sábado 07.12.2019
SANIDAD PÚBLICA

Unas listas de espera excesivas y que no mejoran

Unas listas de espera excesivas y que no mejoran

El Ministerio de Sanidad acaba de hacer pública la situación de las listas de espera del Sistema Nacional de salud a 30 de junio de 2019, y aunque no esta de moda hablar de ello, resulta que es muy importante para la salud de la población, de manera que ante ello convendría hacer algunas consideraciones:

Una. Las listas de espera son el mecanismo que establecen los sistemas públicos de acceso universal para organizar los desajustes entre oferta y demanda de servicios sanitarios, que son inevitables porque es imposible planificar al detalle y prever las necesidades de servicios sanitarios en todo momento. La otra formula para organizarlo es el precio, y por eso en modelos liberalizados no hay listas de espera porque quienes carecen de medios económicos no tienen nada que esperar de sistemas sanitarios que los excluyen, y los demás esperan mas o menos en razón de lo que estén dispuestos y puedan pagar.

el número de pacientes en espera estructural en lista quirúrgica ha crecido en 3.206 personas desde diciembre de 2018 y alcanza la cifra de 671.494 personas

Dos. El problema de las listas de espera es cuando son tan excesivamente prolongadas que convierten el derecho a la asistencia sanitaria en un derecho meramente teórico, y favorecen la aparición de graves problemas y/o complicaciones durante las demoras. Por eso, aceptando que debe de haber listas de espera, hay que exigir que estas sean razonables y no favorezcan el empeoramiento de las patologías que las motivan, y ese es el gran reto a que se enfrenta la Sanidad Pública en España.

Tres. Si vemos los resultados que se han hecho públicos se observa que el número de pacientes en espera estructural en lista quirúrgica (LEQ) ha crecido en 3.206 personas desde diciembre de 2018 y alcanza la cifra de 671.494 personas (el 1,44% de la población), el número mas alto en LEQ desde diciembre de 2016, con una ligera disminución del número de días de demora media respecto a diciembre de 2018 (115 días versus 129), pero 22 días mas que hace un año. El porcentaje de pacientes con mas de 6 meses de espera baja respecto a diciembre (15,8 versus 20%) pero aumenta respecto a junio de 2018 (12,2%).

Diferencias entre CCAA

Las diferencias entre CCAA son muy notables. Así el porcentaje de pacientes por 1000 habitantes en LEQ va desde 23,32 en Cataluña a 8 en Madrid y 8,32 en Navarra. Asimismo la demora media va desde 164 días en Andalucía hasta 47 en La Rioja y 49 en el País Vasco, mientras que el porcentaje que espera mas de 6 meses se sitúa entre el 29,4% en Castilla la Mancha y el 1,4% en Asturias (País Vasco viene recogido como 0% pero faltan datos de la mayoría de las especialidades). También existe una amplia variación en las demoras por especialidades, en algún caso especialmente llamativas (cirugía plástica supera los 350 días de promedio).

La mayor espera en días de promedio se da en Andalucía (130 días) y la menor en el País Vasco (23)

Cuatro. La lista de espera de consultas externas (LEC) es también muy preocupante, pero hay que aclarar que recoge solo la espera para la primera consulta y no para las sucesivas, que en nuestra experiencia son mucho mas importantes. Con esta limitación, es de 81 días de promedio (recuérdese que el Consejo Interterritorial del SNS estableció en 15 días la demora aconsejable), 61,84 personas por 1000 habitantes y 42,6% que esperan mas de 60 días. Como en la LEQ los datos son ligeramente mejores que en diciembre de 2018, pero bastante peores que en junio de ese mismo año (57 días de espera media, 43,06  personas /1000 habitantes y 37,4% que esperan mas de 60 días).

Las diferencias entre CCAA son también notables. Según las CCAA la mayor espera en días de promedio es en Andalucía (130 días) y la menor en el País Vasco (23). La mayor tasa de población en LEC /1000 habitantes esta en Andalucía (86,19%) y la menor en el País Vasco (15,51%) y en cuanto al porcentaje que espera mas de 60 días oscila entre el 68,8% de Murcia y el 3,7% de Baleares. Las especialidades con mayor demora son traumatología, urología, oftalmología y dermatología que superan los 70 días de promedio.

Cinco. En todo caso se trata de unas esperas muy elevada tal y como señalan las comparaciones internacionales (EU Health 2019) y que claramente no han mejorado en el ultimo año que es la comparación mas razonable (en diciembre el efecto de las vacaciones y el aumento de las patologías respiratorias produce un repunte, digamos que habitual de las listas de espera).

Seis. El estado de las LEQ y LEC es muy preocupante porque las demoras son excesivas de manera casi generalizada y suponen una situación intolerable en muchos casos. Por otro lado esta claro que las demoras reales que padecen los ciudadanos son la suma de todas ellas: demora en Atención Primaria + demora en LEC + demora en pruebas diagnósticas (que incomprensiblemente no recoge el Informe) + demora en las consultas sucesivas + demora en LEQ, y por lo tanto en muchos casos la espera para resolver el problema de salud superara el año e incluso los 2 años y más.

Siete. No es por lo tanto extraño el crecimiento de los seguros privados ya que muchos ciudadanos se sienten expulsados de la Sanidad Publica por estas demoras, y si su situación económica se lo permite, buscan una alternativa en el sector privado. Esta privatización de la asistencia (en este caso de la financiación y la provisión) aumenta la desigualdad y favorece  que las personas con menos recursos y habitualmente con mayores problemas de salud no consigan acceder a la asistencia que precisan en el momento oportuno.

Todos estos resultados ponen en evidencia que nuestro sistema sanitario público no se ha logrado recuperar de los grandes recortes que sufrió con la excusa de la crisis y que el aumento presupuestario que se ha producido en los últimos años, tal y como ya hemos señalado reiteradamente desde la FADSP, se ha dirigido al aumento del gasto farmacéutico y a las privatizaciones, es decir a los beneficios empresariales y no a mejorar la asistencia que recibe la población, por eso es imprescindible cambiar la política sanitaria y tomar medidas urgentes y radicales para atender las necesidades de salud de las personas, que tienen que pasar necesariamente por el uso intensivo de los recursos de la Sanidad Pública.


Marciano Sánchez Bayle, Portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

Comentarios