martes. 27.02.2024

Por si alguien lo duda, escribo al calor de la derrota: total, inmisericorde, rotunda, aplastante o como cada quien quiera bautizarla. Dicho esto, mis más sinceras felicitaciones a los que han ganado y asumo mi condición de barrido con el “fair play” propio del mejor de los “sport man” británicos. Es en estos días -especialmente en estos días - en los que se demuestra la verdadera condición democrática de cada uno. Ser demócrata en la victoria es sumamente fácil. Aceptar que te has quedado en minoría y, lo que es peor, con cara de idiota, es mucho más duro.

Una vez que ambas ideas han quedado bien fijadas, vamos a por lo que, de verdad, importa: el futuro de todos hoy en las manos de las libérrimas decisiones del gobierno que forme la ganadora de las elecciones, Isabel Díaz Ayuso. Pasada la fiebre de campaña, hay que ponerse a gobernar y a hacerlo bien, que lo necesitamos todos. 

No será mi opción, pero es LA opción que nos toca asumir y desde su responsabilidad de gobierno, toca hacerlo bien, que son muchas las competencias, retos y opciones en las que puede actuar con total independencia del poder central.

No se trata tanto de lo que yo piense o pensemos los que votamos  a la izquierda, se trata de que ya no es momento de enredarse con concepciones cortoplacistas o restringidas al propio partido: lo que necesitamos es afrontar el próximo futuro desde lo colectivo, con uniformidad y acuerdos estables.

Madrid y el Gobierno central deben entenderse y alinearse de cara a ejecutar las políticas que vendrán financiadas por la Unión Europea.Y ese entendimiento es responsabilidad de ambas partes, culpables por igual de una lucha navajera que a nada conduce: a currar y a ponerse las pilas sin excusas de ningún tipo.

Debemos afrontar y vencer un buen número de retos y desafíos y esos retos son comunes y colectivos, así que ganadores y perdedores a ponerse al lío, que las elecciones han pasado y el futuro hay que ganarlo peleando entre todos.

Ante todo, fair play :-) Felicidades...y a currar