jueves 02.04.2020

¿Qué le traerán los Reyes Magos a Hacienda?

¿Qué le traerán los Reyes Magos a Hacienda?

Tras el “aguinaldo” de 175 millones de euros que dejó Papa Noel en el tradicional sorteo de la Lotería de Navidad por la tributación de los premios, ha llegado el turno de los Reyes Magos.

Los técnicos de Hacienda no vemos ninguna razón económica, ni fiscal, que justifique que no tributen los mayores premios de loterías, apuestas y juegos autorizados a estos organismos

Y no es que Hacienda se haya portado peor que el año pasado, pero la recaudación del gravamen de los premios del sorteo especial de El Niño será de 19,5 millones de euros si se venden todos los décimos del primer y segundo premio; es decir, 4,5 millones de euros inferior que la de 2019. ¿Por qué? Porque el mínimo exento de tributación desde el 1 de enero se ha duplicado hasta los 40.000 euros.

En total, mientras los contribuyentes desenvuelven sus regalos, este sorteo repartirá 700 millones de euros. Pues bien, conviene saber que sólo se gravarán los dos primeros premios, de 200.000 y 75.000 euros, respectivamente, de forma que la pérdida de recaudación por cada uno de los décimos afortunados con estos dos primeros premios será de 4.000 euros. A su vez, el tercer premio este año no tributa,por lo que los afortunados recibirán en este caso los 25.000 euros íntegros.

Para evitar dicha situación, el futuro Gobierno debería enviar a las Cortes un proyecto de ley para la supresión de las nuevas cuantías exentas del gravamen especial sobre los premios de determinadas loterías y apuestas del Estado que se aplicarán también a los premios de las comunidades autónomas, de la Cruz Roja y de la ONCE. Y es que este año se duplicarán y provocarán una pérdida anual de recaudación superior a los 100 millones de euros.

Los técnicos de Hacienda no vemos ninguna razón económica, ni fiscal, que justifique que no tributen los mayores premios de loterías, apuestas y juegos autorizados a estos organismos; por lo que lo ideal sería que los premios inferiores a 2.500 euros permanecieran exentos y volvieran a imperar los límites vigentes entre 2013 y el 4 de julio de 2018. 40.000 euros es una renta lo suficientemente significativa como para tener que tributar por ella, independientemente de que se haya obtenido por el azar o por el esfuerzo diario de trabajadores o de autónomos.

En definitiva, no es que los Reyes Magos vayan a ser menos espléndidos este año con Hacienda. Es que los cambios normativos han provocado un importante agujero en la recaudación, que irá ensanchándose si no se pone remedio. Dicho lo cual, si han sido buenos, pongan sus zapatos y disfruten de sus regalos.

Carlos Cruzado, presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

¿Qué le traerán los Reyes Magos a Hacienda?