<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 04.02.2023
LA SANIDAD EN MADRID

El gobierno de Ayuso en huelga de brazos caídos

Como estamos inmersos en un conflicto con grave repercusión para la ciudadanía, creo oportuno reiterar una vez más que la Comunidad de Madrid es la de menor gasto sanitario por habitante en todo el Estado

Han transcurrido ya veinte días de la masiva manifestación en DEFENSA DE LA ATENCIÓN PRIMARIA Y LA SANIDAD PÚBLICA que congregó cientos de miles de personas en las calles de Madrid, han pasado ya dos semanas del comienzo de la huelga indefinida que llevan a cabo los médicos de familia y pediatras de atención primaria del sistema madrileño de salud, y se han anunciado tres próximas jornadas de huelga ( 11,12 y 13 de diciembre) en las Urgencias Extrahospitalarias  de la sanidad madrileña.

Siendo la obligación de todo gobernante solucionar los problemas graves que afectan al conjunto de la ciudadanía (una huelga médica lo es sin duda), parece que el dúo Ayuso-Lasquetty, una vez más, trata de eludir su responsabilidad

Los ciudadanos madrileños que durante dos décadas han visto como se ha ido desmantelando la Atención Primaria, como su accesibilidad a los profesionales que les atienden se ha ido haciendo cada vez más difícil,  soportan estos días los retrasos que toda huelga comporta y lo hacen solidarizándose de manera muy mayoritaria con los profesionales en huelga.

 Los vecinos y vecinas de los barrios de la capital y de todos los pueblos de la Comunidad están observando con perplejidad e indignación como el gobierno Ayuso no hace ningún movimiento serio y riguroso para avanzar en la solución de los graves problemas existentes y que son de su única y exclusiva responsabilidad.

Siendo la obligación de todo gobernante solucionar los problemas graves que afectan al conjunto de la ciudadanía( una huelga médica lo es sin duda), parece que el dúo Ayuso- Lasquetty, una vez más, trata de eludir su responsabilidad.

 No asumir que la desastrosa situación de la Atención Primaria en la Comunidad de Madrid es consecuencia de la política sanitaria llevada a cabo por todos los gobiernos del Partido Popular en la Comunidad. No asumir su responsabilidad en poner fin al conflicto aportando   propuestas cuantificables y tangibles que mejoren las condiciones de trabajo de los profesionales y garanticen una asistencia de calidad a la ciudadanía, son prueba una vez más de la VOLUNTAD INTENCIONADA del gobierno Ayuso de permitir que la Atención Primaria y el sistema madrileño de salud en su conjunto se vaya desmoronando con el lógico beneficio para el sector privado.

Como estamos inmersos en un conflicto con grave repercusión para la ciudadanía, creo oportuno reiterar una vez más que la Comunidad de Madrid es la de menor gasto sanitario por habitante en todo el Estado y asimismo la que dedica menos porcentaje de su presupuesto sanitario a la Atención Primaria. Es por ello que la negativa del dúo Ayuso- Lasquetty  a incrementar el presupuesto para atender las carencias que la Atención Primaria y sus profesionales tienen, se basa únicamente en su afán de liquidarla.

No son de recibo los anuncios que la Presidenta Ayuso hace en sus ruedas de prensa, plenos de promesas de futuro, sin soporte argumental alguno y  además tratando de confundir cuando no engañar a la ciudadanía. Como ejemplo tomaré el emitido el pasado treinta de noviembre donde la Presidenta indica que continúa un Plan de Choque para construir treinta nuevos Centros de Salud y remodelar otros doscientos cincuenta y cinco.

Ese anuncio me suena a tomadura de pelo y diré por qué. Según las memorias oficiales del Servicio Madrileño de Salud, en el año 2011 estaban funcionando en la Comunidad de Madrid 260 Centros de Salud para una población con derecho a la asistencia sanitaria de 6.405.957 personas, entonces era Consejero de Sanidad el Sr. Fernández Lasquetty.

Los madrileños no nos merecemos tener un gobierno autonómico que ante la situación tan grave que atraviesa la Sanidad madrileña, se comporte en una situación comparable a una huelga de brazos caídos

En el año 2021 estaban funcionando en la Comunidad de Madrid 262 Centros de Salud para una población con derecho a la asistencia  de 6.794.867 personas, a fecha de hoy esos datos no han variado. El verdadero Consejero de Sanidad hoy es también el Sr. Fernández Lasquetty

Por tanto en una década de gobiernos del Partido Popular sólo funcionan dos centros de salud más con un incremento poblacional de prácticamente cuatrocientos mil personas( 398.910).

Con esos datos históricos.¿ Alguien con mínimo sentido común puede creer que ese anuncio tiene alguna verisimilitud?, más aún si analizamos la política sanitaria del Gobierno Ayuso.

Sra. Ayuso, no pierda más tiempo. No juegue con el agotamiento en el tiempo que toda huelga comporta a quienes defendiendo sus derechos la sigue. No persista en provocar un hundimiento de la Atención Primaria que es elemento esencial en nuestro sistema sanitario público. No posibilite que lleguen a los juzgados más denuncias de los servicios de urgencias hospitalarios que se colapsan como consecuencia de su persistencia en no abrir la totalidad de los servicios de urgencias extrahospitalarias.

No trate de trasladar a la opinión pública que los profesionales en huelga son activistas políticos en su contra. No confíe demasiado en que los potentes medios de comunicación que le son afines, puedan blanquear con eficacia otra vez, su desastrosa gestión sanitaria. Algunos lo hicieron respecto a su gestión en las residencias de mayores durante la primera oleada de la pandemia, generando dudas sobre su plena responsabilidad en la gestión de las mismas.

Sra. Presidenta , cumpla usted con sus obligaciones como gobernante, no eluda sus responsabilidades. Siéntese a negociar con seriedad, sin mentiras ni incumplimientos y acabe con el conflicto. Es su exclusiva responsabilidad.

Los madrileños no nos merecemos tener un gobierno autonómico que ante la situación tan grave que atraviesa la Sanidad madrileña , se comporte en una situación comparable a una huelga de brazos caídos.

El gobierno de Ayuso en huelga de brazos caídos