UNIDXS SOMOS MÁS

Un plan medioambiental para Castilla-La Mancha

Rosa Eugenio Prieto y Jacobo Medianero | Castilla-La Mancha no puede apostar por modelos que acaban con nuestro paisaje y dejan nuestro territorio cual páramos, como los proyectos mineros.

Izquierda Unida tiene un Plan y en esta región ese Plan no puede realizarse sin nuestro valor más importante: la riqueza ambiental de Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha viene de años de ser utilizada para los intereses espurios de las políticas de partido. Ya no queda tiempo para eso. Hay cuestiones (que esbozaremos más adelante)  que  tenemos que abordar ya, que se interrelacionan unas con otras porque el medioambiente es una cuestión trasversal que influye en otros aspectos de nuestra realidad  y que, en conjunto, supone un cambio en la concepción de nuestra propia vida.

Comenzamos con el tema de la Energía y el cambio de Modelo Energético. Vivimos en la región de más horas de sol del país, pero con una legislación nacional pésima que impide la generación de microproductores y el autoconsumo. Indudablemente, la legislación nacional no compete a Castilla-La Mancha, pero hay otras comunidades autónomas que, a pesar del marco legislativo nacional, han desarrollado mecanismos para intentar paliar los efectos de esa legislación. Pero, además de buscar fórmulas que ayuden al autoconsumo energético, es necesario ser contundentes en el rechazo a los proyectos  de producción energética que ocasionan serios daños a nuestro entorno,  como el fracking o la construcción del  ATC en  Cuenca o un ATI en Almaraz.

Otro de los puntos clave, que este año se nos ha mostrado en toda su magnitud, es el de la gestión de otros residuos (recordar que el ATC es colocarnos uno de los más peligrosos). El problema es la concepción del medio rural como productor barato y basurero de las grandes ciudades. Es tratar una región con unos hábitats únicos como  un estercolero.  Además, hay que señalar que el negocio de los reciclajes mal entendido, y si cae en manos de “delincuentes”, puede convertirse en un delito que sale muy rentable por los altos costes que la sociedad paga para ejercer ese trabajo de recuperación y reciclaje.

Castilla-La Mancha no puede apostar por modelos que acaban con nuestro paisaje y dejan nuestro territorio cual páramos, como los proyectos mineros. Al revés, es necesario  hacer una firme apuesta por nuestro medio ambiente, poner en valor nuestros mejores hábitats, hacer de Castilla-La Mancha reclamo para un nuevo turismo.  Tenemos particularidades ambientales como un rio único en Europa, un río  como el Guadiana que, si fuese respetado, podría ser la primera atracción de turismo ambiental a nivel europeo.

Ese cambio de modelos también es necesario en nuestro campo. Nuestros agricultores presionados por un sistema perverso que obliga a vender al precio que marque el mercado, se han visto en la obligación de multiplicar las hectáreas de cultivo y aumentar regadíos para poder paliar el efecto de la caída de precios de sus productos. Por eso es necesario el cambio  en el modelo agrícola que empuje por lo ecológico y una producción con mayor valor añadido, cerrando círculos de producción en los que se dé salida a estas nuevas producciones agrarias y, por supuesto, siendo respetuosos con el medioambiente, política que no ha sido promovida por las ayudas como la PAC.

Y, para terminar y relacionado con el modelo agrícola, el AGUA. Somos agua, es la base de la vida, la nuestra y la de miles de especies que conviven con nosotros. El modelo de gestión del agua en España, que pretende atender todas las demandas, es un modelo que no es sostenible y no se puede enmarcar en la DMA, tal y como señalaron desde Bruselas con un informe del Comité de Peticiones fruto de 4 años de trabajo a través de nuestra petición y que consiguió traer una amplia delegación de eurodiputados y eurodiputadas a conocer la realidad del Tajo. El agua es un recurso  finito y se debe gestionar desde el paradigma de la Nueva Cultura del Agua.

Mucho hemos trabajado ya, con grandes logros frente a infinitas presiones, pero no podemos conformarnos. Queda mucho trabajo por hacer en esta región que es tan grande como hermosa y diversa.

Rosa Eugenio Prieto y Jacobo Medianero | Unidxs somos más