Con este espíritu, centenares de miles de personas nos hemos concentrado ante los Ayuntamientos de toda España. Se trata de una iniciativa ciudadana que ha prendido en las redes sociales como la espuma en los últimos días, con el objetivo de exigir a los líderes –Rajoy y Puigdemont- que dialoguen, que hablen, para encontrar soluciones a esta grave crisis que vivimos en Catalunya y en el conjunto de España, y que trabajen juntos para evitar a toda costa divisiones y enfrentamientos entre la ciudadanía…

En Barcelona, una multitud de miles de personas abarrotábamos la Plaça de Sant Jaume, sede del Ayuntamiento y de la Generalitat, y calles adyacentes, con ropa blanca y clara, y gritábamos en catalán y castellano “hablad, haced vuestro trabajo…”, “hablad o dimitid …” , “sí se puede …”. En plena efervescencia, una pareja de recién casados salió del Ayuntamiento. La multitud les ha dedicado una cerrada ovación y gritos de “que se besen, que se besen”, que venían muy bien para la ocasión.

Hoy, domingo, 8 de Octubre, en la misma línea, las calles de Barcelona se llenarán de gente otra vez para reclamar “Recuperem el Seny”, “Recuperemos la Sensatez”, para abrir vías de diálogo y concordia que la ciudadanía reclamamos con insistencia. Societat Civil Catalana (SCC), convocante de la manifestación, ha pedido que no haya más banderas que las constitucionales y estatutarias de España y de Catalunya y de la Unión Europea, y que se aparte de la manifestación a quienes den consignas de odio o enfrentamiento. Diversos partidos democráticos, entre ellos el PSC, apoyan la manifestación, que arrancará a las 12 en Plaza de Urquinaona, discurrirá por Via Laietana, para girar a la izquierda a concluir en la Estación de Francia, donde Isabel Coixet, Mario Vargas Llosa y Josep Borrell leerán un manifiesto.

Mañana hablamos.