El grupo Prisa de ha quitado de encima a Gemma Nierga, sin motivos conocidos, después de treinta años trabajando en la SER.

Hay ocasiones en que lo mismo da uno que otro, pero en el caso de Gemma, quienes la hemos seguido en sus diferentes apartados no la podemos sustituir por cualquiera, por muy buen historial que tenga el sustituto.

Gema tiene el problema de sus cuerdas vocales. Recuerdo cuando la operaron, la operación no era sencilla, pero Gemma salió adelante.

Cuando Gemma dirigía las tardes a mí me tenía embebida, y solo cuando el programa acababa, resucitaba yo. Escuché por vez primera la voz de Manuela Carmena, siendo Juez de Vigilancia Penitenciaria. Recuerdo a los amigos y grupos que Gemma aglutinaba a su alrededor. Me viene a la cabeza la maravilla de Radio Nicosia que salía los viernes, "mantener los programas en la Ventana con Gemma Nierga los viernes en le SER". Personas muy inteligentes contando sus experiencias cuando había que meterles el chute porque su cabeza lo necesitaba, y lo mucho que sufrían.

Otro de los días amables, el martes, era cuando Gemma conectaba con Valdemoro. Los presos contaban los problemas por los que habían sido encarcelados, cómo se portaban con ellos los carceleros, su propia y ascendente mejoría para una inclusión social... Era como estar allí, dentro de la cárcel misma y ver a la gente recluida. A la vez los presos se acercaban un poco a la realidad de extramuros.

En la Ventana me familiaricé con Manolo García; desde entonces he seguido su trayectoria musical, y puedo decir que me encanta.

El día de Juan José Millás, creo que era los viernes, era una gozada de aprendizaje desde casa.

Había música con esa familiaridad de Gemma para con los autores.

Ahora, por la mañana, la he podido escuchar menos, pero lo que me ha 'caído' me ha gustado mucho. Quizás no por el contenido, sino por la forma de presentarlo Gemma, con esa familiaridad hasta el punto de que igual mencionaba a sus hijos cuando el tema lo requería.

No creo que sepa la SER el enorme vacío que Gemma deja en esta cadena.

Recuerdo que fue muy controvertido el mensaje premonitorio que dijo Gemma a raíz del asesinato de su contertulio y amigo Ernest Lluch el 21 de noviembre de 2000, por la banda terrorista ETA. Fue objeto de una gran polémica cuando en la manifestación en repulsa por el asesinato hizo las siguientes declaraciones:

"Estoy convencida de que Ernest, hasta con la persona que lo mató hubiera intentado dialogar: ustedes, que pueden, dialoguen por favor".

Tenía razón. Además si Aznar en aquellos momentos ya había hablado con ETA, ese "movimiento de liberación vasco"

Solo el diálogo puede traer la paz en estos asuntos de barbarie terrorista.

Gemma, yo también me voy de la SER. Tú eras la excepción para mantenerme algún rato ahí. Sin ti, nada vale esta emisora del Grupo Prisa.

Gracias por lo mucho que nos has dado. Suerte, amiga, así te considero.