GRAVA LA ENFERMEDAD, DENUNCIA LA FADSP

El incremento del copago penaliza a los más enfermos

Entre el 15% y el 25% de los pensionistas no retira los medicamentos prescritos por no poder pagarlos.

La FADSP sigue exigiendo la derogación del Real Decreto 16/2012 que introdujo el copago farmacéutico a los pensionistas

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública considera que el último anuncio hecho por la ministra de Sanidad Dolors Montserrat por el que pretende incrementar los copagos a los pensionistas que cobren más de 18.000 euros anuales, penaliza a los más enfermos.

La Federación desmiente que la medida vaya encaminada a racionalizar el consumo de recursos sanitarios ya que está demostrado que el copago farmacéutico solo afecta a los grupos sociales de bajas rentas como los pensionistas, que por otra parte consumen más medicamentos (5,6 frente a 2,4 de la población general) por ser el colectivo con mayor prevalencia de enfermedades crónicas (hipertensión, cardiopatías, enfermedades reumáticas, cáncer, etc.)

Tras el Real Decreto Ley 16/2102 que acabó con la universalidad de la atención e introdujo el copago a los pensionistas, se evidenció -señala la FADSP- que el ahorro potencial de esta medida, estimado por el Ministerio de 2.300 millones de euros fue en realidad de 363M (de los que 198 fueron por la desfinanciación de más de 400 fármacos de gran consumo por los pensionistas como son medicamentos para la tos, el estreñimiento, las diarreas o las hemorroides patologías que afectan  especialmente a los mayores), según datos del año 2013. Por otro lado entre el 15% y el  25% de los pensionistas no retira los medicamentos prescritos  por sus médicos por no poder pagarlos.

Para esta asociación, “es incomprensible que el Gobierno de Rajoy vuelva a agredir al grupo social que más le apoya (se estima que más del 60% de su masa electoral tiene más de 65 años), con nuevos impuestos, después de que la subida de la pensiones para el año 2017 se haya fijado en un ridículo 0,25%, muy por debajo del incremento de coste de la  vida”.

La FADSP sigue exigiendo la derogación del Real Decreto 16/2012 que introdujo el copago farmacéutico a los pensionistas, ya que, a su juicio, estas medidas “representan un nuevo paso en la generalización de los copagos por la utilización de los recursos sanitarios, como fórmula para continuar con la privatización sanitaria”.