martes. 23.04.2024
sindicalismo_internacional
Representantes del sindicalismo internacional junto con los líderes de CCOO y UGT en el acto de presentación del manifiesto. (Foto: CCOO)

Cincuenta confederaciones y federaciones sindicales de todo el mundo han expresado su apoyo a que en España se reedite un gobierno progresista que pueda seguir respondiendo a los desafíos con políticas basadas en la justicia social frente al avance del ultraderechismo y el peligro de sus políticas regresivas.

Este apoyo, encabezado por el secretario general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), que representa a 180 millones de trabajadores y trabajadoras en 167 países del mundo, y la secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), que representa a 45 millones de trabajadoras y trabajadores en 41 países europeos, parte de la iniciativa CCOO y UGT en la que, frente al riesgo de la llegada de la extrema derecha al poder en España, explican los avances conseguidos en los últimos años y la necesidad de seguir avanzando en políticas laborales, sociales, climáticas, etc.

CCOO y UGT ponen en valor el trabajo realizado durante estos años, "producto de la apuesta del actual gobierno en materia de diálogo social", con el refuerzo de la negociación colectiva, el crecimiento económico, el Estado de bienestar, la creación de puestos de trabajo, la estabilidad en el empleo o la garantía de sostenibilidad de un sistema público de pensiones.

Pero también subrayan que las políticas y voluntad del actual gobierno han demostrado el compromiso de éste con “un orden mundial más justo, de paz y progreso”, la lucha contra la desigualdad global y en convertir “las grandes transformaciones en oportunidades de futuro (…) sentando las bases económicas, educativas, sociales y medioambientales para el bienestar de las generaciones venideras”.

Las centrales sindicales españolas han advertido también del "peligro" de la llegada de la extrema derecha al poder y de "la retórica de tensión y deslegitimación de las instituciones democráticas", que pueden “tener graves consecuencias para un orden mundial justo y sostenible”. También alertan de las “narrativas negacionistas ante el cambio climático, la hostilidad y discriminación hacia la diversidad sexual (…) hacia los avances del movimiento feminista y de desprecio de los valores colectivos, como el abandono de las personas más vulnerables".

A la llamada de UGT y CCOO a apoyar una opción política de progreso social han respondido más de cincuenta centrales sindicales de todo el mundo.

Desde la DGB alemana o la TUC británica, a la CUT de Brasil y Colombia, la CDT de Marruecos y la UGT de Túnez (que recibió el premio Nobel de la Paz en 2015), la CFTUI India y el NTUC de Singapur, EFFAT -la Federación Mundial de Sindicatos de Alimentación, Agricultura y Turismo- e INDUSTRIALL -la de Industria-, ETF -Federación Europea de Transporte-, UNI Europa -Sindicato Europeo de Trabajadores de Servicios-, el Comité Asesor ante la OCDE (TUAC) o el grupo de los Trabajadores del Comité Económico y Social Europeo.


El sindicalismo internacional llama al voto de progreso en España con un manifiesto...