicolás Maduro cuando era ministro de Relaciones Exteriores. Un libro extraordinariamente actual en el momento del máximo esfuerzo de la revolución bolivariana en uno de los frentes más desafiantes de la guerra de cuarta y quinta generación, desencadenado por el imperialismo y sus marionetas: el frente diplomático e internacional.

El discurso de Jorge Arreaza ante la ONU, del cual EEUU quiso obtener una resolución de cobertura para el golpe de estado en curso, sin duda sería una actualización del volumen. Se deberían reimprimir muchas páginas, considerando la cantidad de ataques a los que Venezuela ha tenido que responder en los últimos diez años.

Durante estos años, la diplomacia bolivariana ha atesorado la enseñanza de Chávez (a su vez inspirada en la de Fidel) y la experiencia acumulada en ese delicado papel de Nicolás Maduro. "Se necesita un mundo multipolar, sin hegemonías imperiales", dijo Maduro en la 62ª Asamblea General de la ONU el 2 de octubre de 2007. Recordó los costos de la segunda guerra del Golfo, desatada contra Irak por los Estados Unidos y una coalición internacional avalada por la ONU.

Una agresión basada en una mentira construida por los grandes medios de comunicación, que permitió al capitalismo un nuevo intento de "resolver" su crisis estructural con la guerra imperialista. Maduro luego recordó que, en los años que duró la guerra en Irak, de 2002 a 2006, los Estados Unidos invirtieron 610 mil millones de dólares de su presupuesto en gastos militares. ¿Cuántas escuelas, hospitales, viviendas podrían construirse con ese dinero? Evidentemente, lo que los agresores imperialistas traen a los pueblos no es "ayuda humanitaria".

Una discusión retomada con fuerza por Arreaza. En su discurso, el ministro desenmascaró la retórica belicista utilizada por Trump contra Venezuela y también la de la Europa hipócrita, que dio un ultimátum a Maduro para que organice nuevas elecciones, bajo pena de reconocimiento del Sr. Nadie-Guaidó. ¿Cómo diría usted -se preguntó a Francia- si en la ONU hubiera un debate sobre la revuelta de los chalecos amarillos y la represión con la que respondió el gobierno de Macron? ¿Qué diría España si un estado impusiera en la ONU un debate sobre sus asuntos internos? Mientras tanto, el gobierno italiano es preso de sus convulsiones provocadas por la reacción del 5Estrellas Alessandro Di Battista que, al menos, América Latina lo ha visto de cerca.

Con calma y precisión, el ministro bolivariano llevó al gobierno de Trump al banquillo de los acusados. Enumeró las invasiones, golpes e interferencias en el curso de la historia de los Estados Unidos en detrimento de los pueblos del sur, y el desierto de la muerte y las ruinas que siguieron. Junto con Rusia y los países que, como China, se opusieron a los objetivos beligerantes de Washington, Arreaza recordó la destrucción de Libia, respaldada por la ONU: "No llevarán a Venezuela a la guerra civil", dijo, haciéndose eco de las palabras de Maduro. Los venezolanos —añadió— deben resolver los problemas entre ellos.

Ya no es el momento en el que el Che Guevara pronunció su apasionado discurso en la ONU. También ha pasado el tiempo de la feliz coyuntura de los gobiernos progresistas de América Latina que dio un nuevo impulso incluso dentro de instituciones internacionales como la OEA y la ONU.

"La ONU ha agotado su modelo", dijo Chávez en 2005, interpretando las propuestas de reforma radical del organismo promovidas por los países del sur global. El poder de veto de los Estados Unidos siempre ha sido una barrera insuperable para las demandas legítimas de los pueblos dentro de las Naciones Unidas. Pero ahora esas reglas también son apretadas. Cuando interfieren o retrasan los intereses del complejo militar-industrial, deben ser eludidas, inventando otras ad hoc (como el Grupo de Lima), o forzando las funciones de los organismos que ya responden a los deseos del Pentágono (como la OEA).

"Maduro, pronto terminarás cómo Noriega y Marcos", le gruñó el sombrío Craig Faller, jefe del Comando Sur y partidario del "caos controlado" como piedra angular de una nueva "doctrina Monroe". Y a su lado había un militar de origen africano y otro de origen indio…

La victoria de Venezuela no es solo una victoria del derecho internacional sobre la arrogancia imperialista lograda en un contexto desfavorable, por lo tanto doblemente significativa. Haber disputado un espacio hostil, librando batalla con dignidad y racionalidad, ha proporcionado un gran foro a esa parte del mundo convencido de que existe una alternativa basada en la inclusión social y la democracia participativa.

La resistencia de Venezuela le dice a los pueblos que sufren bajo el yugo del imperialismo que se puede ganar, y que el único significado completo de la palabra paz es cuando se combina con la justicia social. Es bueno repetirlo: la Venezuela socialista es una trinchera, la Stalingrado de los pueblos que luchan por la autodeterminación. Ha impedido que el imperialismo alcance un nuevo umbral de impunidad y opresión.

"De aquí no pasan", dijo el discurso de Arreaza. El discurso de los libertadores y de los cimarrones, los esclavos fugitivos que decidieron nunca más volver a las cadenas.

Fuente: Alainet

Arreaza en la ONU: el orgullo de los pueblos habla a las naciones
Comentarios