RESULTADOS PUBLICADOS EN BIOELECTROCHEMISTRY

Desarrollan un biosensor que detecta de forma rápida mutaciones genéticas

Un grupo de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha demostrado que la interacción de colorantes con ADN también puede ser útil para detectar mutaciones de los genes específicas.

"Este biosensor está basado en los colorantes 'Safrina' y 'Azure A', y es útil para detectar secuencias específicas de ADN, o la presencia de mutaciones en las bases de las mismas"

Según informó la institución académica, los resultados, publicados en Bioelectrochemistry, fueron aplicados al desarrollo de un biosensor electroquímico que ha permitido detectar, de forma rápida y sencilla, dos de las mutaciones genéticas más comunes asociadas a la fibrosis quística.

Según explica Encarnación Lorenzo, directora del Grupo de Investigación en Sensores Químicos y Biosensores de la UAM, "este biosensor está basado en los colorantes 'Safrina' y 'Azure A', y es útil para detectar secuencias específicas de ADN, o la presencia de mutaciones en las bases de las mismas". "El método se ha aplicado con éxito a la detección de las mutaciones más comunes, la 'F508del' y la 'p.Gly542Stop', en el gen regulador de la fibrosis quística, en muestras reales extraídas de células sanguíneas de pacientes que sufren la enfermedad", añade la investigadora.

Así, la hibridación entre cadenas sencillas de ADN es la forma más específica para reconocer estas mutaciones. Disponer de sistemas simples y rápidos para detectarla supone un gran avance en el diagnóstico de enfermedades asociadas a la presencia de mutaciones en los genes relacionados con la fibrosis quística, señala la institución.

Por ello, según apuntan desde la UAM, los biosensores electroquímicos son excelentes herramientas para lograr esta finalidad, siempre que se disponga de moléculas electroactivas que interaccionen de forma muy selectiva con la doble cadena formada tras la hibridación, como es el caso de los colorantes 'Safrina' y 'Azure A'.

gen-RECQL