EL SECTOR DE LA REUTILIZACIÓN SE ABRE PASO

¿Qué es la alargascencia?

Un nuevo informe pone de manifiesto los problemas y los potenciales de los establecimientos que trabajan contra la práctica de la obsolescencia.

Las propuestas de acción de Amigos de la Tierra, son la puesta en marcha de campañas institucionales de promoción de actividades de reparación, venta de segunda mano, intercambio, etc

El informe de Amigos de la Tierra, realizado en colaboración con la facultad de sociología de la Universidad Complutense de Madrid, muestra el perfil medio de las personas que se dedican a este tipo de negocios, los productos que más comúnmente se reparan, venden de segunda mano o alquilan, así como las barreras que se encuentra el sector para poder crecer.

Amigos de la Tierra ha publicado hoy un estudio sociológico basado en los resultados de las encuestas realizadas en el sector de la reutilización, “Alargascencia: una herramienta frente a la obsolescencia. Estudio sociológico del sector de la reutilización”, en el marco de su campaña contra la obsolescencia, Alargascencia. En este sector se encuentran comercios de reparación, alquiler, intercambio y venta de segunda mano, de diferentes productos, como aparatos eléctricos y electrónicos, textil, bicicletas, muebles, etc. Estos establecimientos forman parte del directorio web de la organización, alargascencia.org. A su vez la ONG ha lanzado recientemente varios vídeos sobre la iniciativa. 

Con este estudio la asociación ecologista quiere profundizar en la situación de este sector, en muchos casos invisibilizado, a pesar de su trabajo en pro del medio ambiente. La campaña de Amigos de la Tierra, Alargascencia, busca promover este tipo de establecimientos, que velan por el medio ambiente mucho más de lo que creen sus responsables.

Entre los resultados se ha detectado la vocación y motivación de las personas que dirigen estos establecimientos, así como su interés en mantener su actividad a largo plazo. Los rendimientos económicos de su trabajo se valoran entre regulares y buenos, de hecho se percibe un incremento en el número de clientes en los últimos años, en una gran parte debido a la crisis, por lo que se presume un ahorro económico frente a la compra de un producto nuevo.

El valor aportado por estos establecimientos de tipo ambiental y social no es percibido por la totalidad de los gestores de los mismos. Aquellos que sí son conscientes de su impacto positivo sobre el medio ambiente, consideran que reducen el uso de recursos naturales, la generación de residuos y la huella de carbono.

Entre las barreras manifestadas por los encuestados, destacan la mala calidad de los productos, que dificulta su reparación e implica precios bajos en los productos nuevos; falta de información a la ciudadanía sobre las alternativas que existen frente a la compra de productos nuevos, y las trabas fiscales y burocráticas impuestas a estos negocios, por lo general de pequeño tamaño.

Las propuestas de acción de Amigos de la Tierra, a la vista de los resultados, son la puesta en marcha de campañas institucionales de promoción de actividades de reparación, venta de segunda mano, intercambio, etc., la reducción del IVA a estas actividades, motivada por el valor ambiental aportado, tal y como se ha hecho en Suecia para las actividades de reparación, y sanciones o incremento de carga fiscal a los productos diseñados para durar menos o difíciles de reparar.