España necesita modernizar toda su red de vías, electrificarse al completo, mejorar y crear más líneas de cercanías, pues el tren es el medio de transporte más eficiente y ecológico. Pero el AVE ha sido el peor enemigo del ferrocarril

Cuando el secretario (ministro) de Transportes de los EE.UU visito el trayecto AVE Madrid/Zaragoza invitado por Pepiño Blanco que quería venderle el producto, el secretario estadounidense de Obama le dijo que estaba muy bien, pero eso era un tren para países ricos.

La historia del AVE es la historia de un gran despilfarro y de un inmenso beneficio para grandes constructoras y bancos, que han hecho su agosto y la tomadura de pelo generalizada para el país de nuevos ricos que fue la España de la burbuja inmobiliaria.

No niego que pueda haber algunas líneas de alta velocidad en algunos recorridos estratégicos y de gran interés y mucho tráfico. Pero con un tercio de lo que ha costado las líneas de AVE, se podían haber arreglado toda la red de vías, modernizado, eliminado curvas y mejorado trayectos de montaña, llenando a su vez todo el estado español de líneas más rápidas y convoyes tipo Talgo 200 que hubieran unido toda España con trenes de viajeros a 200 km/h que ya está bien y en vía convencional, insisto, modernizada. En lugar de eso se han creado más kilómetros de alta velocidad que Alemania o Francia, estados ejemplares en materia ferroviaria y por supuesto hubieran cubierto con justicia todos los desequilibrios e injusticias territoriales y se habrían podido soterrar muchas entradas a las ciudades.

La alta velocidad es además más cara, para el estado (es decir para todas y todos quienes pagamos impuestos), para el viajero y el territorio. La infraestructura AVE es carísima, es especial y única y necesita de inmensas inversiones. Inversiones que hipotecan el estado. Pero también a las familias. Los humildes hemos regresado al autobús.

España necesita modernizar toda su red de vías, electrificarse al completo, mejorar y crear más líneas de cercanías, pues el tren es el medio de transporte más eficiente y ecológico. Pero el AVE ha sido el peor enemigo del ferrocarril. Con lo que está costando llevar el AVE de Antequera a Granada, se habría mejorado de sobra las vías hacía Antequera y Moreda y se podría haber puesto de servicio la línea Baza-Lorca.

Insisto, lo cual no invalida tener ciertas líneas estratégicas de alta velocidad. Pero convoyes circulando a 200 km/h y coches mejores y más cómodos estarían circulando ya por todo el territorio estatal. Eso claro sin olvidar las mercancías. Las mercancías por ferrocarril son claves y la clave. Esa es por ejemplo la gran apuesta alemana, la mercancía por camino de hierro.

Extremadura tendría ya su digno tren a 200 por hora. Murcia no tendría que soportar al igual que Granada una ciudad con barrios cortados por el ferrocarril de alta velocidad con unas obras que más parecen una muralla que una vía férrea. Murcia vive una autentica revuelta ciudadana contra la falta de respeto y dignidad de ver su ciudad dividida, pero encima con un criterio de clase pues tanto en Murcia como en Granada, los barrios afectados son barrios de clase trabajadora, claro. Pero sobre todo Granada no llevaría cinco años ya aislada por tren y sin tren. Además la manía del AVE de centralizar todo el tráfico por Madrid, es otra locura, cuando el corredor del mediterráneo es el futuro y no el arco atlántico (lo siento, pero es así). El pensar solo en Madrid es un pensamiento viejo y desfasado además de que solo beneficia a los intereses de multinacionales y del sistema financiero radicado en Madrid, pero ni vertebra estado, ni sirve de puente entre pueblos incluido el madrileño, ni acerca nuestras exportaciones a la Europa del centro-sur y centro.

Pero sobre todo, aun reconociendo el avance que la alta velocidad ha supuesto, es más el despilfarro que genera y el desequilibrio que incrementa entre centros financieros y periferia rural e incluso industrial.

Aviso para navegantes: el ferrocarril es una apuesta pública y debe seguir siendo público. Los estados que lo han privatizado han conseguido incrementar el número de accidentes hasta límites insoportables, por ejemplo en Argentina y Gran Bretaña, por eso el laborismo de izquierdas de Corbyn lleva en su `programa renacionalizar el ferrocarril.