sábado. 02.03.2024
carteles-bancos-sucursales
El paquete de medidas hipotecarias aprobado por el Consejo de Ministros tras el acuerdo alcanzado con la banca se ha topado nada más nacer con las críticas de Unidas Podemos, Comisiones Obreras y organizaciones de consumidores que lo ven demasiado laxo y poco efectivo en el medio y largo plazo.

“Sustancialmente mejorable”, afirma Yolanda Díaz

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, se mostraba tajante al afirmar que el acuerdo es “sustancialmente mejorable”, unas palabras a las que se han sumado otros compañeros del Consejo de Ministros como Ione Belarra o el portavoz parlamentario, Pablo Echenique.

La también ministra de Trabajo ha destacado en declaraciones a los medios los beneficios que la banca en su conjunto está obteniendo de la crisis: “Se está produciendo la mayor transferencia de rentas de la ciudadanía” y desde la subida del euríbor hasta hoy, el beneficio de las entidades financieras asciende a los 8.000 millones de euros.

“¿Las medidas sirven para que repartamos la carga de la crisis? Humildemente creo que no”, ha afirmado Díaz que critica que los tipos de interés, ya de por sí “elevadísimos” se mantengan en los acuerdos suscritos.

Un acuerdo “insuficiente”, critica CCOO

Desde CCOO también se pone en duda la eficacia de este acuerdo que califican de “insuficiente”. El sindicato asegura que las medidas “aun mejorando la situación previa, son temporales y su eficacia puede ser muy limitada”.

Esto es así -explican-, por cuanto sirven para “paliar levemente” la subida de tipos, pero “no la frenan” ya que siguen vinculados al euríbor. “No abordan la retirada de productos hipotecarios de primera necesidad o su oferta en condiciones inaccesibles”, afirman respecto a la novación, subrogación o el tipo fijo.

CCOO lamenta que el paquete hipotecario no llegue a toda la población que requiere protección ante la subida de tipos “manteniendo criterios restrictivos de renta y esfuerzo”.

Tampoco ofrece “una solución duradera que aporte estabilidad a los hogares que se pueden acoger al Código de Buenas Prácticas”.

Consumidores piden entrar en la negociación

A estas críticas se han sumado organizaciones de consumidores. Desde el Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), su presidente, Carlos Ballugera, ha manifestado su “sorpresa” por el hecho de que “desde el Ministerio se esté negociando ese plan únicamente con los bancos, es decir con los acreedores, pero no se tenga en cuenta la opinión de quienes representan a los hipotecados”, y ha exigido al Gobierno poder formar parte del marco de negociación.

FACUA-Consumidores en Acción considera “raquíticas” las medidas para los hipotecados, critica el “ninguneo” de la ministra Nadia Calviño y advierte de que “el acuerdo garantiza que los bancos no vean reducidos sus beneficios”.

Desde la Asociación Española de Consumidores (ASESCON) también se ha calificado de “insuficiente” el acuerdo ya que no abarcará al conjunto de familias afectadas por la subida del euríbor, muchas más de las que según el Gobierno se verán beneficiadas (alrededor de un millón).

Por su parte, ADICAE, otorga un “suficiente alto con interrogantes” a las medidas aprobadas. “Ampliar en 7 años una hipoteca media supone para el consumidor el pago extra de 12.411 euros en intereses”, advierte.

El paquete hipotecario no gusta ni a UP, ni a sindicatos ni a consumidores