domingo. 14.04.2024
psoe-psc

Nada más lejos de mi intención que ser cargante, chovinista o, Dios me libre, arrogante.

Lo que ocurre es que veome yo en el deber de darles unos datos, que diría la compañera Yolanda -me encanta-, para que ejerzan ustedes cabalmente su derecho a estar bien informados. Verán:

El Partido de los Socialistas de Catalunya, PSC-PSOE en siglas, en las recientes Elecciones Generales ha confirmado cum laudem los resultados de las Autonómicas de 2021 y de las Municipales del pasado 28 de Mayo.

El resultado ha sido tan contundente, y dulce a la vez, que habría riesgo de una cierta bulgarización -por la Bulgaria comunista- de la política catalana si el PSC-PSOE mantiene y acrecienta su empeño por crecer.

El PSC-PSOE ha ganado con holgura en las cuatro circunscripciones catalanas, que como todo el mundo sabe son Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona. En la de Barcelona, la holgura ha sido casi 600.000 votos más que la segunda clasificada, que es de la familia, por cierto. La distancia con las demás es casi cósmica.

El partido ha obtenido 1.205.947 votos en el conjunto de Catalunya que suponen 19 escaños en el Congreso de los Diputados de España. Un día habría que hablar en serio sobre una ley electoral que es la antítesis de la proporcionalidad y la justa correspondencia entre votos y escaños. Un tema muy serio, aunque ahora no toque.

1.205.947 votos del PSC-PSOE suponen 354.754 votos más que la suma de las dos candidaturas independendistas o secesionistas, como gusten, que han cosechado juntas, pero poco unidas 851.193 votos. Qué tiempos aquellos que sólo ellos decían ser “el pueblo de Catalunya” y los demás éramos un incidente foráneo, si bien se nos respetaría el derecho a seguir aquí una vez consolidada la independencia en la que Puigdemont y Junqueras se afanaban mientras los más leales les aguantaban el cubata.

La izquierda en Catalunya, es decir, la suma de PSC-PSOE, SUMAR y ERC, representa a 2.142.976 de ciudadanas y ciudadanos, y un total de 33 diputados en el Congreso de España.

La suma de las derechas y el neofascismo es menos de la mitad que la de las izquierdas, o sea, 1.001.380 votos, entre Junts, la estela superviviente de la otrora omnipotente Convergencia de Pujol y hoy soporte flácido de Puigdemont, el PP, que pinta aquí casi lo mismo que yo, o sea, nada, y VOX que con sus 2 escaños es como la guinda facha del pastel. Entre todos, menos de la mitad de votos y menos de la mitad de escaños, 15, que la izquierda. Que conste.

No me resisto a una mínima pasada por Barcelona, la segunda ciudad de España en importancia y una de las grandes -y más bellas- ciudades europeas. De sus 10 distritos, el PSC-PSOE ganó en 9 de ellos. Y de sus 73 barrios se ganó en 68. No quiero insistir en lo de la holgura sobre los restantes resultados. En el colegio electoral en el que suelo ejercer de apoderado y en el distrito al que éste pertenece, la cosa rozó lo sublime, con perdón.

Ayer mismo, un amigo propietario de un pequeño restaurante, que vota en el colegio donde yo vigilo por la pureza de los comicios, me dijo, “joder, Manolo, menuda suerte habéis tenido en las votaciones…”; “por qué”, le pregunté yo, “pues porque la gente ha votado a manta al PSC para que VOX no esté en el gobierno …”. “Atontao, le espeté cariñosamente, eso no es suerte, es orgullo de estar en un partido que casi todo el mundo reconoce como un muro contra el fascismo …”

Una cosa para que no se me olvide: Los datos que les ofrezco, a diferencia de los de Feijóo, son rigurosamente ciertos y contrastables. Y entrañables, porque en la base de esos datos están las ilusiones, esperanzas, dignidad, soberanía callada y real de los millones y millones de buenas gentes que hacen la Historia aunque casi nunca la escriben.

Por último, los datos no caen del cielo. Decenas de miles de afiliados, militantes, simpatizantes, cuadros medios y altos del partido, dirigentes capaces y honestos que dieron lo mejor de sí mismos para volver a situar el PSC -PSOE al máximo nivel que hoy está tras la fuga vergonzante hace unos años de los que yo llamé “escisionistas de lujo” … son la cara, los ojos, el corazón y la sonrisa de quienes los han hecho posibles.

El socialismo democrático de Catalunya ha hecho una importante contribución -junto a la de las demás Federaciones- a los buenos resultados del PSOE en el conjunto de España. Esa contribución será muy importante también para alinear los datos del 23-J-23 de manera que den como resultado la renovación, continuidad y profundidad del Gobierno de coalición progresista presidido y vicepresidido por Pedro y Yolanda. La transacción es sencilla, basta con quererla: Gobernabilidad para el progreso y la justicia social en España para la gobernabilidad y el progreso y la justicia social en Catalunya. Y viceversa.

Ya volveremos sobre eso, es pronto aún.

Manuel Zaguirre | Exsecretario general de la USO. Afiliado al PSC-PSOE.

Unos datos sobre mi partido el 23-J