VIOLENCIA DE GÉNERO

Un 27’4% de jóvenes cree que la violencia de género es una conducta normal en la pareja

Los niños pueden aprender que la violencia es un medio lícito de resolver los conflictos y las niñas pueden asumir el maltrato como algo ‘’normal’’ en una pareja.

Está suficientemente demostrado que niños y niñas aprenden e interiorizan el modelo familiar observado. Así, los niños pueden aprender que la violencia es un medio lícito de resolver los conflictos y las niñas pueden asumir el maltrato como algo ‘’normal’’ en una pareja. De este modo el modelo sexista, que genera violencia, se perpetúa y trasmite de generación en generación.

El trabajo con niños y niñas, no sólo en el ámbito terapéutico, para paliar los efectos de la violencia, sino también como medida preventiva, para evitar que el modelo desigual de relaciones entre hombres y mujeres se reproduzca en el futuro. Por lo tanto, coeducando estaremos previniendo la Violencia de Género, que es la más dramática expresión de la estructura sexista de nuestra sociedad.

img-blogvoluntariadohome-2

Proyecto de Intervención Psicosocial con Menores

Surge de la necesidad observada durante todos nuestros años de trabajo diario con mujeres en situación de Violencia de Género en el ámbito familiar.

A menudo los hijos e hijas de estas mujeres son víctimas directas del maltrato físico, psicológico o sexual. De cualquier modo, la dinámica familiar tiene siempre consecuencias psicológicas y sociales sobre ellos/as y sobre la relación con sus madres. El/la menor suele presentar baja autoestima, depresión, conductas agresivas o regresivas, problemas de alimentación… y en la adolescencia conductas delictivas, escapismo, consumo de estupefacientes… Existen conflictos entre la madre y sus hijos/as, problemas de comunicación, de límites…

Está suficientemente demostrado que el/la niño/a aprende e interioriza el modelo familiar observado. Así, los varones pueden aprender que la violencia es un medio lícito de resolver los conflictos y las niñas pueden asumir el maltrato como algo ‘’normal’’ en una pareja. De este modo el modelo sexista, que genera violencia, se perpetúa y trasmite de generación en generación.

Entendemos el trabajo con niños y niñas, no sólo en el ámbito terapéutico, para paliar los efectos de la violencia, sino también como medida preventiva, para evitar que el modelo desigual de relaciones entre hombres y mujeres se reproduzca en el futuro. Por lo tanto, coeducando (educando en la igualdad) estaremos previniendo la Violencia de Género, que es la más dramática expresión de la estructura sexista de nuestra sociedad.

Después de catorce años, hemos podido comprobar que nuestro modelo funciona. Que ha tenido y sigue teniendo un impacto positivo en la vida de los niños y familias atendidas. Por eso, queremos darlo a conocer, publicando nuestro manual y compartiéndolo con otras entidades. Además, queremos organizar una exposición itinerante con algunos de los dibujos realizados por los niños durante las sesiones. Tienen una calidad expresiva capaz de llegar lejos y de hacer entender lo que realmente significa ser víctima de la violencia.