INFORME COMPLETO DE CCOO INDUSTRIA

¿Cuál es el estado de salud de la industria diez años después de que estallara la crisis?

Solo se ha recuperado el 15% del empleo industrial que se eliminó durante la crisis, pese a que en el segundo trimestre del año los puestos de trabajo industriales crecieron un 2,9%.

"Situación de la industria y evolución de la economía española". Ese es el título del informe que acaba de publicar CCOO de Industria. El documento confirma que en estos momentos da empleo al 28% de las personas ocupadas en el país de manera directa, indirecta o inducida. Un número considerable de los 5,4 millones de personas que trabajan en estos sectores tiene todavía un contrato indefinido (78,4%).

Sin embargo, el estudio también señala que el modelo atomizado de la estructura empresarial española dificulta que se realicen fuertes inversiones en desarrollo tecnológico, lo que provoca unas contrataciones con escasa cualificación y bajos salarios.

Además se constata que la crisis tuvo un efecto devastador sobre una buena parte del tejido industrial, especialmente de la pyme. En 2013 se perdió el 29,5% del empleo industrial de 2008 al eliminar 2,1 millones de puestos de trabajo. Solo se ha recuperado el 15% de aquella cifra.

Los economistas de CCOO confirman que en 2016 España recuperó el 60% de la competitividad perdida a costa de los despidos y de una fuerte pérdida salarial. Fue entonces cuando se inició una tímida recuperación y cuando se consolidó la desigualdad social y la falta de cohesión territorial.

Diez años después del estallido de la crisis, CCOO observa que la vulnerabilidad continúa y que surgen limitaciones al incremento de la eficiencia y de la calidad de los procesos productivos industriales: bajo esfuerzo innovador; lento avance en la incorporación de nuevas tecnologías asociadas a la digitalización; deficiencias formativas de parte del empresariado y falta de engarce entre las necesidades del aparato productivo y la cualificación de los trabajadores y trabajadoras.

El informe recuerda cuáles son las debilidades de la industria española: el reducido peso de la industria avanzada; el lento avance de la eficiencia productiva; el elevado peso de la pyme y un modelo energético más caro que el de Europa. A ello se une una innovación deficiente, un modelo educativo basado en la falta de vinculación universidad-empresa y la escasa formación profesional.

En los últimos quince años, concluye el documento de CCOO, la política industrial ha recibido un reclamo creciente de políticos y analistas, a la luz de las positivas experiencias de industrialización en los países asiáticos, del avance de la industria alemana y de la resistencia ante la crisis de los países más industrializados.