martes 19.11.2019
SANIDAD PÚBLICA

La venta de Povisa a la multinacional Centene pone en riesgo la atención sanitaria pública de Vigo

Nuñez Feijoo y su gobierno son cómplices de esta trama o son unos incapaces.
La venta de Povisa a la multinacional Centene pone en riesgo la atención sanitaria pública de Vigo

Povisa estuvo negociando con Centene este contrato de venta mientras presionaba a la Xunta, al personal y a la población con la quiebra (anuncio un Concurso de Acreedores) gracias a lo que consiguió una importante mejora en el pago por habitante. Son de sobra conocidas las buenas relaciones de Silveira  (dueño del centro) con las autoridades políticas. 

Sin embargo el Conselleiro de Sanidade la Xunta dice que conoció hace muy pocos días la compra del hospital por Centene y que no la pudo evitar (a pesar de con el acuerdo se cambia la titularidad del contrato y de que POVISA se beneficio del dinero publico de las sucesivas renovaciones e incrementos introducidos en el concierto). 

Nuñez Feijoo y su gobierno son cómplices de esta trama o son unos incapaces

Por su parte el hospital Povisa admitió  que mantuvo desde hace algún tiempo negociaciones con el Grupo Ribera Salud para la venta del  centro.

La Xunta puede, en base a las ayudas continuadas a este centro privado  no autorizar la venta y ejercer su derecho a una compra por los 22 millones de euros por los que oficialmente se vende (un autentico regalo) que podría afrontar con la cuarta parte del Fondo de Contingencia de la Xunta que es de casi 80 millones con lo que lo que evitaría el endeudamiento. El contrato deberá ser revisado también por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). No sabemos si este regalo va acompañado de otras compensaciones, dado que se desconocen  los términos del contrato. Hay que recordar que POVISA recibe 84 millones euros anuales de la Sanidad Pública gallega.

La aseguradora estadounidense Centene (propietaria de Ribera Salud) que será la nueva dueña de POVISA no es de fiar

La Conselleria de Sanitat Valenciana detectó en el Hosital de Alzira del grupo Ribera Salud sobrecostes de 2,6 millones de irregularidades en la atención de urgencias por facturas hinchadas y doble facturación. 

La Fiscalía de Valencia solicitó la imputación de los principales directivos de esta compañía por cobrar comisiones por ventas de material sanitario de sus proveedores  que trasladaba a la administración valenciana sin las rebajas correspondientes. Esta práctica fue calificada de presunto delito de malversación de fondos públicos y prevaricación por los tribunales.

El informe de la Intervención General 2003-2012 de la Comunidad Valenciana denunció problemas de opacidad, ausencia de control e incluso connivencia de la Generalitat con las empresas adjudicatarias, como consecuencia de la de la falta de fiscalización de la actividad del centro.

La compra de POVISA por Centene  incrementa el riesgo de privatización de la sanidad publica gallega dado e enorme peso y poder de esta multinacional aseguradora, muy superior al de los actuales dueños de POVISA  

Centene ocupa el puesto número 51 de las empresas más potentes de Estados Unidos y esta invertido también entre otros países como Chile, Perú y Eslovaquia. El gigante de EE.UU. pretende cambiar  nuestro modelo sanitario al anunciar que apuesta por un modelo de gestión donde la Administración financia, controla y es la dueña del sistema; mientras ellos operan como una "franquicia" que asegura la "buena gestión"

La aseguradora Centene cerro su filial de Kentucky Medicaid con la que gestionaba el Servicio de Salud de ese Estado, despidió a todo su personal  y cesó su actividad dejando sin servicio sanitario a 140.000 pacientes.  

Ribera Salud posee  los hospitales de Torrevieja, Denia, e Elche en la Comunidad Valenciana y el de Torrejón, en Madrid, gracias a los apoyos del PP en ambas comunidades. Concessia posee el 10% de las acciones de este hospital y es al mismo tiempo la Concesionaria del Hospital Álvaro Cunqueiro lo que supone que la totalidad de la atención hospitalaria de Vigo este controlada por esta empresa (monopolio del servicio sanitario público de Vigo) . 

Aunque POVISA tuvo una gran capacidad para influenciar las decisiones y recursos de la Sanidad Pública de Vigo, Centene tendrá aun más poder para condicionar y chantajear a la administración sanitaria Pública del área. En el proceso de reversión de Alzira a la sanidad pública, la compañía estadounidense ya presionó al embajador español en Washington para frenar el proceso de rescates de la Generalitat, como consecuencia el embajador de Estados Unidos en España, advirtió de las consecuencias negativas que tendría para  la Comunidad Valenciana la reversión de la concesión a Ribera Salud.

Es impensable que después de los 5 años del Concierto Singular, Centene acepte integrar sus camas en el Hospital Álvaro Cunqueiro, con su poder  de presión y su capacidad para chantajear con las 400 camas que dejaron de crearse en el mismo por las presiones de POVISA. 

Consecuencia de esta compra 

Una multinacional no invierte en un hospital  por lo que es previsible que adopte algunas medidas para mantener el negocio

1.- Reducir personal aplicando un ERE y  recortar sus condiciones salariales y laborales 

Los trabajadores de Alzira tenían peores condiciones laborales de los trabajadores del sistema público: Menos personal, 200 mas de horas de trabajo al año, un sueldo un 15% inferior al de los hospitales públicos. El personal facultativo tenía una jornada anual un 12% superior y unas retribuciones un 11,5%  inferiores que el estatutario.

2.- Reducir oferta y calidad de las prestaciones a la población del área (140.000 habitantes) .

El presidente de Centene dejo recientemente claro que quiere “cambiar la forma en que las personas experimentan la atención médica para que sea más simple, mejor y de menor costo". Centene es una aseguradora especializada en gestionar servicios de Atención Primaria y Ribera consiguió la integración de la misma en el hospital de Alzira. Por ello es previsible que pretenda hacerse con los centros de salud del área para controlar el flujo de pacientes al hospital 

3.- Obtener nuevas ayudas de la administración como viene haciendo desde siempre POVISA por su connivencia con la administración 

  • Tras un primer rescate con dinero público en los años 80, Povisa de nuevo declara serias dificultades económicas en los años 90. 

  • Silveira se hace con el concierto de Povisa en el año 1996, con unas condiciones muy mejoradas, incluyendo la aprobación de un fondo de reserva para cubrir la actividad asistencial que sobrepase el objetivo fijado con la administración,  lo que provoca un sobredimensionamiento injustificado de la actividad facturada y del montante del concierto año tras año, según denuncia el Consello de Contas de Galicia, de forma que entre 2001 y 2008 su coste creció un 53% y el fondo de reserva un 92%. 

  • Entre 2004 y 2007 Povisa consiguió nuevamente del  Sergas otros 9,7 millones € por encima del Canon, para reducción de sus listas de espera, y otro montante que no ha trascendido para 2008 y 2009, a pesar de sus intolerables demoras que en cirugía son  más del doble que las del CHUVI  

  • De nuevo en el año 2010 declaró pérdidas de  casi 2 millones de euros, y amenazó con un ERE  En este mismo año Povisa incrementa su gasto farmacéutico un 23%,  frente al 0,8% de los hospitales públicos y que reclamó al Sergas) por vía judicial, y consiguió otros 16 millones de euros extra.

  • Tras amenazar con un  concurso de acreedores  por pérdidas de 7 millones € en el año 2018, alcanzo  un acuerdo por el que la Administración autonómica asumió el coste de las medicaciones (en contrapartida, el pago por habiente se redujo en una cuantía mínima pasando de 540 a 504,79 euros. El Consello de Contas estimó que esos cambios en el concierto harán que Povisa ingrese cada año entre 3,5 y 4,5 millones e más

A la vista de todas estas ayudas  parece más que razonable que el SERGAS no debería autorizar la venta y ejercer su derecho de compra en base al interés general para la salud pública de Vigo. 

La garantía de que se mantenga la plantilla de POVISA pasa por la integración del mismo en el sistema, sin esperar a una hipotética ampliación del Cunqueir

La Comisión  Europea definió el interés general europeo como " satisfacción de las necesidades básicas de los ciudadanos y la preservación de bienes públicos, cuando el mercado falla".

Es posible integrar al personal de POVISA en la Sanidad Pública. En la reversión de Alzira la integración del personal se realizo garantizando todos sus condiciones, derechos y retribuciones  mediante un decreto la Generaliatt Valenciana (la Ley 21/2017) por el que todo el personal laboral de la concesionaria quedo en los mismos términos y condiciones. También se aprobó que el régimen retributivo mantuviese las mismas condiciones, tanto las que se derivan del convenio colectivo de la empresa como las que resultan de los contratos individuales de cada trabajador. 

La relación laboral fue la de personal laboral a extinguir manteniendo todos sus derechos de jurisdicción social y de negociación colectiva con los representantes legales de los trabajadores, modelo que debería aplicarse a POVISA tras su compra por el SERGAS.

Como la plantilla de POVISA por cama es un 25% inferior a la media de los hospitales públicos la integración en la Sanidad Pública podría ir acompañada de una aumento de más de 100 trabajadores del centro, para equipar sus recursos a los del resto del sistema publico.  

La garantía de que se mantenga la plantilla de POVISA pasa por la integración del mismo en el sistema, sin esperar a una hipotética ampliación del Cunqueiro. 

Manuel Martin Garcia | Miembro de la Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública

La venta de Povisa a la multinacional Centene pone en riesgo la atención sanitaria...
Comentarios