SEÚN DENUNCIAN DESDE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Varapalo de la justicia europea a la "pésima gestión" de los residuos en España

Ecologistas en Acción emplaza a todas las administraciones a poner fin a la lacra de vertederos incontrolados y a dar un giro radical a la gestión de los residuos en el Estado español.

El 70% de los residuos en España terminan en vertederos, muchas veces sin que reciban ningún tratamiento, incumpliendo de forma flagrante la jerarquía de gestión de residuos

El 25 de febrero de 2016 el Tribunal de Justicia Europeo ha dictado una sentencia condenatoria contra el Reino de España por no cumplir los requisitos de la Directiva 1999/31/CE que regula el vertido de los residuos. Se trata de más de 30 vertederos distribuidos por toda la geografía del país (inicialmente el expediente incluyó 120), que ya habían sido previamente apercibidos a través de un procedimiento de infracción para que fueran sellados y clausurados, o debían ser acompañados de un programa de medidas para su acondicionamiento.

Si bien algunos de ellos han sido sellados y acondicionados fuera del plazo de los ocho años desde la entrada en vigor de la transposición de la Directiva (26 de abril de 2001), la sentencia deja claro que eso no es suficiente. Se requiere adoptar acciones para reducir sus efectos en el medio ambiente.

Los vertederos de residuos municipales y de “inertes” (residuos de construcción y demolición) sancionados son: 

País Vasco: Ortuella (Bizkaia) y Legazpia (Gipuzkoa).

Islas Canarias: Zurita y de Juan Grande (Islas Canarias), Barranco Seco (Puntallana, La Palma)

Andalucía: Vélez Rubio (Almería), Sierra Valleja (Arcos de la Frontera, Cádiz), Carretera Pantano del Rumblar (Baños de la Encina, Jaén), Barranco de la Cueva (Bélmez de la Moraleda, Jaén), Cerrajón (Castillo de Locubín, Jaén), Las Canteras (Jimena y Bedmar, Jaén), Hoya del Pino (Siles, Jaén), Bellavista (Finca El Coronel, Alcalá de Guadaira, Sevilla), El Patarín (Alcalá de Guadaira, Sevilla), Carretera de Arahal-Morón de la Frontera (Arahal, Sevilla), Carretera de Almadén de la Plata (Cazalla de la Sierra, Sevilla), El Chaparral (Écija, Sevilla), Carretera A‑92, KM 57,5 (Morón de la Frontera, Sevilla), Carretera 3118 Fuente Leona-Cumbres Mayores (Colina Barragona, Huelva), Llanos del Campo (Grazalema-Benamahoma, Cádiz), Andrada Baja (Alcalá de Guadaira, Sevilla), Carretera de Los Villares (Andújar, Jaén), La Chacona (Cabra, Córdoba) y El Chaparral-La Sombrerera (Puerto Serrano, Cádiz)

Aragón: Alcolea de Cinca (Huesca), Sariñena (Huesca), Tamarite de Litera (Huesca), Somontano de Barbastro (Huesca), Barranco de Sedasés (Fraga, Huesca) 

Región de Murcia: Jumilla (Murcia)

Como señalaba el informe de noviembre de 2013 "Un yacimiento en la basura" de Amigos de la Tierra y Ecologistas en Acción, el 70% de los residuos en España terminan en vertederos, muchas veces sin que reciban ningún tratamiento, incumpliendo de forma flagrante la jerarquía de gestión de residuos (reducción, reutilización, reciclaje) y la misma normativa europea, desperdiciando una enorme cantidad de materiales y provocando serios impactos en el medio ambiente. Es una situación intolerable, más aún cuando los objetivos vigentes de la Unión Europea y los propuestos en noviembre de 2015 por la Comisión Europea en el nuevo paquete de la economía circular exigen alcanzar un 50% de reutilización y reciclado en 2020 y un 65% en 2030, así como reducir el vertido de los residuos para 2030 al 10% de los generados. Algo fuera del alcance de la mayoría de las comunidades autónomas y municipios de nuestro país y que, con toda probabilidad, será incumplido por España en 2020.

En la relación de vertederos sancionados no son todos los que están ni están todos los que son: nos consta que hay vertederos con plan de clausura, pero también han quedado sin condena muchos vertederos irregulares que afean y destrozan el paisaje de península e islas.

El hecho de calificar como “inertes” muchos de estos vertederos enmascara la realidad: al no contar con vigilancia alguna, los residuos que se mezclan son de diversa procedencia y naturaleza, incluidos los de componentes peligrosos, como es el caso de los RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos). También la presencia de restos orgánicos desmiente esa presunta característica de ”inerte”, y es evidente que en muchos también se vierten residuos urbanos.

Ecologistas en Acción emplaza a todas las administraciones a poner fin a esta lacra de vertederos incontrolados y a dar un giro radical a la gestión de los residuos: aplicar tasas que disuadan el vertido y que graven la incineración, recoger selectivamente y compostar la fracción orgánica, implantar sistemas de retorno para los envases y visibilizar y responsabilizar a los ciudadanos en los residuos que generan (pay as you throw) son medidas que evitarían ulteriores sanciones judiciales.