AFECTARÁ A MÁS DE MEDIO MILLÓN DE MADRILEÑOS

A partir del 27N, huelga indefinida en la sanidad privada madrileña

Las empresas sanitarias tienen millones de euros de beneficio pero niegan una subida del 2% a sus trabajadores.

La patronal no tiene reparo en publicitar que se gasta millones de euros en tecnología o que tiene importantes beneficios económicos pero luego se niega a regularizar los salarios de sus 17.000 trabajadores, muchos de los cuales no llegan ni a los 1.000 euros al mes

“Prefieren la huelga indefinida a mejorar las condiciones laborales de los 17.000 profesionales de la sanidad privada madrileña”, afirma Juan Antonio Hervás Izquierdo, secretario de Sanidad Privada de SATSE Madrid, tras salir del acto de mediación y en el que la patronal finalizó ‘sin avenencia’.

El acto, uno de los últimos posibles para evitar la huelga indefinida, se cerró tras negarse la patronal a valorar las propuestas planteadas por los sindicatos que conforman la plataforma de negociación del Convenio Colectivo del sector (CCOO, FSES-SATSE y UGT). “Planteamos a la baja nuestras propuestas, las cuales no fueron tenidas en cuenta por patronal, ni siquiera plantearon una reunión posterior para transmitirnos la valoración que hagan de las mismas. Simplemente indicó a los mediadores del Instituto Laboral que no estaba de acuerdo y dio por finalizada la reunión”, explica Juan Antonio Hervás.

Para SATSE Madrid, "la patronal no tiene reparo en publicitar que se gasta millones de euros en tecnología o que tiene importantes beneficios económicos pero luego se niega a regularizar los salarios de sus 17.000 trabajadores, muchos de los cuales no llegan ni a los 1.000 euros al mes".

En el acto de mediación “la patronal ha vuelto a poner encima de la mesa una subida del 7,5% para los próximos 5 años (un 1,5% anual) y la absorción de los complementos existentes que superen lo indicado en el Convenio Colectivo”. Además, pasaron de ofrecer pagar dos festivos, a tres.

Los sindicatos negociadores del Convenio, SATSE Madrid entre ellos, volvieron a rebajar sus pretensiones para poder alcanzar un acuerdo, entre ellas una subida salarial media anual del 2% hasta 2019, una cláusula de revisión salarial y la no absorción de salarios por debajo de los 45.000 euros.

En cuanto a los domingos y festivos, en la actualidad tienen el mismo valor que un diario, solicitaban el pago de 10 euros por trabajar en domingo, 15 euros en festivo y 30 euros para los festivos llamados especiales. Propuestas inferiores a las planteadas en anteriores negociaciones. De igual forma, se trasladó a la patronal la necesidad de reconocer y actualizar la clasificación profesional ateniéndonos a las nuevas titulaciones académicas.

“A pesar de nuestros esfuerzos -finaliza Juan Antonio Hervás-, la patronal sigue empeñada en que la Sanidad Privada madrileña comience, el próximo 27 de noviembre, una huelga indefinida en el sector”.