Hay una estrategia global, impulsada desde los grandes centros de poder que promueve el adelgazamiento del Estado...

Hay una estrategia global, diseñada e impulsada desde los grandes centros de poder y de elaboracion de argumentario ideológico neoliberal (FMI, BCE, etc) que promueve el adelgazamiento del Estado, la reducción de los mecanismos de proteccion social, la desregulación laboral y la supresión del Estado de bienestar. Las estrategias y los elementos utilizados a tal fin son distintos según la situación de cada país. En España las fuerzas económicas encontraron el aliado perfecto en el Partido Popular, ganador de las elecciones generales en 2011. Desde los gobiernos autonómicos, donde venía gobernando desde años atrás, ya había impulsado masivamente las privatizaciones y externalizaciones de servicios, para aportar espacios de negocio a empresas afines. Pero, con la llegada al poder en el gobierno de España, inició un febril trabajo legislativo para caminar rapidamente en el sentido indicado.

A través de Reales Decretos Leyes (RDL), hurtando así el debate parlamentario, imponen normas que desmontan el andamiaje construído desde la Transición. En Sanidad, a través de este método que burla la democracia, aprobaron el Real Decreto Ley 16/2012, que elimina la atención sanitaria universal y recupera la figura del asegurado, excluye de la cobertura sanitaria a miles y miles de personas, impone copagos y sustrae de la financiación pública más de cuatrocientos fármacos. Cuatro meses despues de su toma de posesión, el gobierno de Rajoy aprobó esta norma (que seguramente ya tenía preparada antes de ocupar el poder).

Recordemos la cronología. El PP ganó las elecciones en noviembre de 2011. El gobierno tomó posesión al mes siguiente. La Reforma Laboral (RDL 3/2012), que deja a los trabajadores en el desamparo, es publicada en el BOE a principios de febrero de 2012. (“¡Que se jodan! ¡Que se jodan!”, gritaba Andrea Fabra –hija del presidiario Carlos Fabra-, cuando Rajoy anunciaba en el Parlamento recortes en las prestaciones por desempleo). El RDL 16/2012 lo publicó el gobierno, eludiendo el debate parlamentario, en el mes de abril (con todo cinismo en el propio título la ley se presenta como orientada a garantizar la sostenibilidad de la Sanidad pública, cuando en realidad es una bomba en la línea de flotacion del sistema). 

Tengo la convicción de que este grupo que ahora ocupa el poder -que durante la campaña electoral prometió hasta la saciedad no tocar la sanidad, la educacion ni las pensiones- ya tenía estas leyes elaboradas cuando llegó a la Moncloa. La Reforma Laboral, la Lomce, y esta ley que desmonta la Sanidad pública: todos estos textos ya estaban escritos cuando prometían lo contrario. No fue la crisis la culpable, ni la “herencia recibida” que tanto pregonan: tenían un plan establecido, había una “agenda oculta”, una estrategia de ocupación del poder para vaciarlo desde dentro en beneficio de sus aliados. Y lo ejecutan sin compasión, sin valorar el daño ocasionado, sin dolerse con el sufrimiento de tanta gente que ve su vida desprotegida, sin esperanzas y sin apoyo público ante el desamparo.

Con la excusa de la crisis están ejecutando una expropiación de derechos básicos consolidados, después de realizar un auténtico fraude democrático: alcanzaron el poder prometiendo justo lo contrario de lo que tenían planeado imponer. Han burlado todas las reglas del juego y el país no se lo podrá perdonar, ni siquiera sus propios votantes.