#TEMP
miércoles 25/5/22
 

Los datos registrados en el Servicio Público de Empleo (SEPE) confirman que el año 2021 terminó con 728.233 parados menos, y casi 20 millones de afiliados a la  Seguridad  Social (19.824.911), la mejor cifra desde hace  catorce años. Diciembre fue el décimo mes consecutivo con descenso en el número de parados, el período más largo de la serie histórica. No se había creado tanto empleo desde 2005, cuando la regularización extraordinaria de inmigrantes por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Todos los sectores económicos recortaron parados el pasado año, especialmente el de servicios (más de medio millón de parados menos), el de sin empleo anterior, la construcción, la industria y la agricultura. Y por sexos, las mujeres descendieron el desempleo en 401.089 respecto del año 2020; mientras que los jóvenes menores de 25 años y de 25 en adelante también mejoraron sus datos.

Se supera el nivel de empleo previo a la pandemia, por lo que podemos decir que en España trabajan hoy más personas que en el 2020. Claro que si comparamos nuestro 14’1% de desempleo actual con la zona euro que está en el 7’2% o con el conjunto de la UE en el 6’5%, nos queda mucho trecho por recorrer y las alegrías de los datos del 2021 no pueden ocultar la realidad de más de tres millones de parados.

A pesar de todo y del esfuerzo que queda por hacer al conjunto de la sociedad por mejorar estas cifras, el balance frente a la destrucción de empleo que supuso la crisis del 2010, es abrumadoramente positiva Aunque nunca llueve a gusto de todos, el denominador común de las valoraciones ha sido favorable en el conjunto de las instituciones y en gran parte de los partidos políticos. Los sindicatos y algún otro han matizado las altas tasas de temporalidad y el descenso de los contratos fijos, aunque la voz discordante y más preocupante la ha protagonizado el PP, en sus dos vertientes, la del portavoz de los populares y alcalde de la ciudad de Madrid, Martínez Almeida, y la portavoz en el Congreso de los Diputados Cuca Gamarra.

El Alcalde de Madrid ha sacado pecho de los datos, “son positivos porque Madrid sigue tirando de España”. Semejante afirmación solo puede clarificarse con las cifras reales. En Madrid el paro ha caído en 66.809 personas en 2021, en Cataluña en 128.453, el doble. Madrid está por debajo de la media de creación de empleo, que es de un 20%, mientras que en Madrid solo ha sido un 15%, y queda muy por debajo de Comunidades Autónomas como Aragón, Canarias o Baleares.

La portavoz popular en el Congreso de los Diputados, ha sido más sutil. “El PP, con el Gobierno de Rajoy, consiguió que durante 52 meses, de manera encadenada, España liderase las bajadas de paro en toda la zona euro”.

La realidad es muy otra. De los 77 meses de presidencia de Rajoy, solo en cuatro ocasiones España lideró las mejorar tasas de reducción del paro en la zona euro, y fueron en febrero de 2015, y en marzo de 2016, junio de 2016 y octubre de 2016.

No contenta con utilizar datos falsos, para relativizar el esfuerzo que supone para todo el país conseguir esta reducción del paro en 2021, ha ido hilvanando respuestas que son verdaderas cargas de profundidad para los trabajadores de la Administración Pública. Decía  Gamarra: “Los datos, que registran una bajada del paro, están dopados por la creación de puestos de trabajo en el sector público”.

Es decir, las políticas para mantener empleo y no generalizar despidos, ERTEs, créditos ICO, ayudas a autónomos, subvenciones, ayudas sectoriales… etc., no sirven, el problema es el empleo creado en el sector público.

Pues bien, en enero de 2019 había 2.577.388 trabajadores del sector público, aproximadamente el 15’5% del empleo total, mientras que en enero de 2021, eran 2.710.403, el 15’7%, un incremento mínimo producido por una pandemia que ha absorbido a casi 90.000 trabajadores públicos en la sanidad y la educación.

En su obsesión contra el sector público, son capaces de tergiversar la realidad y menospreciar el papel que juegan estos trabajadores esenciales. Nuestro porcentaje de trabajadores del sector público sobre el empleo total está por debajo de la media de la OCDE, (15’7% frente a 17’7%), y muy por detrás de los países de nuestro entorno.

Las mentiras tienen las piernas muy cortas, pero cuando sistemáticamente se hace uso de ellas en la argumentación política se convierten en un problema serio del propio sistema democrático.

Fuente: Sistema digital

Los buenos datos del paro