La crisis como instrumento para recomponer la tasa de beneficio

La masa salarial empezó a caer a partir de 2009 como consecuencia de la destrucción del empleo asalariado provocado por la crisis, pero la mayor caída, tanto en cifras absolutas como porcentuales, se dio en 2012, como consecuencia de las reformas laborales y la devaluación salarial

La Agencia Tributaria acaba de publicar su estadística del Mercado de Trabajo en las Fuentes Tributarias correspondiente al ejercicio 2016 en la que  refleja la evolución de los salarios. Uno de los datos más destacados incluidos en la estadística es la denominada masa salarial, esto es, el montante global de los salarios recibidos por todas las personas que trabajaron por cuenta ajena. Aquí están todas las personas asalariadas, porque incluye tanto a las que trabajaron todo el año como a las que lo hicieron sólo una parte del mismo, bien porque se jubilaron, bien porque alternaron períodos con empleo y otros en desempleo.

En 2008 la masa salarial  en España fue de 366.818 millones de euros. Este fue su máximo valor porque a partir de ese momento empezó a caer y ahora, en 2016, la masa salarial es de tan sólo 336.938 millones de euros. Esto es, aún está 30.000 millones de euros por debajo de 2008. Ya pasaron ocho años, llevamos de tres de fase alcista del ciclo económico pero los salarios siguen muy por debajo de la cifra previa la recesión.

Un desplome de los salarios que en la realidad si tenemos en cuenta a evolución de la inflación. El IPC acumulado entre 2008 y 2016 en España es el 7,8% y, por lo tanto, la caída real de la masa salarial se eleva a 58.500 millones de euros, un retroceso del 16% en comparación con el año 2008. Para que se entienda mejor, aún faltan casi 60.000 millones para que recuperemos el volumen de salarios que había en 2008.

La masa salarial empezó a caer a partir de 2009 como consecuencia de la destrucción del empleo asalariado provocado por la crisis, pero la mayor caída, tanto en cifras absolutas como porcentuales, se dio en 2012, como consecuencia de las reformas laborales y la devaluación salarial.

En 2009 -año el que se perdió el 6% de empleo asalariado- la masa salarial retrocedió el 4%. En 2012, con una tasa de variación del empleo asalariado del –5%, se produjo la mayor caída de la retribución de los asalariados de la historia reciente de nuestro país, un retroceso del 7%. Y algo similar aunque con menor intensidad se produjo en los ejercicios posteriores. En 2010 y 2011 la masa salarial cayó a una media del 1,7% mientras que en 2013 retrocedió el 3%.

Por lo tanto, la evolución de la masa salarial registrada por la Agencia Tributaria confirma el diagnóstico sobre el deterioro del mercado laboral como consecuencia de las reformas laborales: la devaluación salarial provocada por la reforma agravó los efectos de la destrucción de empleo causada por la recesión. En la fase inicial a masa salarial cae por la pérdida de empleo pero en la segunda fase además de menos empleo hay peores salarios. El resultado es el desplome de la parte de la renta dedicada a salarios que se refleja de forma precisa en los datos de la Agencia Tributaria.

El bienio 2012/2013 es el bienio negro de los salarios en España, porque en dos años a masa salarial retrocede un 10%. En cifras absolutas, los salarios retrocedieron en 15.000 millones de euros en 2009, cayeron en 7.000 millones en 2010, y siguieron en la misma tendencia en 2011, luego de la primera reforma laboral, con una pérdida de 5.000 millones.

Es a partir de 2012 cuando la caída se dispara: pierden 22.000 millones de euros tan solo en ese ejercicio y otros 9.000 millones en 2013. En el bienio negro los salarios pierden casi 31.000 millones de euros, más que en el trienio 2009/2011 cuando la recesión fue más dura, con caídas del PIB del 3,5%.

En el año 2014, con el inicio del cambio de ciclo económico, la retribución salarial se estancó pero a partir de ahí empezó a crecer, gracias a generación de nuevo empleo y que los salarios, aunque apenas suben, al menos dejaron de caer. Aun así, tres años después de iniciada la fase alcista del ciclo la masa salarial está muy por debajo de la que había hace ocho años.

Esta es una cuestión fundamental, por qué a finales de 2016 el nivel del PIB ya estaba en cifras similares a las de 2008 y sin embargo la masa salarial, en términos reales,  estaba casi 60.000 millones de euros por debajo. ¿Como se explica este desplome? Pues porque hay menos asalariados y  los salarios medios son más bajos. Dicho de otra forma, porque  menos personas cobrando peores salarios alcanzan el mismo nivel de producción.

La conclusión es evidente: la crisis fue una estafa utilizada para provocar una redistribución de la renta en contra de los salarios en favor de los beneficios empresariales. O dicho con la vieja terminología, para recomponer la tasa de ganancia.

Evolución de la masa salarial

ab
Fuente: elaboración propia sobre datos Agencia Tributaria

Tasa de variación de la masa salarial

tabla
Fuente: elaboración propia sobre datos Agencia Tributaria