#TEMP
domingo. 14.08.2022

Izquierda Unida ha mostrado su solidaridad con las familias y personas próximas a las, hasta el momento, más de una treintena de personas migrantes procedentes de Marruecos víctimas del trágico, doloroso e inaceptable episodio ocurrido en la valla de Melilla que constituye la frontera entre los Estados marroquí y español. Reclama que se garantice la repatriación los más rápida posible de los cuerpos de las personas fallecidas y que se ponga en marcha una investigación al máximo nivel por parte de las autoridades competentes de ambos países para aclarar en todos sus extremos lo ocurrido y evitar que puedan repetirse situaciones de tan extrema gravedad.

A través de imágenes difundidas por organizaciones no gubernamentales que trabajan en la zona se ha podido comprobar la violencia con la que las fuerzas de seguridad marroquíes han tratado a quienes intentaban cruzar la valla, en su mayoría personas migrantes de origen sudanés y subsahariano.

Considera que no existen razones que justifiquen la vulneración de los Derechos Humanos y que se ponga en grave riesgo la vida de las personas, mucho menos para llevar hasta su extremo políticas migratorias inhumanas, tal y como denuncian desde hace tiempo los/as portavoces de entidades y organizaciones que trabajan a ambos lados de la frontera.

Los/as responsables de la Red de Migraciones de IU muestran también su profundo rechazo e indignación por las declaraciones de Pedro Sánchez al felicitar de forma reiterada a la gendarmería marroquí por ‘empeñarse a fondo’ en su actuación.

Felicitar una actuación represiva de estas características, que ha tenido como resultado la pérdida de decenas de vidas humanas, es lo contrario que se espera de un presidente del Gobierno en un país democrático que debe tener entre sus principales objetivos la defensa inequívoca de los Derechos Humanos en cualquier circunstancia.

En este sentido, Izquierda Unida recuerda las obligaciones, responsabilidades y capacidad de actuación que puede ejercer España ante este tipo de episodios en virtud de los acuerdos y convenios de inmigración vigentes con Marruecos, alguno de ellos publicado en el Boletín Oficial del Estado hace apenas unos pocos meses.

Por su parte el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han expresado su profunda tristeza y preocupación por la pérdida de vidas y las personas heridas durante el intento de cruzar la valla entre Nador y Melilla.

La OIM y ACNUR instan a las autoridades a priorizar la seguridad de los migrantes y refugiados, a abstenerse del uso excesivo de la fuerza y a defender sus derechos humanos. 

Estos sucesos violentos ponen de relieve más que nunca la importancia de encontrar soluciones duraderas para las personas en situación de desplazamiento, en el espíritu del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular y del Pacto Mundial para los Refugiados. La OIM y ACNUR han reiterado su llamamiento a la comunidad internacional, de conformidad con el principio de la responsabilidad compartida, para que se refuerce el acceso a vías alternativas seguras para evitar que refugiados y migrantes tengan que recurrir a rutas peligrosas y reducir el riesgo de que estos trágicos sucesos se repitan en el futuro.

Por su parte diversas ONGs marroquíes han emitido el siguiente comunicado:

Los trágicos sucesos del 24 de junio de 2022 en la frontera entre Nador y  Melilla, en Marruecos, son un violento recordatorio del fracaso de las políticas  migratorias basadas en la seguridad. Los 27 muertos y los cientos de heridos  tanto del lado de los migrantes como de las fuerzas policiales marroquíes son el  símbolo trágico de las políticas europeas de externalización de las fronteras de  la Unión Europea (UE), con la complicidad de un país del Sur, Marruecos. La  muerte de estos jóvenes africanos en las fronteras de la "Fortaleza Europa" nos  alerta sobre el carácter mortífero de la cooperación en materia de seguridad  sobre la inmigración entre Marruecos y España.  

Las condiciones de la tragedia de este viernes 24 de junio se vienen sucediendo desde hace varias semanas.

Las campañas de detenciones, las redadas en los  campamentos y los desplazamientos forzados contra las comunidades migrantes en Nador y su región presagiaban este drama escrito de antemano.

La  reanudación de la cooperación en materia de seguridad en el ámbito de la  migración entre Marruecos y España en marzo de 2022 ha tenido como  consecuencia directa la multiplicación de las acciones coordinadas entre ambos  países.  

Estas acciones están marcadas por las violaciones de los derechos humanos de  las personas migrantes en el norte (Nador, Tetuán y Tánger), así como en el sur  de Marruecos (El Aaiún, Dajla). El drama de este día tan triste es la consecuencia  de una presión planificada contra los exiliados.  

Desde hace más de un año y medio, los emigrantes de Nador no tienen acceso a  medicamentos ni a atención sanitaria, sus campamentos han sido incendiados y  sus bienes saqueados, sus escasos alimentos destruidos e incluso se ha  confiscado la poca agua potable de la que disponen en los campamentos.  

Estas expediciones punitivas han provocado una espiral de violencia en ambos  bandos. Una violencia condenable sea cual sea su origen, pero que recuerda la  violencia sistémica a la que las comunidades migrantes de Nador han sido  sometidos durante años por las fuerzas del orden tanto españolas como  marroquíes. Estas prácticas han sido condenadas en numerosas ocasiones por  organismos nacionales, regionales y de la ONU. 

Ante esta nueva tragedia en las fronteras, y dada la magnitud del número de  víctimas humanas, que desgraciadamente se verá incrementado, las  organizaciones firmantes de este comunicado anuncian lo siguiente:  

● Expresamos nuestras más profundas condolencias a las familias de las  víctimas, tanto entre los migrantes como en las filas de las fuerzas del orden.  

● Condenamos la falta de atención rápida a los migrantes heridos, que ha  aumentado el número de víctimas. Exigimos que se preste una atención  sanitaria adecuada y de calidad a todos los hospitalizados a raíz de esta tragedia  

● Exigimos a las autoridades marroquíes que procedan a la identificación y  devolución de los restos de las víctimas a sus familias, en colaboración con las  comunidades de migrantes 

● Exigimos la apertura inmediata de una investigación judicial independiente  tanto por parte de Marruecos como de España, así como a nivel internacional  para esclarecer esta tragedia humana.  

● Exigimos el fin de las políticas criminales financiadas por la Unión Europea y  sus numerosos cómplices, los estados, diversas organizaciones internacionales y  varias organizaciones de la sociedad civil que subcontratan estas políticas  criminales.  

● Hacemos un llamamiento a las representaciones diplomáticas de los países  africanos presentes en Marruecos para que asuman plenamente sus  responsabilidades en materia de protección de sus ciudadanos, en lugar de ser  cómplices de las políticas en curso.  

● Hacemos un llamamiento a las organizaciones y movimientos de derechos  humanos y derechos de los migrantes para que se movilicen en este momento  crítico en el que el derecho a la vida está más que nunca en peligro.  

25 de junio de 2022, Rabat.  

FIRMANTES:  

 

Izquierda Unida reclama investigación muertes en la valla de Melilla