CON FINANCIACIÓN MAYORITARIAMENTE PÚBLICA

Núñez Feijoo regala el nuevo Hospital de Vigo a las empresas privadas

Por Manuel Martín García | El gobierno gallego está empeñado en la privatización del NHV, a pesar de su financiación mayoritariamente pública y de  los múltiples incumplimientos de la UTE concesionaria...

Nuñez Feijóo al ganar las últimas elecciones abandonó el modelo de financiación y gestión publica del NHV que se había establecido a través de la SPI (Sociedade Pública de Investimentos de Galicia) y decidió sustituirlo por un modelo de financiación y gestión privada tipo PFI, con un sobrecoste aproximado de 1200 millones de euros, sin incluir la merma en los beneficios públicos y los copagos que gravarán a la población del Área, debido a la cesión a la UTE de la gestión del aparcamiento y de los otros locales del entorno hospitalario.

La decisión del gobierno gallego de privatizar el NHV, sin tener en cuenta sus consecuencias sanitarias o económicas, se reflejó desde un principio  en su empeño por evitar la realización del informe sobre las repercusiones presupuestarias del proyecto, exigido por el Ministerio de Economía y Hacienda debido a que “las fórmulas de colaboración público privada  pueden representar un considerable impacto a largo plazo sobre las cuentas públicas” La Xunta, conocedora de la orden (BOE 24 de mayo de 2010) se apresuró a licitar el NHV en la primera quincena de mayo, días antes de la publicación de dicho RD.

El gobierno gallego, asesorado por la multinacional Price Waterhase Cooper (PWC), seleccionó a la Unión Tempral de Empresas (UTE) liderada por Acciona, y formada por las constructoras Puentes y Calzadas, OCASA, el gigante francés de energía Dalkia (Altair) y Concessia Cartera. El informe en el que constan los criterios de selección por parte de la consultora PWC y que ha costado 220.000 euros a las arcas públicas gallegas está desaparecido.

Se han modificado las condiciones del contrato y la composición de la UTE

Las entidades financieras que formaban parte de la UTE se han fusionado o han sido nacionalizadas y Acciona tiene problemas de efectivo y su solvencia está muy cuestionada.

Como consecuencia, el Nuevo Hospital de Vigo (NHV)  se quedo sin financiación privada, lo que obligó a paralizar las obras en el verano de 2012. El plazo de construcción, de 31 meses, finaliza en octubre de 2013  y ya es imposible de cumplir.

Por otra parte, la UTE concesionaria ya no existe como tal. Una de las dos constructoras, OCASA, denunciada por estafa y multada por competencia, está en suspensión de pagos y las cajas de ahorros españolas han abandonado Concessia Cartera, de la que ahora solo forma parte el fondo de riesgo norteamericano “Hill International”

Aunque la financiación del centro aparece como privada en realidad se hará con dinero público

La UTE precisa 315 millones de inversión para financiar el hospital. En el Contrato de adjudicación se recogía que el 20% de este dinero lo  debía poner la UTE con aportaciones de capital de las empresas que la formaban y el 80% restante (250 millones) debía obtenerlo de préstamos en el mercado bancario.

Sin embargo el pasado 1 de agosto Feijóo confirma que la UTE concesionaria ya dispone de los 250 millones de euros necesarios para finalizar la construcción del NHV, que se desglosan de esta forma:

• 110 millones es dinero público del Banco Europeo de Inversiones (BEI)

• 30 millones es dinero público del Instituto de Crédito Oficial (ICO)

• 110 millones es un préstamo sindicado en el que participan los bancos españoles BBVA, Santander, Caixabank, Banco Popular y NGB.

Como consecuencia el NHV ya no será de financiación privada (como recogia el Contrato) ya que el 44% de la obra total y el 56% de la financiación monetaria se realizará con dinero público. Además, gran parte de la financiación restante también corre a cargo de los contribuyentes, debido a las escandalosas e irrecuperables ayudas con fondos públicos a los bancos que formaban parte de la UTE concesionaria y a los bancos que se han apuntado recientemente a la operación.

Caixabank se ha quedado con el banco de Valencia tras su rescate multimillonario, a cambio de 1 solo euro. El presidente de Caixabank codirigía el FROB en el momento del rescate sobrevalorado del banco levantino, que posteriormente se ha anexionado.

BBVA se ha quedado con el banco nacionalizado Unnim, también por 1 euro.

El Banco Santander pretende a Cataluña Bank y Caixabank a NGB, otros 2 bancos rescatados con fondos públicos, operación para la que el ministro De Guindos (ex directivo de PWC) ha comprometido otros 7000 millones de euros de dinero público.

Llama la atención la inclusión de Nueva Galicia Banco (NGB), que a pesar de haber sido rescatada con miles de millones de euros de los contribuyentes, afirma no disponer de fondos para los afectados por las preferentes pero si para la financiación privada del NHV y del Banco Popular, que según los informes más recientes de las agencias de calificación, su solvencia está al nivel del bono basura.

Los bancos y fondos de inversión extranjeros harán un suculento negocio gracias a la privatización de los servicios del NHV y a los severos  recortes realizados en el proyecto, que privan al Hospital de su carácter estratégico

La banca, Acciona, el fondo estadounidense “Hill International” y la multinacional francesa Dalkia (Altair)  se quedarán con la gestión de los servicios no sanitarios del nuevo hospital y a pesar de que la financiación del NHV será esencialmente pública y del escaso riesgo de la operación para estas empresas, el canon, de 71 millones de euros/año parece que no disminuirá.

La reducción de camas, espacios y equipamiento del NHV con respecto al proyecto del bipartito obliga al mantenimiento del Concierto Singular con Povisa, y otros 74 millones de euros anuales  seguirán gravando las arcas públicas

Con toda probabilidad, como ya ha sucedido en Madrid, las empresas privadas acabarán apoderándose también de la gestión de los servicios sanitarios del centro, no en vano Caixabank está asociada con Mutua Madrileña y ambas son las propietarias de la aseguradora Adeslas. Su coste rondará los 260 millones de euros al año, si la “cápita” fuese similar a la que actualmente tiene el hospital de Povisa (aunque está pendiente de actualización y no incluye el gasto farmacéutico hospitalario)

Todo este embrollo se explica por los conflictos de interés en juego, mientras que la multinacional auditora PWC, aparece como el auténtico gobierno en la sombra

La decisión es tan descabellada que solo puede justificarse por los conflictos de interés existentes y solo ha podido llevarse a cabo debido al nombramiento de personas vinculadas en los organismos públicos de decisión:

En el centro de la maraña de intereses se encuentra la consultora PWC que es arte y parte ya que ha asesorado a la Xunta en la elección de la UTE concesionaria del NHV, es la consultora de la CAM/Banco Sabadell y del Banco Popular y ha auditado a Caixa Galicia durante la fusión para formar NGB. El presidente del FROB proviene de PWC

El secretario general de Hacienda, ministerio responsable de controlar las consecuencias de la operación en el déficit público de Galicia, también era directivo de PWC

La directora del Instituto de Crédito Oficial (ICO), de donde parte el dinero público inyectado a Acciona, fue inhabilitada durante 7 años por conflicto de intereses, ya que provenía de PWC y participó en el proceso de adjudicación de varios contratos a dicha firma. Fue sustituida en febrero de 2012 por un directivo del BBVA, entidad también implicada en la financiación del hospital.

El Grupo POVISA, uno de los grandes beneficiarios del recorte y la privatización del NHV, tuvo  como directiva a la actual Conselleira de Sanidade.

Por último las empresas privadas de catering, limpieza y seguridad, también están muy interesadas en la privatización y en la externalización de servicios en la sanidad viguesa. Entre ellas destaca el Grupo Eulen (de la hermana del presidente Feijóo) que además de servicios no sanitarios gestiona las residencias para mayores en Galicia y ya se está haciendo un hueco en la asistencia sanitaria, que experimenta en el Centro de salud “L’Escala” y en varios consultorios en el Servicio Catalán de Salud, por lo que no sería de extrañar que se esté preparando la privatización de la Atención Primaria.

El gobierno gallego está empeñado en la privatización del NHV, a pesar de su financiación mayoritariamente pública y de  los múltiples incumplimientos de la UTE concesionaria, cediendo la gestión a un fondo de inversión estadounidense, a una multinacional francesa y a la banca española. La maraña de conflictos de interés existentes deslegitiman la decisión, cuyos costes serán impagables y representarán el inicio del fin de la sanidad pública viguesa.

Manuel Martín García | Presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública