martes. 16.07.2024
hospital-gomez-ulla_0
Hospital Gómez Ulla.

Médicos civiles del Hospital Central de la Defensa de Madrid denuncian que la cúpula militar pretende “imponer” las guardias en urgencias a profesionales que no están subordinados a la disciplina castrense.

En una carta dirigida a la gerencia del Gómez Ulla, los facultativos muestran su “indignación” ante las “ordenes verbales militares, sin opción de negociar y sin compromiso escrito aprovechándose del código castrense”. Manifiestan que “no se sienten capacitados” para atender todo el espectro de patologías que pueden presentarse en los servicios de urgencia, en áreas como  como oftalmología, otorrinolaringología o traumatología, dado que desempeñan su labor en servicios especializados en planta.

La situación de estos profesionales ha sido denunciada por CCOO de Madrid que acusa a la dirección del hospital de “intentar cargar todo el trabajo de las guardias de urgencias sobre los hombros de los médicos civiles”. El sindicato considera que estas nuevas directrices para ajustar las plantillas suponen un cambio en las condiciones laborales que “previamente debe ser pactado, documentado y justificado por escrito”, lo que no se ha producido hasta el momento.

En su escrito, los médicos advierten de que “no seguir los procedimientos habituales es una falta de respeto más hacia los trabajadores que está generando un agravamiento generalizado del malestar psicológico entre la plantilla” y añaden que “no se ha procurado una comunicación directa con propuestas voluntarias, sino como una exigencia, sin una negociación para su puesta en marcha”. Los facultativos también se quejan de que no se les está valorando como merecen tras el trabajo realizado en la pandemia que, se traduce, en la falta de contratos más estables, trabas para renovar sus contratos y la falta de ampliación de plazas que cubran “las necesidades reales del hospital”.

A todo esto se añade “el riesgo de mala praxis”, tanto para el profesional como para el hospital por el coste humano que supone y “el posible impacto legal en el caso de demandas”, avisan en su misiva. Recuerdan al respecto que urgencias es “un servicio autónomo” que requiere de especialistas concretos capaces de atender todas las problemáticas que se presentan.

CCOO también se ha dirigido por escrito al Ministerio de Defensa, del que depende este hospital, para que abra “de inmediato” un expediente informativo que investigue las supuestas irregularidades en la adjudicación de turno y servicio para todas las categorías. El sindicato reclama medidas cara a futuras convocatorias para que opositores puedan tener “la confianza necesaria” en que los procesos selectivos del Ministerio y en el conjunto de la Administración General del Estado, “se lleven a cabo con todas las garantías de imparcialidad, mérito y capacidad necesarias”.

“Disciplina castrense” para los médicos civiles del Gómez Ulla