JORNADA “UN AÑO DE RECORTES SANITARIOS”

PSOE, IU y Defensa de la Sanidad Pública denuncian el deterioro del SNS tras el primer año de recortes

La responsable de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez; el diputado de IU, Gaspar Llamazares; y el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, han denunciado en unas jornadas en el Congreso el deterioro del Sistema Nacional de Salud (SNS) tras el primer año de recortes en el ámbito sanitario.

La responsable de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez; el diputado de IU, Gaspar Llamazares; y el portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Marciano Sánchez Bayle, han denunciado en unas jornadas en el Congreso el deterioro del Sistema Nacional de Salud (SNS) tras el primer año de recortes en el ámbito sanitario.

Los tres han inaugurado las jornadas parlamentarias 'Un año de recortes sanitarios: un año de desigualdad', que se han celebrado en el Congreso de los Diputados.

Así, Trinidad Jiménez ha insistido en que las medidas adoptadas por el Gobierno del PP "de nada han servido" más que para "perjudicar de manera grave" el Sistema Nacional de Salud, así como la salud de los españoles. A su juicio, en este último año se ha producido un "ataque directo" a la universalización de la sanidad desde la aprobación en marzo de 2012 del decreto de reforma sanitaria.

   "Una ruptura de consenso que merma la calidad de la sanidad pública, con el copago o repago, el pago de medicamentos para pensionistas y el resto de ciudadanos pagamos más medicamentos. Son decisiones que nos enteramos por el BOE, como pagar los medicamentos se dispensan en hospitales", ha criticado la exministra de Sanidad.

Es más, sostiene que "poco a poco" la sanidad pública se va a ir desprendiendo de los principales elementos de cohesión y va a quedarse "residual". "Es nuestro gran temor, y la gente poco a poco querrá suscribir acuerdos con sistemas privados para tener esa cobertura que la pública no les da", ha insistido.

Eso sí, a pesar de este "panorama negativo" cree que se está todavía a tiempo de "rescatar" a la sanidad pública, al mismo tiempo que valora la protesta de los profesionales sanitarios en la materia.

LA SANIDAD YA NO ES UN DERECHO

Por su parte, Gaspar Llamazares ha subrayado que los españoles sufren desde hace un año una "contrarreforma dura y una bomba de fragmentación" que deteriora los principios del sistema sanitario. "La piqueta va a por los cimientos del sistema sanitario", ha alertado.

En su opinión, la sanidad ya no es un derecho sino que está para los que están asegurados. Según ha rechazado, el decreto de reforma sanitaria va a por la accesibilidad del sistema, no gratuidad porque se financia con impuestos, y pone en marcha mecanismos de recorte y repago, así como el cuestionamiento de prestaciones.

"No me parece casual la sobremortalidad del año anterior ni tampoco el cambio en la esperanza de vida, que ha descendido", ha apostillado.

Llamazares ha hecho referencia a datos del Ministerio de Sanidad por los que "la exclusión sanitaria abarca a 873.000 personas", y en relación a los recortes, según las organizaciones profesionales más de 50.000 profesionales han sido amortizados. Al mismo tiempo ha puntualizado que los pensionistas pierden entre un 15 y un 20 por ciento por pagarse sus medicamentos. "Se está produciendo un desbarajuste del sistema, nunca ha habido tanto lío entre las comunidades autónomas", ha remachado.

Desde FADSP, Marciano Sánchez Bayle, ha avisado de que España está retrocediendo 40 años en materia sanitaria, con los recortes emprendidos en este último año y desde que se aprobara el decreto de reforma sanitaria de marzo de 2012.

En su opinión, las actuaciones del Gobierno están incidiendo sobre el derecho a la salud y el propio derecho a la protección de la salud, si bien defiende que "hay soluciones"

"Cualquier estudio que se haga sobre la situación de salud y los recortes, sobre la accesibilidad de las personas (al SNS) siempre va en el mismo sentido, salvo si lo lee Montoro (ministro de Hacienda) y no hay mejor ciego que el que no quiere ver", ha sentenciado.