jueves 6/8/20
LABORAL

Siemens Gamesa: nuevo reto al sindicalismo, nacional y transnacional

La multinacional se suma a otras empresas que han anunciado el cierre de fábricas en España en 2020.

Siemens Gamesa: nuevo reto al sindicalismo, nacional y transnacional

Ya van tres en un mes, así comienza el comunicado de CCOO-Industria del pasado 1 de julio para denunciar la decisión unilateral de la multinacional germano-española SIEMENS-GAMESA de cerrar su planta de producción de palas para la energía eólica de Aoiz (Navarra), relacionándolo con los cierres anunciados de plantas españolas de Nissan y Alcoa.

El día antes, SIEMENS-GAMESA había comunicado su decisión de cerrar su fábrica navarra afirmando que se trata de “mejorar su competitividad a largo plazo”, señalando que Aoiz está “a 200 km del puerto más cercano”, y su voluntad de fabricar “aerogeneradores de mayor tamaño y potencia. La multinacional ha comprado recientemente la fábrica portuguesa de la alemana Senvion, en Ria Blades de Vagos, con mayor capacidad de producción e instalada a 13 km de un puerto portugués, según su nota de prensa.

Algunos datos más: SIEMENS-GAMESA fue el resultado de la fusión en 2017 de la multinacional española GAMESA con la división de energía eólica de SIEMENS. Tiene ahora 23.000 trabajadores en el mundo, con presencia industrial y comercial en 90 países. 

Ambas empresas habían concluido, antes de su fusión, acuerdos marco globales con la Federación Sindical Internacional INDUSTRIALL GLOBAL UNION, el 2012 Siemens y el 2015 Gamesa.

En el acuerdo de Gamesa, punto III, se dice: ”En caso de reorganización o reestructuración, el Grupo Gamesa se compromete (…) implicando a la representación social”. Y en el de Siemens, punto 2.4. la empresa afirma su compromiso de “mantener una cooperación constructiva (…) para buscar soluciones con el objetivo de equilibrar nuestros intereses comerciales y el interés de nuestros trabajadores y trabajadoras”.

La disponibilidad de la empresa, ahora anunciada, de negociar un plan de viabilidad para sus plantas de Cuenca y Somozas (en A Coruña), no sé si constituye una garantía o una señal de alarma. Seguramente será sólo la eficaz acción sindical la que puede colocarlo en uno u otro ámbito.

En noviembre de 2019, SIEMENS-GAMESA ha actualizado ambos acuerdos con el sindicalismo global, fusionándolos en un Acuerdo Marco Global en cuya firma Valer Sanches, Secretario General de IndustriALL Global Union, afirmó: “Como prueba del acuerdo, a medida que Siemens Gamesa atraviesa una reestructuración en Europa, esperamos que la compañía lo lleve a cabo de una manera socialmente responsable y se negocie con los respectivos sindicatos”.

Finalmente, el 2 de julio, 2 días después del anuncio del cierre de la fábrica de Aoiz, IndustriALL Global Union, al dar cuenta de su reunión del sector energético, su única referencia a Siemens Gamesa dice “hemos renovado los acuerdos marco de… Siemens Gamesa …”.

Estos son los datos y las tomas públicas de posición de los diferentes agentes, empresariales y sindicales. A ellos hay que añadir la convocatoria de una manifestación en Pamplona para el próximo día 11 de julio en defensa de los 239 puestos de trabajo de la planta de Aoiz.

En sectores industriales distintos, auto, aluminio y energía eólica, se reproduce una misma problemática. Y una misma dificultad para establecer en un marco multinacional los instrumentos sindicales para su planteamiento, así como las reivindicaciones y la acción sindical tanto local como global, coordinada y solidaria, de movilización, de iniciativa, de negociación.

Es evidente que en el caso de SIEMENS-GAMESA se entremezclan interés particulares no idénticos de trabajadores en España, en Alemania, y en Portugal, pero también, hay que suponer, intereses colectivos del conjunto de los 23.000 trabajadores de la multinacional en el mundo, entre ellos cómo abordar la cuestiones de estrategia industrial y de empleo, las formas coordinadas y solidarias para abordarlos, evitando que desde cada rincón se prioricen los intereses corporativos de cada centro de trabajo que siempre resultarán de evidente debilidad frente a los de la multinacional. Porque en ésta sí es evidente cuáles son los intereses determinantes y el ámbito de su estrategia y decisión.

¿Existe en este caso una estrategia sindical global frente a la estrategia global de SIEMENS-GAMESA? Lamentablemente resulta difícil dar hoy una respuesta afirmativa cuando aún no consta el planteamiento sindical. Hemos de esperar que pronto podamos trasladar una idea optimista desde IndustriALL Global Union, desde IndustriALL European Trade Union, desde el sindicalismo alemán (de la matriz de la multinacional en definitiva), desde el sindicalismo español y portugués, plasmada en iniciativas sindicales coherentes con los intereses que se pueden y deben expresar y defender.

El primer ámbito en el que hay que plantearse esta problemática sería el español. Puede no estar claro si el problema de Aoiz, de cierre, y los de Cuenca y A Coruña, de supuesta viabilidad, son distintos, o bien es necesario, como pienso, abordarlos conjuntamente desde la perspectiva conjunta del sindicalismo de SIEMENS-GAMESA en el ámbito sectorial español.

Todo ello no deja de constituir una expresión de cómo se desarrolla la acción sindical más allá del centro de trabajo, cómo se establecen y defienden intereses intercentros, nacionales y supranacionales, localmente contradictorios en uno u otro de sus contenidos, a la vez que solidarios en tales ámbitos, cómo se tutelan intereses locales no idénticos desde intereses globales comunes. Solamente si se entiende la existencia de estos efectivos intereses laborales colectivos, y la necesidad de la iniciativa sindical en tales ámbitos, tendrá sentido el sindicalismo supranacional. SIEMENS-GAMESA, NISSAN-RENAULT-MITSUBISHI, ALCOLEA, “y ya van tres en un mes”, constituyen en estos momentos un reto significativo para el sindicalismo nacional y transnacional. 

Siemens Gamesa: nuevo reto al sindicalismo, nacional y transnacional
Comentarios