#TEMP
jueves 19/5/22
GUERRA DE UCRANIA

Jean-Luc Mélenchon: "El gobierno de Rusia nos ha hecho retroceder al siglo XIX"

Discurso de Jean-Luc Mélenchon en el debate de la Asamblea Nacional de Francia sobre la guerra en Ucrania, el 1 de marzo de 2022.

Discurso de Jean-Luc Mélenchon (*), en el debate de la Asamblea Nacional de Francia sobre la guerra en Ucrania, el 1 de marzo de 2022.

Demos un paso atrás para medir el desastre al que nos enfrentamos actualmente.

El IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático) anuncia cambios irreversibles en el clima: la mitad de la humanidad y la biodiversidad están amenazadas. Pero estamos inmersos en un conflicto que podría derivar en una guerra nuclear que destruiría aún más rápido a toda la humanidad.

James Webb, el telescopio más potente que ha construido la humanidad, ha comenzado a funcionar en el límite de la órbita de nuestro planeta. Pero nuestra prioridad debe ser vigilar los movimientos de los camiones militares desde el espacio. La humanidad se ve así sumida en una regresión consternadora.

Porque en una noche de invasión, el gobierno nacionalista de Rusia nos ha hecho retroceder al siglo XIX, cuando las disputas entre potencias se resolvían con la guerra. Para llevarnos al siglo XX, cuando toda la guerra en Europa se volvió global.

Sean cuales sean las causas de la invasión de Ucrania, nada puede excusarla. Tampoco se puede relativizar. La amenaza que encierra esta invasión es la de una guerra mundial total. Y eso lo convierte en un crimen contra el interés humano general de nuestro tiempo. El gobierno del Sr. Putin tiene toda la responsabilidad por esto, ya que fue él y nadie más quien llevó a cabo el acto.

La política está hecha de realidad. De hecho, el honor de la condición humana reside en la resistencia de los ucranianos. Pero también en la de los propios rusos, que se manifiestan contra la decisión de su propio país de ir a la guerra. Dan testimonio de la aspiración universal a la paz. Sus manifestaciones nos dan un modelo de actuación. Están socavando políticamente la cohesión del aparato gubernamental ruso.

Así que no olvidemos nunca: el pueblo ruso no es nuestro enemigo. Nosotros, los franceses, no los confundimos con el régimen nacionalista vigente.

Ahora sabemos en qué alternativa estamos encerrados. Ninguna participación en la guerra puede seguir siendo limitada. La acción y la reacción se suceden sin descanso y sin límites.

Frente a una potencia nuclear como Rusia, la destrucción nuclear generalizada sería el horizonte previsible. Además, el Sr. Putin no ha dudado en amenazar al mundo con ello. Por lo tanto, por frustrante que sea, el único camino racional es el de la paz. Tiene un nombre claro: desescalada.

Por frustrante que sea, la alternativa sigue siendo sencilla: o la diplomacia o la guerra total. Todo debe ir a la diplomacia y nada -por poco que sea- a la guerra.

Desconfiemos de las soluciones improvisadas y de los postureos. Los medios que utilicemos no deben ser nunca contraproducentes.

Sin embargo, lamento que la Unión Europea haya decidido, y cito, "proporcionar el armamento necesario para una guerra", en palabras del Comisario de Relaciones Exteriores, Josep Borrell. Esta decisión nos convierte en co-beligerantes. Se pone en marcha una espiral. ¿Con qué legitimidad? ¿Cuándo decidió esto nuestro parlamento? ¿Por qué rompimos lo que el propio Comisario Borrel calificó de "tabú en la historia de la Unión", a saber, "no suministrar nunca armas a los beligerantes"?

Dirigir estas armas desde Polonia, tierra de la OTAN, ¿no nos pone a merced de todas las provocaciones de las partes en conflicto?

¿Cortar el circuito financiero del Swift no llevaría a una escalada mundial al empujar a rusos y chinos a utilizar su propio circuito exclusivamente? ¿Cuál es la ventaja para la paz?

Sería mejor tomar una iniciativa diplomática radical. Es decir, tratar directamente el núcleo del problema en cuestión: la seguridad de cada nación de Europa. Esta cuestión quedó abierta tras la implosión de la URSS, ya que por primera vez en la historia contemporánea un imperio se derrumbó sin discutir las nuevas fronteras.

Es posible. La herramienta existe. Es necesario abrir una sesión especial de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), organización creada a tal efecto por los acuerdos de Helsinki en 1975. Esto significa que existe. Vamos a activarlo.

La solución también existe. Es la proclamación de la neutralidad de Ucrania. El presidente Zelensky ha dicho que está oficialmente preparado para ello. Además, esta neutralidad fue adoptada por el parlamento ucraniano en 1990 el día de la votación de su declaración de soberanía por 339 votos a 5. Esta declaración establece, y cito: que Ucrania "declara solemnemente su intención de ser un estado perpetuamente neutral que no participa en ningún bloque militar".

En este momento, se trata de que la diplomacia es más provechosa que la guerra. Es una cuestión de negociación imperiosa. Y si se hiciera la oferta, la contrapartida podría ser un alto el fuego inmediato para detener el martirio de los ucranianos.

Una negociación de este tipo nos interesa directamente como franceses. Porque nosotros también tenemos demandas de seguridad. La primera es que se prohíba la instalación de misiles de medio alcance capaces de alcanzar Francia desde el suelo de Rusia o de sus aliados.

En cualquier caso, acabamos de tocar con el dedo los límites de la doctrina de la disuasión nuclear "terrestre". Digo "terrestre", frente a un adversario decidido porque el "todo o nada" encierra claramente el "nada" si no se está dispuesto a saltar por los aires. Por ello, la guerra de Ucrania nos obliga a replantearnos muchas cosas sobre nosotros mismos.

La desnuclearización del mundo debe volver a ser un objetivo concreto de nuestra diplomacia, ya que el ensañamiento nuclear no puede tener ningún sentido concreto. La guerra en Ucrania acaba de demostrarlo. Y recordemos en este punto cuántos conflictos fronterizos se siguen expresando de una u otra manera en el suelo del viejo continente. En la actualidad, participan 13 países. Eso es una cuarta parte de las naciones del viejo continente.

Esto demuestra que sería mucho mejor convocar a tiempo una conferencia europea sobre las fronteras, que permitiría definir las modalidades de resolución de cada caso, y establecer así una doctrina compartida por todos.

La crisis que estamos viviendo pone en cuestión todas las certezas y doctrinas del pasado. En la ONU, en la votación de la resolución sobre Ucrania, destaca la abstención de India y China, es decir, el 50% de la humanidad. Esta es una señal de extrema importancia. Ya se está estableciendo un orden geopolítico diferente del mundo, empezando por Asia.

Por lo tanto, ha llegado el momento de actualizar nuestras concepciones. El actual régimen nacionalista ruso actúa como un capitalismo oligárquico autoritario. La invasión de Ucrania marca un nuevo carnet de identidad tras treinta años de continuos cambios.

El "nuevo orden mundial" anunciado por George Bush en 1991 ha terminado. Ha llegado el momento de una reorganización general. Empujados el uno al otro por la estrategia estadounidense, Rusia y China están creando un nuevo bloque. Desgraciadamente, no hemos podido promocionar Europa desde el Atlántico hasta los Urales. ¿Es demasiado tarde?

En este nuevo contexto, ¿tienen los automatismos y las lealtades del pasado algún interés para nosotros los franceses? No lo creo.

La no alineación nos interesa. En la situación cambiante de nuestro tiempo, no debemos estar obligados a nadie. (Defendemos) la salida de la OTAN, una organización ineficaz, que contribuye a las tensiones bélicas de nuestro continente por su afán de expansión.

"No alineación" no significa neutralidad. La elección de Francia la sitúa del lado del derecho internacional. Y esta ley está del lado de Ucrania.

No alineados, seremos libres de llevar a cabo una diplomacia verdaderamente altermundista. Convirtamos una debilidad, una desgracia, en una fortaleza. La crisis actual conlleva todos los riesgos, pero también todos los medios para un repunte positivo.

¡Cuidado! Las posturas de "ir a la guerra" siempre abundan en torno a los conflictos. Pero la acción política democrática a todos los niveles no es más que un esfuerzo por resolver la violencia de los conflictos que dividen a la sociedad mediante el debate y la decisión colectiva.

La democracia sigue siendo una opción de optimismo político. En este momento, esta es la demostración que debemos hacer sobre la crisis de Ucrania.

(*) Jean-Luc Mélenchon es diputado y dirigente del movimiento de izquierda Francia Insumisa. Mélenchon es candidato a la presidencia en las próximas elecciones por la plataforma “Unión Popular”.

Jean-Luc Mélenchon: "El gobierno de Rusia nos ha hecho retroceder al siglo XIX"