ANTE LA AMENAZA DE UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL

¿Qué escenario "black swan" puede afectarte, en realidad, por un enfrentamiento nuclear en Corea?

El régimen de Corea del Norte amenazando de nuevo con la "guerra termonuclear" y todos los males del infierno. Estados Unidos ejerciendo de extraño bombero prende fuegos, avivando el conflicto.

El escenario de escalada podría parecernos similar al de otros años. Pero este año parece haber "algo más" en el ambiente. Distintos analistas y líneas editoriales creíbles lo han venido advirtiendo. Esta vez puede que sí. Esta vez hay distintos factores que van de un nuevo e inexperto presidente al frente de EEUU que (actuado o no) vincula su propia imagen personal y política a un supuesto carácter agresivo-resolutivo, a un inaudito neobelicismo generalizado, o a la sensación, por primera vez, de que realmente podría estar siendo considerado como algo aceptable el recurso "limitado", regional, a un enfrentamiento nuclear para pararle los pies definitivamente al régimen con su programa de armas nucleares antes de que termine de desarrollarlo y adquiera alcance "global".

Se habla incluso de la "crisis de los misiles de Cuba a cámara lenta" de nuestro propio tiempo.

Ahora bien. Si todo esto es así, ¿en qué consistiría tal enfrentamiento si de verdad se llegase a producir?, ¿qué alcance tendría?, ¿qué efectos podría tener para ti que vives fuera de Corea, Japón -Hawái, si se quiere en todo caso-, lejos del actual corto-medio alcance que entrarían en juego?

¿Sería la principal amenaza un pulso electromagnético (EMP) sobre el norte del continente americano?, ¿sería la principal amenaza la radiación, y todos tendríamos que buscarnos, pues, algún tipo de refugio nuclear?

No. La primera amenaza de referencia sería el hambre. Pero el hambre, y distintas hambrunas, es algo atroz que ya existe en el mundo.

Hablamos de una previsible crisis en la producción de alimentos como consecuencia de los efectos en atmósfera de las detonaciones nucleares (más o menos profunda en función de mayor o menor número de éstas), y a una escala muy superior a lo conocido en nuestros días, y que en cierta medida podrían suponer la reedición de otras grandes crisis alimentarias de siglos pasados.

No hablamos de la "desaparición de la comida", no en esos términos, por lo menos no en el llamado "primer mundo", pero sí un fuerte incremento del precio de los alimentos más básicos, lo que ahondaría más aún en la grave situación actual de riesgo y exclusión social para millones de personas en todo el globo. Por supuesto en el actual estado de cosas en el llamado "tercer mundo" las cosas serían todavía peores de lo que ya son, y nuevas situaciones de auténtica hambruna y escasez proliferarían.

Clicando aquí puedes leer más sobre ello en castellano y en relación a la amenaza demasiado desconocida hoy día de esa llamada "guerra nuclear limitada" (Informe "Hambruna nuclear: mil millones de personas en riesgo").

Y, junto a ello, una segunda amenaza complementaria para ti: tu vulnerabilidad ante tu propio grado de endeudamiento, hipotecario o de otro tipo, ante una nueva crisis económica internacional que cabría esperar, igualmente, ligada a ello mismo; y muy especialmente siendo Japón uno de los países que se verían probablemente atacados en su propio territorio e infraestructuras.

Es decir, si realmente se llegase a la confrontación nuclear "limitada", hablamos igualmente de un escenario black swan de alcance global -no te quepa la menor duda en ello aún cuando las bombas nucleares sólo cayesen regionalmente (y para ellos sí pudiese representar un escenario nuclear-EMP en primer término)-, sólo que distinto de lo que se pudiera imaginar a primera vista.

Uno con distintas consecuencias climáticas, en la producción de alimentos y económicas (hemos dicho Japón). Y ello en un momento en el que ninguna de esas tres cosas mencionadas se muestran especialmente resilientes, sino lo contrario.

Uno que hundiría todavía más al tercer mundo y llevaría al borde del exterminio por inanición a todavía más de sus sociedades, y uno que aún teniendo suficiente capacidad Europa- Estados Unidos y países de América Latina para poder superarlo (no sin gran dureza), exacerbaría mucho más las desigualdades sociales, extendería la pobreza en sus peores formas, llegándose incluso a percibir de modo directo tal escasez alimentaria, a "saber lo que es pasar hambre", como nos han dicho siempre nuestros mayores.

¿Para qué sirve todo esto entonces?

Para entender la naturaleza real de la amenaza que te afectaría a ti, en caso de tener lugar la primera guerra nuclear de la historia de la humanidad:

Amenazas que en este caso se llaman "escasez alimentaria" (alto precio, más difícil acceso) y "empobrecimiento". Ambas además complementarias entre sí, en lo que podría ser una imagen (no la naturaleza de la crisis en sí) cercana a aquella otra de hace ahora casi un siglo de las colas del hambre y la asistencia social de la crisis del 29.

Y si tienes esto claro, y centrándote en las cosas correctas, podrás anticipar y aplicar una autoprotección familiar de más efectividad.

Podrás dejar de darle vueltas a otros elementos como búnkeres y similares que poco tienen que ver, en realidad, con tu autoprotección para ti que estás fuera de la zona regional de conflicto directo.

Centrarte así, con mejor criterio, en otros aspectos como lo muy baratas y almacenables -y por muy largo tiempo (4 a 6 años)-, que son hoy productos de conserva que en un momento dado pueden repentinamente no serlo tanto ni tan barato (comienza siempre por las legumbres, en particular lentejas y garbanzos de muy alto valor, añade siempre complementos alimentarios en formatos de larga conservación también como los de espirulina platensis y complementos vitamínicos). Y así, de paso, ya tenemos la reserva familiar de base para muchos otros escenarios.

O céntrate en lo interesante que puede ser iniciarnos en el huerto urbano (comenzando por leer esta estupenda guía introductoria en castellano de la Diputación de Alicante) haciéndonos más resilientes per se, con ello mismo y de modo que en nuestro propio entorno, en muy poco espacio, podamos sacar un interesante rendimiento de alimentos frescos extra (unos 20Kg/metro cuadrado huerto urbano/ año, estima la FAO, puede parecer poco pero no lo es, un par de metros cuadrados, 40 kg de tomates, ajos, cebollas frescos y gratis, que se prestan especialmente a ese tipo de cultivo, serían oro puro). O acaso, en otro orden de cosas, tomar ciertas precauciones y resguardos en relación a nuestra situación económica y recortar previsiones de endeudamiento, conocedores de todo esto.

Este es el escenario black swan en juego, y esas son las concretas amenazas a las que deberías prestar atención y hacerlo desde ya, para caso de que realmente lo peor se llegase a desencadenar en Corea.

No te confundas y que no te confundan con medidas de otro tipo de escenario.