Después de Ripoll, el PP de Valencia ya no será el mismo

|

nuevatribuna.es | 19 Julio 2010 - 01:25 h.
NUEVATRIBUNA.ES - 8.7.2010

...que investiga un supuesto caso de corrupción por la adjudicación del plan de residuos de la comarca alicantina de la Vega Baja, que agrupa a casi una treintena de municipios.

Si, como así ha sido, Ripoll abandona la sede judicial imputado, caben dos opciones: que el Comité Nacional de Garantías y Derechos del PP decida su suspensión de militancia o que el propio dirigente 'popular' solicite la baja siendo así coherente con la postura que ha mantenido desde que estalló el caso Gürtel.

José Joaquín Ripoll nunca se ha alineado con la partidarios de esconder la basura debajo de la alfombra y mirar para otro lado. Ya sea porque es un firme partidario de la depuración de responsabilidades políticas en los casos de corrupción o porque como buen zaplanista no pierde oportunidad de hostigar a Francisco Camps, sus enfrentamientos con el presidente del Consell por este motivo han sido sonados.

En octubre de 2009 solicitó la creación de un comité de crisis para afrontar situaciones de "tragedia" como la sufrida, a su juicio, por el PP con Gürtel. En noviembre denunció haber recibido amenazas en el Comité Ejecutivo Regional del partido por su postura contraria a las "soluciones malas" propuestas por Camps para reestructurarlo y votó en contra de los nombramientos efectuados por el presidente tras el cese de Ricardo Costa como secretario general y portavoz del PP en Les Corts. Y el pasado 12 de mayo rechazó participar en la Junta Directiva Regional extraordinaria del PP convocada para analizar el fallo del Tribunal Supremo que ordenó reabrir la causa valenciana del 'caso Gürtel'.

Ahora bien, si Ripoll entrega su carné se produciría un agravio comparativo respecto a otros ilustres imputados: Francisco Camps por Gürtel y el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, por tráfico de influencias, cohecho y fraude fiscal. La pregunta es si Génova está por la labor de aplicar esa doble vara de medir y si Mariano Rajoy está dispuesto a asumir el coste de quedar en evidencia por su distinta manera de afrontar unos y otros casos.

De momento, el líder del PP se ha enganchado a la 'estrategia de la tinta de calamar' sembrando más sospechas sobre la confusa operación que se ha llevado a cabo esta semana contra los presuntos implicados en el 'caso Brugal' sin entrar en el fondo de la cuestión. Rajoy se ha preguntado "¿por qué hay contradicciones entre el juez y la Policía?" Y ha concluido que "los policías no son responsables porque son los mismos que estaban cuando nosotros estábamos en el poder. Hay que buscar las responsabilidades en los políticos".

No obstante, parece que el presidente nacional de los 'populares' podría estar barajando ya opciones como la convocatoria de un congreso extraordinario de su partido en la Comunidad Valenciana que recomponga el mapa de poder. La información es de la Cadena SER, aunque en general todos los medios constatan la preocupación que ha sembrado en el PP de Valencia la operación contra Ripoll. El diario Levante incluso afirma que la mañana del martes, cuando el operativo policial llevaba ya unas horas funcionando, hubo un aluvión de llamadas de dirigentes del PPCV a la dirección nacional de la calle Génova de Madrid para coordinar las actuaciones y buscar información. Uno de ellos, según el diario, consultó sobre si cabía la suspensión de militancia de Ripoll, dada la supuesta gravedad de los hechos.

Vota esta noticia:
Más acciones:


Columnistas Nuevatribuna