Nos están cocinando otra guerra civil: no en mi nombre

Protestas en Catalunya. Foto: Twitter La Cup
Protestas en Catalunya. Foto: Twitter La Cup

Ahora mismo nada de lo que sucede ni de lo que está sucediendo en Catalunya está guiado por la razón, han aparecido elementos extratelúricos, inmateriales, incorpóreos que han calado en el imaginario colectivo de una parte de la sociedad catalana

Desde hace mucho tiempo he expresado en las páginas de este y otros diarios lo que pienso sobre lo que ahora está sucediendo en Catalunya y sobre lo que ocurrió en otras ocasiones. Para mí, lo he dicho otras veces, está clara la raíz del problema, quienes lo crearon y quienes han sacado o quieren sacar rendimientos desproporcionados de él. Personalmente, si yo hubiese tenido responsabilidad de gobierno en alguno de los bandos contendientes –cosa impensable-, jamás habría enviado antidisturbios a impedir un referéndum ilegal, porque si es ilegal se define por sí mismo y hay poco más que hablar, incluso pienso que en ese caso hubiese votado menos gente, aunque dadas las circunstancias es imposible saber quién ha votado y cuántos han votado. Del mismo modo, jamás habría expuesto a la violencia a personas mayores con problemas de movilidad y a niños, o ¿es qué pensaban que allí iban a jugar a la petanca? Me parece que estamos ante una competición de irresponsables y de irresponsabilidades. Aquí ya nadie tiene razón, esto no tiene el menor sentido y la desmesura, la insensatez y la desproporción se han instalado tanto en Cataluña como en Madrid. Y conste, lo digo bien claro, que yo no soy un equidistante, ni en esta ni en ninguna otra cuestión, ni lo soy ahora, ni lo he sido nunca.

En Catalunya hay un sentimiento de agravio muy arraigado, profundo y extendido, también una sensación idílica de pertenencia a una misma comunidad, a una comunidad con su historia propia, sus tradiciones seculares y con unas potencialidades que han sido constantemente frustradas por su pertenencia a España, olvidando que los aranceles impuestos desde el Estado central a petición de la oligarquía catalana enriquecieron a esa oligarquía a costa de la pobreza y del hambre del resto del país. El discurso del agravio mezclado con una manipulación de la historia contada en los centros de enseñanza –ejercicio de un instituto de Catalunya: Compárese las personalidades de Jaume I y Alejandro Magno-, y con el ensueño de que sin España podrían construir un país mucho más parecido a Dinamarca que a Andalucía, olvida la realidad porque ese país nuevo e independiente en ningún caso –dada las actuales circunstancias internacionales- podría escapar a los dicterios del FMI, la Comisión Europea o el Banco Central, obviando también que su principal cliente mundial sigue siendo, a mucha diferencia, el resto de España. Por otra parte, las movilizaciones que se vienen sucediendo en Catalunya dirigidas por la ANC, Omnium y la Generalitat, no pretenden crear una patria socialista, ni acabar con el 30% de paro que padecen los universitarios, ni con las privatizaciones terribles de servicios públicos esenciales, ni siquiera con la explotación del hombre por el hombre, sólo pretenden un cambio de símbolos para que todo siga más o menos igual: Ya me gustaría ver a los Mossos en una hipotética Catalunya independiente actuar contra las muy previsibles protestas sociales que recorrerían el país de norte a sur. No por nada, sino porque los he visto actuar con violencia extrema en muchas ocasiones contra quienes luchaban por los derechos sociales, laborales y civiles. Estoy seguro, no me cabe ninguna duda, de que si el movimiento catalán actual hubiese ido contra las políticas neoliberales que nos matan a todos, contra las desigualdades sociales, la corrupción o la explotación, con un programa reivindicativo claro y contundente, esa chispa que se encendió en Barcelona habría cundido por todo el Estado, cosa que de este modo no sucederá o si lo hace será de forma débil, reforzando las posiciones de la derecha más cerril de Europa que es la del PP.

Aunque parezca mentira, en todo esto hay también un sesgo religioso, mesiánico, un deseo de pasar a la historia que no es compatible con la razón ni con el buen gobierno. Tanto Mariano Rajoy, Oriol Junqueras como Puigdemont comparten un profundo sentimiento de religiosidad católica, misas, estancias en seminarios, en monasterios como el de Poblet, charlas con el mosén o el párroco, actos oficiales en compañía de obispos, cardenales y otras dignidades que nos retrotraen también a tiempos pasados, a la confesionalidad de un Estado que según esa Constitución tan nombrada últimamente por algunos, se dice aconfesional. Y la religión, queridos amigos, la religión católica, que es la verdadera porque es la nuestra, no nos ha traído nada bueno desde hace siglos a quienes habitamos este país. La Iglesia católica, imbricada tanto en los entresijos del Gobierno central, como en los de la Generalitat y del Procès, no ha parado de meterse en los asuntos públicos –los asuntos del César- desde que se aprobó la Carta Magna de 1978, casi siempre al lado de los elementos más retardatarios  e involucionistas. Y es ahí, donde la cosa termina por complicarse del todo, porque cuando las personas que gobiernan un país piensan que van a pasar a la historia o que tienen un mandato que les trasciende a ellos, entonces la mesa de la incomprensión y del odio está servida, entonces todo lo impensable, lo que creías desterrado para siempre, vuelve a aparecer como un espantajo, como un fantasma vestido de negro guadaña en mano dispuesto a segar cabezas de inocentes en pos de lo intangible, de lo inaprensible, de lo etéreo, de la nada.

Ahora mismo nada de lo que sucede ni de lo que está sucediendo en Catalunya está guiado por la razón, han aparecido elementos extratelúricos, inmateriales, incorpóreos que han calado en el imaginario colectivo de una parte de la sociedad catalana. De ahí que no exista una reivindicación material programática y puntualizada que exija su inmediato cumplimiento por parte de quienes detentan el poder, sino que parte del poder esté inmerso en el Procès como agitador de primera mano. Desgraciadamente, conozco un poco la historia de España, y un poco también la de Catalunya, y dados los condimentos irreales que se han puesto sobre la mesa y las condiciones fatales de la derecha heredera del franquismo, creo que nos están cocinando una guerra civil, otra más, y este país ha sufrido ya demasiado para merecerse esto. El actual gobierno que reside en Madrid no va a negociar nada porque esa palabra no consta en su ADN; las organizaciones sociales y el gobierno catalán, tampoco van a retroceder un ápice, aún a sabiendas de que estamos en vísperas de algo tremendo, aún a sabiendas de que los problemas del país –corrupción, paro, explotación, desigualdad, nepotismo, pobreza, desesperación, salud, vejez, memoria, dependencia, precariedad, clima, despotismo- siguen siendo los mismos y nadie parece ocuparse de ellos. Ante esta situación de extremada gravedad que puede de nuevo cubrir nuestras tierras y nuestros pueblos de sangre, digo claramente ¡¡¡No en mi nombre!!! ¡¡¡Jamás!!! Y pido a quienes han organizado este absurdo que se sienten y no se levanten hasta llegar a un acuerdo justo para todos.