#TEMP
domingo. 14.08.2022
feminismo
 

A pesar de que se han ido reduciendo a lo largo de los años, las vidas de las mujeres en la Comunidad de Madrid están llenas de brechas. Centrándonos en las que tienen que ver con la desigualdad económica, puede advertirse que la brecha que sufren durante su trayectoria laboral (y, por tanto, en sus salarios) va a encontrar su correlato en la brecha en las pensiones.

En junio de 2021, el Instituto Nacional de Estadística publicó la Encuesta Anual de Estructura Salarial de 2019 –es necesario recordar que es previa a la pandemia por lo que aún no refleja el impacto de la misma en términos salariales para las mujeres-, donde, si analizamos sus datos por sexos, comprobaremos que los hombres ganaron 6.658 euros más que las mujeres de nuestra región. Por tanto, el salario de ellas tendría que aumentar un 22,7% para igualarse al alza con el de los hombres. A pesar de avanzar en su reducción, la brecha persiste y es elevada.


tabla brechas

Además, las mujeres sólo somos mayoritarias en el tramo de menores salarios, con una presencia cercana al 70% en salarios inferiores a un SMI mientras que su proporción va descendiendo progresivamente y en el tramo con mayores salarios, los que suponen más de 8 veces el SMI, las mujeres no llegan a ser el 18%.

Cabe destacar, además, que las diferencias por sexo en el mercado laboral en el momento actual son ahora incluso más acusadas que entonces. La pandemia ha supuesto un retroceso para las mujeres en este ámbito. De hecho, respecto a la población ocupada madrileña, hay 10.400 hombres más con empleo que antes de la pandemia, mientras que tienen trabajo 9.400 mujeres menos. Es decir, el empleo se ha recuperado en el caso de los hombres, e incluso ha mejorado, pero ha empeorado en el caso de las mujeres.

La diferencia en la tasa de actividad durante el último trimestre de 2021 fue aún superior a 9 puntos porcentuales en perjuicio de las mujeres y, aunque la tendencia de esta diferencia por sexo ha ido bajando con los años, este último se ha incrementado en un punto porcentual.

Todo ello revela, una vez más, que no se están adoptando medidas suficientes y eficaces para alcanzar, en un plazo razonable de tiempo, la igualdad en el empleo y, en concreto, la igualdad salarial. Ya lo dijo la Comisión Europea con motivo del Día Internacional de las Mujeres 2021, "es difícil avanzar, pero fácil retroceder. Debemos esforzarnos para que Europa siga siendo pionera en los derechos de las mujeres. La involución no es una alternativa válida y seguiremos luchando por avanzar". Que así sea.

Conviene recordar, además, que los hombres tienen una carrera profesional más larga y estable, que deriva en asignación de complementos, promociones, etc. mientras que las mujeres soportamos mayor carga de cuidados e interrupciones de la carrera profesional por maternidad o cuidado de familiares lo que reduce nuestras posibilidades para beneficiarnos de esas mejoras laborales y salariales.

Como decíamos, todas estas brechas en nuestra vida laboral tienen su correlato en las pensiones de jubilación que, con los datos de 2021 ofrecidos por el Instituto Nacional de Seguridad Social, deberían incrementarse en un 44,1% para igualar al alza a las de los hombres.

Por eso, reclamamos al gobierno regional y a todos los agentes implicados el desarrollo de políticas y planes de igualdad en las empresas que nos garanticen iguales salarios por trabajos de igual valor, la ruptura de los techos de cristal, garantizar la conciliación corresponsable, un empleo libre de acoso y, por supuesto, una elección de estudios libre de estereotipos sexistas que garanticen que en el futuro las niñas de hoy no vivirán estas desigualdades.

Como señaló Simone de Beauvoir, "no olvidéis jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, debéis permanecer vigilantes toda vuestra vida". Desde las CCOO de Madrid, como organización feminista, permaneceremos vigilantes.

Lidia Fdez. Montes
Sec. de las Mujeres de CCOO-Madrid

Brechas, brechas, brechas