viernes. 12.07.2024
lepen_bardella

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

El 1 de Julio se considera el inicio de la época vacacional y festiva. Tiempo de descanso, relax pero también de divertimento y alegría.

A lo largo de los próximos dos meses este país se llenará de fiestas en sus diferentes pueblos.

Pero este año especialmente, negros nubarrones van a cubrir esas celebraciones y conviene no cerrar los ojos procurando disponer de paraguas que nos protejan.

Lo ocurrido en nuestro país vecino, Francia, el pasado domingo, enciende todas las luces rojas para el resto de Europa donde la extrema derecha es cada vez más fuerte.

De esa primera parte de las elecciones legislativas en Francia salimos con la incertidumbre de si la extrema derecha de Marinne Le Pen, su Agrupación Nacional, será capaz de arrasar de nuevo el próximo domingo.

Las declaraciones de quien podría ser su primer ministro Jordan Bardella, asegurando que “iba a poner orden en Francia” asustan, porque ya intuimos lo que significa eso para la extrema derecha.

Una asamblea de 577 miembros en la que debido al especial sistema electoral la fecha clave no es el 30 de Junio sino la segunda vuelta del 7 de Julio.

A ellas se van a presentar con opciones los candidatos de esa extrema derecha, los del Renacimiento de su actual presidente Emmanuel Macron y su primer ministro Gabriel Attal y por último una izquierda, socialistas, comunistas, verdes y Francia Insumisa de Jean-Luc Melenchon, que se ha unido en torno al Nuevo Frente Popular.

Parten con datos concretos de este domingo. Le Pen un 33%, la izquierda 28% y Macron apenas un 22%.

En las diferentes circunscripciones electorales pasan a la siguiente ronda quienes hayan superado el 12.5% de los votos, lo que podría llevar a que existan dos o incluso tres candidatos.

Ahí está la clave, que Renacimiento y Nuevo Frente Popular para tener opciones sean capaces de retirar a quien menos tenga para apoyar al de mayor porcentaje de apoyos.

Las primeras declaraciones que han hecho tanto Macron como Melenchón parece que indican que va a ser así. Menos mal.

Para los partidarios de Macron ese sapo es tragable si se trata de socialistas, verdes, incluso comunistas, pero es mucha más difícil de tragar si se trata de alguien de Francia Insumisa debido a la inquina que profesan a Melenchon. Hará falta por tanto mucha generosidad por ambas partes.

El 30-J ha pasado y analizando los datos que nos ha traído podemos extraer algunas conclusiones.

Los datos de una participación de record indican que al igual que pasó en España en las pasadas generales del 23-J, la sociedad ha reaccionado para intentar frenar a la extrema derecha.

Por eso aún se les puede parar el próximo domingo.

En estos tiempos difíciles que nos va a tocar pasar, a los demócratas en general y las izquierdas en particular, nos va a tocar apretar los dientes y resistir. A ser posible con unidad, inteligencia y paciencia.

Francia ha encendido todas las alarmas y en EE.UU. de cara a sus elecciones de Noviembre también, en especial después del debate entre Biden y Trump.

Gaza y Ucrania se siguen desangrando en guerras injustas.

El fenómeno de la emigración sacude conciencias y genera tensiones políticas.

En nuestro país la violencia machista se llevaba 6 vidas, 4 mujeres y dos niños.

Son hechos que nos dan una bofetada en la cara para despertarnos de nuestra somnolencia.

Por eso debemos señalar que fiestas sí, diversión y juerga también, pero sin olvidar todo lo antes expuesto.

Pasarlo bien, recuperar fuerzas, porque el próximo curso va a ser especialmente duro.

Veremos.

Fiestas y vacaciones con las luces rojas encendidas