sábado 8/8/20

El borrador de la discordia

Foto: Confederación Galega de Anpas
Foto: Confederación Galega de Anpas

“A Consellaría de Ed ucación non pode xogar coa vida e coa saúde da cidadanía galega" (Fernando Lacaci, presidente de la Confederación Galega de Anpas en declaraciones al diario Nós).

                                                  Denuncia de los sindicatos

Ante la negativa de la Consellería de Educación de retirar el protocolo de la Xunta para el curso escolar 20/21, las organizaciones sindicales presentes en la Mesa Sectorial de Educación decidieron abandonar el debate sobre un documento que dichas organizaciones consideran ajeno a la realidad de las aulas y que regula la vuelta a las aulas de unos 30.000 docentes y 280.000 alumnos que tienen cabida en los 1.200 centros educativos gallegos. Denuncian los sindicatos que este borrador, “escondido en un cajón” hasta dos días después de las elecciones para no alarmar a la comunidad educativa, contiene medidas contrarias a las recomendaciones de las autoridades sanitarias. En un comunicado conjunto, (CIG-ENSINO CCOO-ENSINO ANPE FESP-UGT), hacen un llamamiento a todo los participantes en la Mesa, asociaciones, federaciones de ANPAS y sociedad en general para que el miércoles 22 y el martes 28 de julio, se concentren delante de la Consellería de Educación  y hagan patente su rechazo a las medidas previstas.

                                               La chistera de la Xunta

Está previsto que el próximo 10 de septiembre, los niños gallegos de infantil y primaria vuelvan al cole, según las previsiones serán los primeros en incorporarse a las aulas; para las etapas restantes está prevista la fecha del día 16 del mismo mes. Los recortes que soportó la comunidad educativa gallega en estos últimos años se ven agravados por el riesgo para la salud de alumnos, profesores, trabajadores de centros educativos, familiares de todos ellos y población en general que conlleva el inicio del curso escolar 2020-2021.

Día y medio después de finalizadas las elecciones al Parlamento Gallego, (con gran “habilidad” el gobierno autonómico se retrasó 4 semanas en dar a conocer el documento), la Xunta sacó de la chistera un borrador sobre la normativa para el nuevo curso escolar en los centros públicos y privados concertados. Asegura la Conselleira de Educación que el curso será presencial “sin modificaciones significativas” en relación a años anteriores (no aprenden de los errores, ni siquiera de los cometidos en el pasado más reciente). Con la pandemia en auge dejaron en manos de las direcciones de los centros educativos y de los profesores la responsabilidad de la organización de un protocolo  que requería de expertos en sanidad para llevarse a cabo.

                                                   “Medidas contradictorias”

Desde la Consellería proponen “aulas burbuja” para infantil y primaria; para la ESO un metro de distancia entre sillas; todos mirando en la misma dirección, de no ser posible optan por la utilización de mascarillas.

Paradójicamente en  el mismo documento se indica que debe de haber 1,5 metros de separación en las salas de profesores, mientras que en las aulas esta distancia tendrá que ser tan solo de un metro. Pero nada se habla de aumentar el espacio o de habilitar nuevas aulas, de disminuir el número de alumnos o de aumentar el número de profesores. “Convido á conselleira que estea cinco horas mirando cara adiante, sen moverse en absoluto” (Fernando Lacaci).

                                        La “normalidad escolar” de la Xunta

En las casi 100 páginas del protocolo previsto se ignora la atención a la diversidad, tan solo se hace mención al alumnado con necesidades especiales (NEE) en referencia a la dificultad para la higiene personal; la Confederación de Anpas solicita a la conselleira que les explique como, por ejemplo, un niño o niña con TDHA (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) puede estar durante cinco horas quieto y mirando al frente con el oscuro propósito de que mantenga un escaso metro de separación con sus compañeros y eso permita que se saturen más unas aulas ya llenas en exceso. Juzguen ustedes mismos la “normalidad” propiciada desde la Xunta.

El borrador de la discordia
Comentarios