Maquíllate, maquíllate

La respuesta a la eterna pregunta de quiénes somos y hacia dónde vamos ha estado desde el origen de los tiempos ligada al maquillaje.

La cal viva y las estadísticas

Los números se han convertido en una de esas presencias tan cotidianas que al final ni siquiera deparamos en ellos.

El club de los pirómanos bomberos

Hay lógicas difíciles de entender, pero lógicas, al fin y al cabo. Como la que guiaba el comportamiento de ese vecino de Daimiel.

MadridVO y la censura bolivariana

La iniciativa del equipo de Manuela Carmena no pretende impedir a ningún periodista que escriba lo que considere oportuno. Nada eso.

Vomito, luego existo

Muy bajo debemos haber caído si nuestra mirada permanece impasible ante el naufragio de cuerpos hinchados que recibe la playa...

Gamonal y el misterio de los números

Los números siempre han estado envueltos por un halo de misterio que les convierte en defensores de secretos iniciáticos velados para la mayoría de los mortales...

El abismo, fase superior del capitalismo

Cautivo y desarmado el más inocente recuerdo del estado social, la crisis ha terminado. Este podría ser el parte final de esta última fase de unas hostilidades...

Disquisiciones abortistas en el portal de Belén

María sabía que su hijo iba a nacer condenado al martirio, a la agonía lenta. Sin embargo, nunca le pasó por el pensamiento la posibilidad de evitarle ese sacrificio...

Los ricos primero

Hubo un tiempo, añorado hoy por los conservadores más melancólicos, en que los manuales de urbanidad nos enseñaban la obligación de ceder el asiento...

Mandela y las concertinas

Mandela ha muerto. El símbolo, el preso, el terrorista, el libre, el hombre. Mandela ha muerto tras meses de angustia postergada. Libertad postergada...

Las buenas noticias al final del tunel

España se parece así a aquel angustiado personaje de Kubrick en Senderos de gloria, moribundo, incapaz de andar, agonizando en coma, atado a una camilla...

Del “nunca máis” al “outramáis”

La sentencia del Prestige ha terminado por convertir aquel desesperado grito de nunca máis en un nuevo lamento frente a outramáis, en esta España castigada...