Las ferias como herramientas estratégicas de marketing

Se acerca el final del año, un momento en el que toca hacer balance de toda la actividad de 2016 y comenzar a diseñar y planificar la estrategia comercial para 2017.

Flickr | Andrzej Olchawa
Flickr | Andrzej Olchawa

Se acerca el final del año, un momento en el que toca hacer balance de toda la actividad de 2016 y comenzar a diseñar y planificar la estrategia comercial para 2017. Es el momento de recopilar todos los datos e insights que han generado nuestras acciones promocionales, para marcar unos objetivos específicos y desarrollar una estrategia efectiva en torno a ellos. 

La globalización, la irrupción de las nuevas tecnologías e internet ha provocado que cada vez sea más complicado hacer destacar nuestro producto o servicio entre los de la competencia. Nuestros clientes están expuestos a más de 3000 impactos visuales al día, y la red, además, les abre una nueva ventana a otros mercados e incluso a webs donde pueden acceder a comparativas entre sí de productos. Los influencers canalizan y dirigen los mensajes de los diferentes targets, lo que en muchas ocasiones impide nuestro contacto directo con el usuario, que escucha nuestro mensaje a través de terceros.  

En un entorno tan saturado y competitivo como es el de los medios digitales, las ferias y eventos del sector se erigen como herramientas de marketing muy efectivas, que nos dan la posibilidad de tener un contacto más natural y directo tanto con nuestros clientes, como con partners o especialistas del sector. Es el lugar perfecto para hacer llegar nuestro mensaje de manera directa y establecer alianzas estratégicas.  No obstante, si queremos que una acción tan costosa sea efectiva, es importante que planifiquemos adecuadamente a cuáles debemos asistir, cómo y con qué objetivo.

Selecciona la feria adecuada 

No todas la ferias del sector tienen el mismo interés. En función de la finalidad con la que pensemos a acudir, su periodicidad y poder de convocatoria, puede ser más interesante una u otra. Si hemos lanzado un nuevo producto a nivel nacional, quizá no tenga mucho sentido invertir en una costosa feria internacional fuera del país, por muy prestigiosa que sea. En cambio, si estamos en pleno proceso de internacionalización o buscamos partners o socios internacionales, lo más apropiado ese año sería prescindir de las ferias locales e invertir en un reconocido evento internacional. 

Fija el presupuesto 

Partir de un presupuesto previo facilitará el diseño de las diferentes acciones a la hora de planificar la presencia en la feria y evitará sorpresas de última hora. Debes tener en cuenta los materiales, el equipo comercial, los viajes, los desplazamientos y el alojamiento, así como las acciones online y offlineprevias y posteriores a la feria. Es interesante nombrar a un responsable o coordinador de la feria que se encargue de controlar todos estos pormenores y que elabore una propuesta sobre el alcance de la acción, la inversión y el retorno estimado de la misma. 

Diseñar un stand con impacto 

El stand que elijamos para estar presentes en la feria será nuestra principal carta de presentación. El diseño, la imagen, los materiales utilizados y los elementos de apoyo serán la cara de la compañía para los asistentes al evento y del acierto en nuestra elección dependerá que logremos atraer a un mayor número de público hacia nuestro stand. Es importante que nos apoyemos en una empresa experimentada y de confianza para llevar a cabo estos trabajos. Los profesionales adecuados sabrán guiarnos en función del espacio que contratemos en la feria, su posición en el pabellón, la iluminación, el efecto que queramos transmitir y las acciones que decidamos llevar a cabo dentro del mismo. Es muy interesante además que para el resto de materiales promocionales (cartelería, flyers, tarjetas de visita, etc.) trabajemos con la misma agencia, puesto que esto asegurará la homogeneidad y sostenibilidad en la producción de todos los materiales, lo que transmite una imagen de seriedad, profesionalidad y rigor. 

Equipo de profesionales 

Los profesionales que seleccionemos para estar presentes durante la feria serán la imagen más cercana que el cliente tenga de nuestra compañía. Si es una feria especializada del sector es importante contar con profesionales internos experimentados que transmitan un conocimiento profundo del negocio. Aunque contratemos personal de apoyo como azafatos o comerciales, contar con la presencia de algún técnico o directivo puede atraer la atención tanto de nuestros clientes como de posibles socios que busquen salir de la feria con acuerdos de colaboración sólidos. 

Acciones posteriores a la feria 

Es importante que incluyamos herramientas de medición que nos permitan evaluar el impacto de nuestra presencia en la feria: número de personas que han pasado por el stand, número de usuarios que han entrado en nuestra página web después de la feria, interacciones antes, durante y después de la feria en redes sociales, contratos firmados durante la feria, repercusión en los medios de comunicación, entre otros. 

En un entorno en el que el usuario pide cada vez más un contacto transparente y cercano con sus marcas, las ferias y eventos pueden ser una oportunidad excelente para establecer esa relación más humana y distendida con nuestro público objetivo. Apoyándonos en los profesionales adecuados podemos además diseñar stand impactantes y acciones promocionales durante el evento que perduren en la memoria del cliente.