#TEMP
miércoles. 06.07.2022
 

El día nacional de Andalucía el 28 de Febrero y que de alguna manera comparte titularidad con el 4 de Diciembre fecha de inicio de las movilizaciones populares pro-autonomía se celebra este año en medio de un fragor pre-electoral. La coalición gobernante PP-Cs con el apoyo necesario de VOX duda si convocar o no adelanto electoral. El presidente Moreno Bonilla azuzado por Génova para convocar, tras los resultados de Castilla y León se lo piensa y mucho. De hecho no creo que vaya a haber adelanto.  

Mientras tanto una parte de la oposición politica oficial y parte de la social crea una plataforma al objeto de movilizar el 28 de Febrero, pero lo hace llevada por la urgencia pre-electoral y tratando de hacer una gran manifestación inicio de precampaña, aunque insisto, esto ahora se ha ralentizado. El problema es que rompe para ello con la convocatoria de un 28F de lucha que desde hace varios años las Marchas de la Dignidad llevaban ya convocando en Sevilla como contraposición a los actos oficiales y de autobombo que la Junta de Andalucía hace años celebra al margen del pueblo en un acto oficial en la capital autonómica.

Muchas organizaciones de las Marchas de la Dignidad y las propias Marchas, propusieron para unirse al cortejo oficialista que temas como la ley mordaza y la derogación de la reforma laboral debiera figurar entre las reivindicaciones. En esos días personas que habían participado activamente en la movilización de la huelga del metal de la provincia de Cádiz habían comenzado a ser citadas ante el juez y/o detenidas. Una injustificada represión contra trabajadoras y trabajadores huelguistas o solidarios lo que exigía una repuesta clara, concreta y la exigencia al gobierno del estado sobre la inmediata derogación de la ley mordaza.

Cierto es que hay que acabar con el gobierno trifachito que está haciendo mucho daño a la sanidad pública, privatizando gestión, desmochando la educación pública y gobernando para los intereses de Madrid, las grandes fortunas y las multinacionales, pero el gobierno de central, también tiene cuentas pendientes con el pueblo trabajador andaluz y estas reivindicaciones, no pueden ser disimuladas por partidos como Podemos, IU o el PCE que son partidos de gobierno. La contradicción de Unidas Podemos de jugar a dos barajas no cuela ya. Tratar de engañar en el Sur y no hacer desde Madrid, no es tolerable al objeto de apaciguar una manifestación siempre reivindicativa, que exige ser reivindicativa. Debe ser de lucha porque el paro, el precariado, la persecución sindical, los desahucios, y la ausencia de perspectivas sobre una reforma agraria junto a la terrible desatención sanitaria que el gobierno autonómico provoca exigen una respuesta unitaria, sí, pero clara, sin disimulos y comprometida.

Esto ha truncado la unidad. No están los tiempos para romerías o actos preelectorales en un 28F que es de todas y todos. Ante esto se convocó una segunda manifestación en Cádiz, debido a la importancia simbólica de la bahía en la lucha obrera y popular de la metalurgia y su carácter reivindicativo y de clase, a lo que se suma la represión durante y después de la huelga y no podemos dejar ni permitir, que en un estado que afirma ser democrático hayan represaliadas y represaliados a quienes se está aplicando la ley mordaza, que PSOE más Podemos y PCE prometieron derogar. Cádiz además con una gran tradición en la lucha obrera, contra las deslocalizaciones industriales y también para y por el andalucismo y la libertad de Andalucía es ahora el lugar más adecuado.

Cuando las manifestaciones de la llamada y no siempre bien definida como izquierda del PSOE comienzan a preparar su demostración surgen los primeros problemas y tal y como veremos la falta de una perspectiva politica es el principal.

Ante esto y tras fallar la unidad, había que definirse y por tanto tras un debate y reflexión muchas personas y organizaciones entendimos que un 28F reivindicativo era el de Cádiz. Con tan solo la idea de apoyar a personas perseguidas ya es suficiente, pero además buscando la unidad frente al capitalismo rentista y centralista que manda, merece la pena ir a Cádiz.

Pero hay algo de lo que carecen las manifestaciones andaluzas del 28F y es de carga política, de propuestas políticas. Andalucía libre es una reivindicación necesaria pero ¿Cómo conseguir una realidad nacional, una libre federación y un federalismo que lo sea? ¿Con la actual Constitución?, No. Con una monarquía centralista y heredada del franquismo menos. Con el poder centralista gobernando realmente en el estado pues la fuerza de los bancos, la CEOE y potencias extranjeras con bases militares en Andalucía que otorga a todos ellos un poder de tutela y capacidad de chantajear a los gobiernos autonómico y central al que hay que enfrentar.

Sin República, por tanto sin una nueva constitución es muy difícil derogar leyes represoras y conseguir buenos salarios, trabajo decente y reforma agraria. Esto es un camino y una lucha no de un día, pero el conseguirlo conlleva hacer pedagogía sobre esto, buscar la unidad desde la independencia de la clase y señalar a quien nos oprime.

Es decir tomar nuestras propias decisiones y buscar la unidad politica con quienes estemos por la libertad de Andalucía, el reparto de la riqueza, lo público, el estado democrático y social y sin República en el estado español, no hay democracia que tal nombre merezca. 

Andalucía, un 28 de Febrero revuelto