domingo. 14.07.2024
Cartel electoral de la formación de ultraderecha ‘Se Acabó la Fiesta SALF’ en un contenedor de basura

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

La cobardía, el miedo, la hipocresía, la maldad, la mentira y la manipulación: el ideario político del PP, Vox y Se Acabó la Fiesta

La RAE define 'cobardía': “ausencia de valor, determinación y voluntad para actuar cuando es necesario ante una situación potencialmente rigorosa o comprometedora”. Tras esta definición podemos decir bien alto que la cobardía es un vicio. Asimismo, define 'miedo': “desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea”. Hecho muy corriente en las argumentaciones de la derecha retrógrada que tenemos en nuestro país. Continuando con definiciones de la RAE: 'hipocresía': “acto en que un individuo se comporta de forma contraria a los valores sostenidos por el mismo individuo, o de actuar en consonancia a principios que al mismo tiempo se critican”. No les suena a los lectores de este artículo a las continuas argumentaciones de PP, Vox y Se acabó la fiesta. Pero sigamos, qué dice la RAE de 'maldad': “comportamientos humanos que se consideran perjudiciales, destructivos o inmorales”. ¿Alguien cree que Pedro Sánchez y su gobierno puede tener este apelativo como ha dicho el señor Feijóo, secundado por los utraderechistas Abascal y Alvise?, ¿acaso no le pega más a ellos y a sus dirigentes en estos últimos años? Pero no nos quedemos solo así, continuemos y veamos qué dice la RAE sobre 'mentira': “afirmación que una persona hace consciente de que no es verdad”. ¿No les recuerda esta definición a las continuas declaraciones de los dirigentes de la derecha y ultraderecha retrograda y de sus medios económicos e informativos? Y por último me gustaría, antes de seguir con el artículo, indicar lo que dice la RAE sobre 'manipulación'. “intervenir con medios hábiles para distorsionar la realidad al servicio de intereses particulares”. ¿Les suena algo de esto en algunos medios reaccionarios y reflexiones de tertulianos que les apoyan con el fin de crear más odio y crispación? He puesto estas seis palabras y seguro que podría haber cogido otras muchas más e incluso, seguro, que algunos de los que lean este artículo se les ocurrirían otras más.

Pero la elección de estas palabras y de apoyarme en la definición de la RAE tiene dos motivos. Por un lado, que se vea que son afirmaciones de un organismo que dice claramente el significado de estas palabras y por tanto no pueden ser criticadas y determinar, por aquellos que las utilizan descaradamente y las defienden y tergiversan su significado, como algo positivo ¿Realmente hay algo positivo en estas palabras en unas argumentaciones políticas con el fin de engañar a la ciudadanía? Y, por otro lado, las he escogido porque estas seis palabras definen bien claramente y totalmente el ideario político y argumental de la derecha y ultraderecha quieren que los españoles aceptemos como lo único que puede salvar a España e incluso el señor Feijóo, en un acto de desfachatez, de una manera impune quiere achacarle a Pedro Sánchez, perdón al 'revanchismo', y con ello al gobierno, a todos y todas aquellos que no pensamos como ellos y a la democracia y sus valores. ¿No creen que la maldad, la mentira y la manipulación están en el orden del día de cada una de las palabras que dicen, estos partidos falaces, en sus proclamas políticas para no decir la verdadera realidad de su programa político y de su defensa de lo privado y sus mentores económicos de la clase elitista, para no perder sus privilegios? Pero vayamos por parte y analicemos con el apoyo de la definición de la RAE, los argumentos y proclamas de esta derecha, para demostrar que estas seis palabras son en realidad su argumentario y su programa.

Esta derecha y ultraderecha es cobarde, pues no dice a las claras cuál es su verdadero programa

Empecemos: esta derecha y ultraderecha es cobarde, pues no dice a las claras cuál es su verdadero programa. Es cobarde cuando se apoya en falsas proclamas patrióticas y bulos para demostrar su ineficacia para gobernar para toda la ciudadanía y, lo que es peor, es cobarde pues no quiere debatir, porque no sabe y no tiene programa que presentar. Sólo el cobarde huye de la confrontación. Sólo el cobarde utiliza la carroñería y los muertos. Sólo el cobarde argumenta con falacias para así aumentar el odio, la crispación, provocando con bulos la desunión de los otros partidos y ante todo utiliza medios que podrían ser delictivos, con la supuesta compra de voluntades o reclamando los favores que ha dado. En resumen, tenemos una derecha y ultraderecha cobarde que huye de los problemas para así no tener que enfrentarse a ellos.

Esta derecha y ultraderecha, con los medios económicos que la apoyan, los tertulianos palmeros que le ayudan a que sus bulos den la sensación de que son verdad, tiene miedo, y tiene un gran miedo a perder sus privilegios, su estatus, a que se descubra sus tejemanejes que han hecho y continúan haciendo allí donde gobiernan. Tienen miedo de que la ciudadanía madure, les pida responsabilidades y ante todo tienen miedo de que la izquierda, el pueblo, gobierne, pues esta derecha no cree en la democracia, se sirve de ella, mientras la ciudadanía quiere una democracia plena, llena de libertades e igualdad y, sobre todo, de aumento de derechos, que la justicia sea igual para todos. Y eso provoca en la derecha y ultraderecha el gran miedo que no gobernarán nunca, puesto que la izquierda y la ciudadanía cada vez alcanzará más madurez política. De ahí el miedo de la derecha y ultraderecha. Saben que, si el pueblo alcanza madurez, nadie les votará, pues sus principios solo son válidos en sociedades dictatoriales y del medievo.

Son hipócritas creando bulos y haciéndolos virales con la ayuda de sus medios afines

Pero continúo. Esta derecha es cien por cien hipócrita, puesto que por un lado critica a la ultra derecha y por otro lado busca su apoyo para gobernar. Por un lado habla de los muertos provocados por ETA y por otro lado humilla, niega los muertos provocados por el genocidio franquista e incluso han derogado la ley de memoria democrática, de manera anticonstitucional,en aquellas comunidades que gobiernan conjuntamente. Son hipócritas, pues dicen defender la Constitución y atacan artículos que defienden la educación pública, el derecho a la vivienda, la aconfesionalidad y el derecho a las autonomías y su variedad lingüística. Son hipócritas pues hablan de mejorar el bienestar de la ciudadanía y votan contra leyes que mejoran sus derechos, sus salarios y su igualdad. Son hipócritas pues dicen ser patriotas y después critican los logros en Europa de España, dicen ser patriotas y luego humillan y desprecian a todos aquellos que no pensamos como ellos y censuran obras de teatro porque van contra sus principios personales ideológicos e incluso algunos dirigentes de Se Acabó la fiesta habla de eliminarnos a los que no pensamos igual, e incluso algún que otro simpatizante de esta derecha y ultraderecha retrograda, nos quiere volver a enviar a las cunetas y fosas. Lamentable, punible y muy triste. La hipocresía es su valor y su punto de apoyo principal en sus argumentaciones, pues son hipócritas creando bulos y haciéndolos virales con la ayuda de sus medios afines. Es más, son hipócritas al hablar de que son demócratas y se niegan a debatir para explicar su ideario y así no se vea su verdadera verdad: Nada.

Y vamos a las tres últimas palabras: esta derecha y ultraderecha, va a continuar utilizando la maldad como eje argumental de sus discursos, es más, intentarán cargarle esta palabra a la izquierda y a lo que ellos llaman "sanchismo" y “demonio con cuernos”. Y utilizarán la maldad, cuando ellos y solo ellos en una comunidad decretaron un protocolo en la pandemia que dejó en muchas residencias a los ancianos a la deriva y que, por desgracia, el no derivarlos a los hospitales ocasionó muertes irreparables. Y sus declaraciones para defenderse van cargadas de tanta maldad que no solo no piden perdón, sino que humillan a los familiares y se excusan en que no lo hicieron, cuando hay papeles y cuando saben que si no son imputados es porque la “justicia parcial” está a su servicio. Es tanta la maldad que atesoran sus proclamas y argumentaciones políticas que odian todo aquello que no les sirve a sus intereses, a todo aquel que no les vota y, lo peor, odian a aquellos que con su madurez les descubren sus intenciones, Por ello, su maldad les obliga a aceptar la democracia y solo la utilizan cuando les sirve. La maldad con hipocresía y con la última de las palabras que he querido indicar en este artículo.

La manipulación son los tres pilares fundamentales del discurso de esta derecha y lo peor de sus actuaciones anteriores, como hemos visto tras el resultado de todas las elecciones que se han desarrollado en este periplo electoral de este año y medio que comenzaron con las elecciones municipales y autonómicas, y que siguieron con las generales y las Europeas. Pues la manipulación es tal que hacen que su negativa a no debatir no sea culpa de ellos, sino de los otros, pues ellos son muy “demócratas”.

El ideario político del PP, Vox y Se Acabó la Fiesta