sábado 21.09.2019
ENTREVISTA A INÉS REY, ALCALDESA DEL PSOE EN A CORUÑA

"Uno de los errores graves que se cometieron en A Coruña fue el maniqueísmo político e ideológico en el que nos instalamos"

Por primera vez, la ciudad de A Coruña tendrá una alcaldesa.

Inés Rey. (Fotos: Nuevatribuna)
Inés Rey. (Fotos: Nuevatribuna)

INÉS REY, CONTRA VIENTO Y FRENTE A LA MAREA

Viene de ejercer la abogacía. No pertenece al aparato de su partido, aunque milita en el PSdeG desde los 18 años. Participó activamente en el Movimiento Universitario, y fue la representante más votada para el Consejo de la Universidad de A Coruña, participando en el comité que elaboró sus Estatutos.

Contra viento: Se presentó a las primarias, al margen de la voluntad de la Ejecutiva local de su partido. Y las ganó. Más tarde tuvo que pelear por una candidatura a su medida. Y aunque debió ceder algún espacio ante la Ejecutiva local, hoy dispone de un equipo de 9 personas (cinco mujeres y cuatro hombres) con el que intentará gobernar en A Coruña.

Frente a La Marea: Tenía que recuperar las posiciones socialistas en el Ayuntamiento, que habían pasado de gobernar con mayoría absoluta a ser la tercera fuerza. Para ello tuvo que desbancar a La Marea Atlántica, que gobernaba con el apoyo socialista. Y se quedó a 400 votos de ganarle al PP.


Inés Rey es una abogada de 37 años, madre de familia, feminista, decidida y directa, que no rehúye las preguntas, y con ganas de afrontar un cambio de estilo en la convivencia institucional, tanto dentro del Ayuntamiento como en relación con las diferentes Instituciones que tienen competencias en relación con la ciudad. Y que quiere “proponer y construir un proyecto en el que participen todos, aunque haya diferencias en los planteamientos”. No quiere gobernar contra nadie, sino a favor de A Coruña. Y contando con la participación ciudadana.

Inés Rey quiere “proponer y construir un proyecto en el que participen todos, aunque haya diferencias en los planteamientos”

Una semana antes del pleno de constitución del Ayuntamiento, donde posiblemente salga elegida como primera Alcaldesa de A Coruña, habla con Nuevatribuna sobre muchos de los problemas de A Coruña: el funcionamiento de un Área Metropolitana, con más de medio millón de habitantes de población de hecho y con serios problemas de movilidad y transporte; la gobernabilidad y la mejora de las relaciones institucionales; el destino de los terrenos del Puerto Interior, y el tratamiento de la llamada Fachada Atlántica; el Puerto Exterior; Alcoa, con 300 puestos de trabajo en peligro; la Participación Ciudadana; la política de igualdad y la descentralización de los servicios sociales…

Nuevatribuna.es | Está usted donde va a estar “contra viento y marea…

Inés Rey | Suena metafórico lo de “contra viento y marea”… No es contra, en absoluto. Ni siquiera es frente a nadie. No vengo con una política de carácter frentista, ni contra nadie, sino a favor de un proyecto que pretende comprometer, en la medida que sea, a todo el mundo.

Sí, hubo viento racheado, pero se superó. Y frente a la Marea y al resto de partidos. En el fragor de la campaña una defiende con vehemencia sus posiciones y sus ideas. Y hay que hacerlo frente a otros partidos que tienen un concepto que, en algunos casos, puede ser parecido, pero con otras formas que llevan a modelos de ciudad diferentes. Pero cuando ese proceso termina, y al asumir la responsabilidad de gobernar, el planteamiento debe ser otro. Pero sería un mal planteamiento iniciar un mandato en clave electoralista de nuevo, o en clave frentista contra el resto de fuerzas políticas, sean de tinte progresista o no. Me planteo -y así lo he defendido públicamente- que sea un mandato diferente a los anteriores. Sobre todo a estos últimos cuatro años, que han sido muy broncos, muy crispados, y no se ha podido avanzar, por vetos ideológicos, por mantener posiciones partidistas que en nada ayudaban al avance de la ciudad.

Planteo este mandato como un proyecto colectivo, con un modelo de ciudad en el que caben todos, un gobierno para todos, para los que me han votado y para los que no lo han hecho

Planteo este mandato como un proyecto colectivo, con un modelo de ciudad en el que caben todos, un gobierno para todos, para los que me han votado y para los que no lo han hecho. No puedo gobernar para los treinta y siete mil quinientos y pico que me han votado a mí, sino para todos los coruñeses y coruñesas. Y eso es lo que pienso que tiene que primar.

Es difícil cambiar la inercia, cuando cada uno ha estado de manera continuada enfrentándose y peleándose con el de enfrente. Nosotros somos una fuerza con nueve concejales, y eso nos obliga a hacer un plus de diálogo, de consenso y de colaboración.

Entonces ¿Sola o acompañada?

La mejor fórmula que garantice la gobernabilidad. No pongo vetos, ni líneas rojas, ni me pongo a mí misma límites. Es absurdo ponérselos de entrada. Sobre todo cuando aún no hemos empezado a hablar con el resto de fuerzas.

¿Pero el gobierno lo tiene usted abierto?

Sí, totalmente. Yo siempre he estado abierta…

¿Cómo lo preferiría..?

No es tanto cómo lo preferiría yo, o cuáles son mis apetencias personales, sino lo que sea mejor para la ciudad. Tengo una propuesta para la gobernabilidad, para la estabilidad, para la gestión y para sacar a A Coruña de la parálisis. Y para que entre todos seamos capaces de desbloquear los grandes proyectos, las grandes infraestructuras, sin olvidarnos de que también hay que hacer política de cercanía, de calle, de rehabilitación de barrios, política social… Esa política de gestión de cara al ciudadano. Buscar la fórmula que mejor garantice esos objetivos. ¿Puede ser un gobierno en solitario? Puede ser. Lógicamente buscando el diálogo, el acuerdo y el consenso, para conseguir las mayorías suficientes en el pleno, y poder sacar las cuestiones adelante. ¿Puede ser un gobierno de coalición? Puede serlo. No es tanto la forma de gobierno como el fondo. Como tener la garantía de que sacaremos adelante esos proyectos.

No le tengo miedo a los gobiernos de coalición. Además creo que la cultura política actual nos lleva a ellos

No le tengo miedo a los gobiernos de coalición. Además creo que la cultura política actual nos lleva a ellos. En un escenario político tan fragmentado, en el que el bipartidismo -que aún se mantiene en cierto modo- ha sufrido una crisis muy fuerte, primero de legitimidad, y actualmente de escenario, de marco, ya no hay esa alternancia, ese sistema canovista que vivimos durante años de ‘ahora gobierna el PSOE, termina un ciclo y va a gobernar el PP, termina el ciclo y vuelve a gobernar el PSOE…’. Eso ya se ha acabado. La sociedad actual ya no es así, la realidad política ha cambiado.

Por lo tanto una realidad fragmentada obliga a diálogo, obliga a llegar a acuerdos: bien a acuerdos programáticos, bien a acuerdos de gobierno, o bien a gobiernos de coalición. Y ninguna de esas fórmulas debe darnos miedo. Ni como políticos, ni como ciudadanos. Al revés.

¿En cuánto tiempo calcula que podrá tener ese aspecto resuelto?

Esta semana empezamos los contactos más formales con el resto de formaciones… Es que tampoco sé aún las formaciones progresistas qué quieren, porque a lo mejor plantean que quieren entrar a gobernar, o dicen “no nos interesa entrar al gobierno”… Entonces, dependiendo de que ellos me digan dónde se sitúan, podremos decidir. Puede ser que digan: no entramos, pero vamos a hablar de un marco programático, un pacto de mínimos…

La única intención que tengo es garantizar una estabilidad para los próximos cuatro años. Y creo que entre todos tenemos que hacerlo. Las fuerzas progresistas estamos llamadas a establecer los factores principales de esa estabilidad.

Usted, aparte de venir de su profesión de abogada, viene de una experiencia de movimientos sociales (el universitario) y de participación. ¿Cómo enfoca ese tema cara a la ciudad, cara a las organizaciones de la ciudad?

Es algo irrenunciable. Hay pasos que se dan adelante en política y que no pueden volver atrás. Y la participación ciudadana es uno de ellos. Pero también hay que saber enfocarla. Yo no soy asamblearia. Vengo de una organización política, que tiene una estructura, y que se inserta en el contexto de una democracia representativa. Así me he criado políticamente y así lo asumo. Pero eso no quita que la participación tenga que ser un cauce fundamental. Y tiene que haber una comunicación directa del ciudadano al gobernante. Y para ello hay varios puntos que hay que recordar. El primero es el diálogo. El diálogo social y el diálogo institucional. No podemos hablar de participación si quien está en el gobierno se cierra al diálogo social por vetos ideológicos.

La política, y sobre todo la política municipal, no puede ser una política frentista

Porque uno de los errores graves que se cometieron concretamente en A Coruña fue el maniqueísmo político e ideológico en el que nos instalamos, o en el que nos instalaron, en donde todo era una dicotomía entre buenos y malos, amigos o enemigos… Y se etiquetaba a la gente según su profesión, procedencia y demás: el famoso “ellos y nosotros”. La política, y sobre todo la política municipal no puede ser una política frentista en la que se etiqueta uno mismo despreciando todo lo demás, por un prejuicio de pertenencia a un “grupo”.

¿Qué ocurre? ¿Qué yo, porque pertenezco a un partido político no soy del común, no tengo los mismos problemas que tú, no tengo hijos, no tengo trabajo, no tengo una cuota de autónomos, no tengo que llegar a fin de mes, no tengo los mismos problemas en la vida que vosotros..? Fue un error el intento de compactar ideológicamente la ciudad. Y no se pueden plantear mecanismos de participación cuando desde el gobierno estás vetando a distintos sectores, únicamente porque consideras que son enemigos, y que sólo puedes hablar con los amigos…

En A Coruña siempre hubo un modelo de participación ciudadana a través de las asociaciones de vecinos, que fue uno de los movimientos sociales más activos en España, con una Federación de Asociaciones de Vecinos fuerte, donde sus presidentes despachaban directamente con el alcalde… Es un modelo de participación ciudadana muy positivo, que tiene que funcionar con autonomía propia, sin politizar las asociaciones, sin instrumentalizarlas, y dejando que representen lo más ampliamente posible a los ciudadanos de su ámbito. Hay que articular esos movimientos de participación, hay que dar voz a los movimientos asociativos…

¿Alguna idea de un ámbito más o menos habitual con las asociaciones?

Ines Rey alcaldesa A Coruña 3Tenemos contemplada la constitución -que está en la ley de bases de las ciudades, aunque nunca se desarrolló- de un Consejo Económico y Social de la Ciudad, con carácter consultivo, donde tendrían representación, con voz y voto, todas las organizaciones que representan el tejido social: empresarios, sindicatos, asociaciones ciudadanas, AMPAs, asociaciones culturales, deportivas, etc. Todos aquellos que tengan algo que decir, y que representen sectores de la ciudad. Un gran órgano plural donde el gobierno municipal tendría un apoyo y un contraste importante para sacar anteproyectos y proyectos, con un respaldo social. Empezar por ahí es una buena orientación.

¿Cuáles son para usted los problemas fundamentales de A Coruña en estos momentos?

Hay una frase que yo me cansé de repetir en campaña, y es que hay que recuperar dos cosas: el diálogo social e institucional, y la gestión municipal, que se ha descuidado, que se ha considerado como algo no ordinario. La recogida de basuras, la limpieza viaria, el mantenimiento de los mercados municipales, la protección del comercio local. Eso no puede ser extraordinario en una ciudad: tiene que ser obligatorio. Pero se ha convertido en la gestión municipal como extraordinario. Y toda esta falta de gestión y esta ausencia de diálogo se ha justificado -de una manera para mí muy pueril en política-, que es decir: “es que nosotros no robamos”. Pero se supone que tú no vienes a robar, sino a gestionar lo cotidiano y a sacar los grandes proyectos estratégicos de Ciudad. La ausencia de gestión y la ausencia de diálogo no puede justificarse con eso: “no gestioné, no he dialogado, pero no he robado…”. No me vale.

Hay que recuperar el tono de la gestión municipal directa, y empezar a recuperar la vida de los barrios, hay que hablar de política, de la descentralización de los servicios sociales, para detectar dónde están los problemas, para estar más a pie de calle. Afrontar nuevas realidades sociales, como la de los mayores solos, que hace treinta años no existían, pero que a día de hoy hay barrios que han envejecido, donde hay gente que pasa semanas sin hablar con nadie. No quiero durante mi mandato ningún titular más en el que aparezca alguien que ha fallecido solo en su casa y nadie se entera. Me parece un fracaso como sociedad, un fracaso colectivo. Esa política de proximidad tiene que formar parte del día a día.

Hay que ver A Coruña no como esa “aldea gala” aislada del resto de Galicia y del área metropolitana, sino como la metrópoli de un área metropolitana a nivel residencial y empresarial

Creo que hay que hablar de retos como la movilidad, como la sostenibilidad. Hay que hablar del futuro. Y eso pasa por hablar del transporte público, de transporte metropolitano, de nuevas maneras de movilidad. Pasa por la fachada marítima. Pasa por las conexiones con el Puerto Exterior de Punta Langosteira. Pasa por la Ciudad de las TIC. Pasa por hablar de la Industria 4.0; de conectar los polígonos, de conectar el aeropuerto con la Tercera Ronda… En fin, afrontar infraestructuras que hay que empezar a desarrollar, en paralelo con la gestión diaria. Y en cuanto al transporte, la propuesta que llevamos, que además en esto coincidía -yo creo que calcada- con la propuesta del Bloque Nacionalista Galego, por ejemplo- hablamos de reordenar las líneas de autobuses en Coruña, para dar respuestas a las nuevas realidades urbanas. Porque el mapa de líneas se ha quedado anticuado en muchos casos. Por ejemplo, en un barrio como Novo Mesoiro, de reciente creación, me contaba una señora que su hijo por la mañana desde la ventana de la cocina veía su facultad, pero para llegar a ella en bus tenía que bajar hasta la plaza de Pontevedra, allí coger el bus universitario y volver a subir al campus. Por eso hay que pensar hacia qué modelo vamos, pero también hay que ver A Coruña no como esa “aldea gala” aislada del resto de Galicia y del Área Metropolitana, sino como la metrópoli de un área metropolitana a nivel residencial y a nivel empresarial.

¿Cómo se plantea el transporte metropolitano?

Ahí voy. La realidad es que hay muchas personas que viven en Coruña y trabajan en Arteixo, por ejemplo, o quien viven en Culleredo y vienen a trabajar a Coruña. Todo eso genera un flujo de entrada y salida que no se soporta con vehículos privados. En A Coruña entran cada día 120.000 vehículos, y muchos con una sola persona a bordo. Algo insostenible. No es esa ciudad a la que aspiramos. Y por lo tanto, hay que desbloquear ya la Estación Intermodal, para que dé servicio a la ciudad y la conecte con el resto del área, y el resto de Galicia, naturalmente. Y constituir un Consorcio Metropolitano de Transporte. Que nos conecte con todo nuestro entorno metropolitano como una gran área metropolitana.

En el tema de la autoridad única de transportes, por ahora no ha habido acuerdo.

No. No ha habido acuerdo porque existen intereses localistas, partidistas, y vetos de determinadas instancias: alcaldes, o administraciones públicas, la Xunta. Y la propia Xunta lo ha bloqueado. Absurdamente, porque sobre las concesiones de las líneas metropolitanas la que tiene autoridad es la propia Xunta…

Creo que con el Área Metropolitana nos hacemos trampas en el solitario. Hay quienes hablan de Área Metropolitana como la creación de un nuevo ente jurídico, con personalidad administrativa propia, y una organización con su estructura, etc. Y eso en estos momentos es inviable. Para lograr eso se requieren unas mayorías cualificadas en el Parlamento que no hay, ya que la Xunta no apuesta por un Área Metropolitana. Vigo lleva un montón de tiempo intentándolo, y le resulta imposible. En España sólo existe un Área Metropolitana, que es la de Barcelona. Tardó muchos años en constituirse, pero que empezó con lo que planteamos nosotros, que es consorciar servicios. Basuras, Agua, Transporte, etc.

Tenemos que ir: a mejorar la vida de los ciudadanos con una visión metropolitana de los servicios

Cuando salimos a la calle y le hablamos a la gente de Área Metropolitana, a la gente no le preocupa si existe o no existe un Ente. Lo que le preocupa es: Yo vivo en Montealto y trabajo en Arteixo; y tengo que ir todos los días en coche, y entonces tengo un problema. Y no necesito una entidad, sino una solución de transporte: tomar un autobús, e ir a la Intermodal, y desde ahí se puede ir a Arteixo, y de Arteixo volver, y que llegue a su casa a una hora determinada, que no gaste dinero en gasolina, que no contamine y que no tenga que estar una hora buscando aparcamiento, y que la vida se le haga más fácil. Y eso es hacia lo que tenemos que ir: a mejorar la vida de los ciudadanos con una visión metropolitana de los servicios. La constitución como tal del Área Metropolitana, repito, como Entidad jurídica, política y organizativa, ya se verá…

¿Se intentó poner el carro delante de los bueyes...?

Correcto. Se ha discutido sobre ello cuando no tocaba. Primero hay que organizar adecuadamente los servicios, y lo otro ya vendrá. Ya hablaremos de modelos de mancomunidad, de lo que queráis. Al final son todo teorías jurídico-administrativas, que no resuelven en este momento el problema que hay, y que tenemos que resolver, porque nos debemos a los ciudadanos.

Hablaba usted de la Fachada Atlántica. Por tanto, está hablando del Puerto Interior, y está hablando a la vez del Puerto Exterior. ¿Qué alternativa tiene para eso?

Por desgracia, en los últimos años no se ha hecho nada al respecto más allá de un concurso de ideas que no tiene ninguna virtualidad. Lo digo claramente. Nosotros tenemos la oportunidad de diseñar A Coruña por el otro lado de la Bahía. Lo que hicimos hace muchos años con el Paseo Marítimo: se transformó la cara de la ciudad. Hay que hacerlo también por el otro lado. Es una oportunidad única, que además no puede ser desde un planteamiento partidista ni personalista: no va a ser el diseño de Inés Rey, ni del Partido Socialista. Tenemos que hacer la ciudad que vivan nuestros hijos cuando sean mayores. Y hacerla con el mayor consenso posible y de una manera lógica. Y hay que empezar por el principio. No hay que empezar por un mero concurso de ideas donde participan más que 738 personas, y donde se plantean cuestiones y usos muy diversos, sin haber resuelto una participación más amplia para decidir esos usos.

Yo apuesto por un modelo que, después de haberlo estudiado mucho creo que es el que más se ajusta a la realidad de A Coruña, que es el modelo Bilbao Ría 2000, con un Consorcio Público

Yo apuesto por un modelo que, después de haberlo estudiado mucho creo que es el que más se ajusta a la realidad de A Coruña, que es el modelo Bilbao Ría 2000, con un Consorcio Público, donde estén presentes las Administraciones implicadas. Y a partir de ahí empezar a diseñar el futuro de esa fachada, que pasa en primer lugar por reclamar la conexión con Punta Langosteira, para que todas esas empresas que están ahí puedan desarrollar sus actividades en Punta Langosteira (el Puerto Exterior); la desafectación progresiva de los muelles, que es algo que hay que hacer de manera escalonada. Y luego, pensar en lo que queremos hacer con todo ese espacio, sabiendo que tenemos un Puerto Interior, con una Lonja que factura 90 millones de euros al año, que da empleo directo e indirecto a más de 15.000 personas, y que es uno de los motores económicos de la ciudad. Que allí hay suelo dotacional, hay suelo residencial, manteniendo el Puerto pesquero, lógicamente, y el de los transatlánticos. Que ese Consorcio sea el que vaya dándole forma al diseño de esa Coruña del futuro.

Cuando habla de Consorcio, ¿en qué partícipes está pensando?

Pienso en el Ayuntamiento, Diputación, Xunta, Gobierno Central, Autoridad Portuaria: todas aquellas Administraciones Públicas que tengan competencias en el tema.

¿Y algún tipo de entidad ciudadana?

Dije en un debate -y se me interpretó muy mal, de una manera muy sesgada-, que había que escuchar, y que tenían que tener voz en este Consorcio sectores de la ciudad, como pueden ser la Universidad, como pueden ser grandes empresas, como Inditex, como Repsol (empresas que tengan importancia relevante en la ciudad, que hay que escucharlas). Y es que con independencia de que exista un Consorcio Público, se escuche a quienes en la ciudad tengan algo que decir. Cuando digo tengan algo que decir hablo de sindicatos, hablo de empresarios, hablo de la universidad, hablo de los vecinos, de las asociaciones deportivas… Hablo de la ciudad para que participe en ese proyecto.

¿El Puerto Exterior?

Aparte de ejecutar la conexión ejecutar por tren, como algo fundamental, llevamos la propuesta de crear una Zona Franca, que facilite y que dinamice económicamente no sólo el Área Metropolitana, sino incluso desde Ferrol, y toda la zona atlántica. No es una propuesta que lanzamos porque sí, sino que hemos desarrollado estudios jurídicos previos, diálogo con el Ministerio de Hacienda… Una opción muy estudiada y muy trabajada para poder sacarla adelante. Para mi es un reto, porque es un dinamizador económico importante, del que ahora carecemos… El Brexit está ahí, que como europeísta considero una circunstancia desgraciada, pero que tendríamos que aprovechar para que el Noroeste de España se beneficie de esa oportunidad de comercio.

¿Zona Franca Industrial, o puramente transitaria?

Mixta. El aspecto industrial atrae y dinamiza más.

¿Y un puerto sin ferrocarril?

Lo dije antes. Hay que mejorar esas conexiones ferroviarias, pero no sólo las del Puerto Interior con el Puerto Exterior, sino con el resto de España y con Portugal. Aunque todo eso excede la agenda local, aunque haremos oír nuestra voz por todo ello.

¿Alcoa?

El Estatuto para las industrias electro-intensiva está para aprobarse en Madrid. Por unas cuestiones de carácter administrativo no pudo aprobarlas el gobierno en funciones, pero es un compromiso del Gobierno de Pedro Sánchez sacar adelante ese tema.

Se ha hecho más por la industria electro-intensiva en 10 meses de gobierno de Pedro Sánchez que en los ocho años anteriores

En la actualidad hay dos inversores. Uno de ellos además propone el mantenimiento de toda la plantilla (estamos hablando de 300 trabajadores en A Coruña), y es algo en lo que estamos trabajando. Se ha hecho más por la industria electro-intensiva en 10 meses de gobierno de Pedro Sánchez que en los ocho años anteriores. Se han dado 200 millones de euros de ayudas para compensar las emisiones de CO2, y es una de las apuestas industriales que están sobre la mesa, y que hay que resolver cuanto antes.

A partir de este sábado, cuando espero tomar posesión, una de las primeras llamadas será precisamente sobre Alcoa y sobre el resto de industrias que ahora mismo están en una situación complicada. Y creo que es deber de los gobernantes implicarnos en ello. Mi compromiso lo tienen; me he reunido con los trabajadores en numerosas ocasiones, aunque ellos sabían que yo como candidata no tenía competencia y no tenía mucho margen para hacerlo, pero, en efecto, Pedro Sánchez cuando vino a Coruña certificó su compromiso con esta industria, y en eso se está trabajando. El compromiso es claro.

Ines Rey alcaldesa A Coruña 2

Esos, por tanto, son temas que usted asume claramente.

Sí claro. Y no voy a renunciar a ellos, ni me voy a inhibir con la escusa de que no tengo competencias a nivel municipal. Creo que cuando uno asume una alcaldía, y asume un gobierno para todos, tiene que asumir también el implicarse en cuestiones que a lo mejor legalmente no están detalladas en la Ley de Bases de Régimen Local, pero no voy a renunciar, ni eludir ningún compromiso de cuestiones que tengan que ver con esta ciudad o que le puedan afectar, y que tenga que ver con otras administraciones. Y mi compromiso es que, como alcaldesa, pelearé para defender en todos los frentes los intereses de la ciudad.

En el grupo municipal socialista tienen 5 mujeres y cuatro hombres. ¿Qué van a hacer que aporte esa proporción de mujeres al proyecto de la ciudad?

Asumo el reto de ser la primera mujer alcaldesa en A Coruña, y eso creo que es romper un techo de cristal importante

Cuando ha gobernado el Partido Socialista, el feminismo y la igualdad no solamente han sido una seña de identidad, sino además han generado líneas transversales en toda la acción de gobierno. Nosotros no vamos a renunciar a una política feminista, a una Ciudad Feminista. No en femenino, como se dijo por parte de la candidata del PP, Yo no quiero una Ciudad en Femenino, sino una Ciudad Feminista. Asumo el reto de ser la primera mujer alcaldesa en A Coruña, y eso creo que es romper un techo de cristal importante. Pero aún quedan muchos por romper. Y yo aspiro a que ninguna mujer tenga que sufrir ningún tipo de discriminación, o responder preguntas absurdas como quién va a cuidar a tus hijos cuando asumas alguna responsabilidad, o qué va a pasar con tu marido, o por qué no te quedas en tu casa a criarlos y cuando sean mayores, y cuando tú seas mayor vienes a hacer cosas de mayores… Creo que hay un exagerado paternalismo en la política, un machismo evidente, y por tanto es irrenunciable nuestra lucha por el feminismo, por la igualdad.

¿Tienen concreciones para Coruña? Por ejemplo hablaba ahora de quién se queda con los hijos…

Nosotros llevamos muy a gala el tema de la conciliación, y llevamos en nuestro programa una serie de medidas concretas para facilitarla y lograrla. El tema de la conciliación es que es una política muy transversal, y se ha hecho en el ámbito de las diferentes propuestas del programa electoral, que pretendemos trabajar para cumplir. Y se incluye en todas las áreas.

En fin, tengo ya muchas ganas de comenzar a poner en marcha todo esto sobre lo que hemos hablado. Luego me daré de bruces con la realidad, y vendrá el técnico y me dirá “mira, Inés, es que esto va a tardar tanto, o hay que hacerlo de esta otra manera…". Pero bueno, asumo que tendremos que superar las dificultades.

Cuando hablaba del Área Metropolitana, de hecho estaba rompiendo con una especie de tradición de esa Coruña mirando hacia sí misma, y reacia a abrirse a la colaboración con los municipios colindantes.

Pero eso está superado ya. La realidad urbana y metropolitana es diferente. Antes nacías en tu barrio, tus padres tenían allí, por ejemplo una tienda, tú ibas allí al colegio, te echabas en el barrio tu novia o tu novio, te comprabas el pisito para estar cerca de tus padres… Ahora es diferente, pero no puedes acceder a una vivienda, porque tampoco tienes una vivienda accesible, y otra de las líneas importantes, que antes me quedó en el tintero, y es la política de la vivienda. Te vas a vivir a un ayuntamiento limítrofe, pero sigues empadronado en casa de tus padres, porque son los que al final tienen que llevar y recoger a tus hijos del colegio. Pero como tu hijo, o tu hija, juega en no sé qué equipo deportivo, y compite en otros lugares, te acabas moviendo por toda el Área Metropolitana, porque un día juega en Abegondo, y otro en Culleredo; y resulta que tu marido o tu mujer trabaja en Arteixo,.. Es decir: la realidad no es la de hace treinta años. E institucionalmente tienes que mejorar y estrechar las relaciones con los alcaldes del Área Metropolitana porque hay muchos intereses en común.

También ha condicionado la actitud que mantuvo siempre Paco Vázquez, que se creía el rey Sol, y no quería…

En efecto: eso ha condicionado mucho. Pero también ha condicionado la actitud de algunos alcaldes del Área, que también se creen reyes Sol… Yo voy a hacer todo lo posible para que esas realidades fluyan, para que haya cordialidad institucional, y colaboración para resolver los problemas que compartimos.

"Uno de los errores graves que se cometieron en A Coruña fue el maniqueísmo político e...
Comentarios