ENTREVISTA AL DOCTOR MANUEL GONZÁLEZ MOREIRA

"En un país normal ya habrían sido cesados los responsables del desastre del Hospital de Vigo"

El doctor Manuel González Moreira es una de las figuras más representativas entre los defensores de la Sanidad Pública en la ciudad de Vigo. 

El doctor Manuel González Moreira es una de las figuras más representativas entre los defensores de la Sanidad Pública en la ciudad de Vigo. Nació en esa ciudad en 1959 y estudió Medicina en Santiago. Trabaja como médico de familia en el Centro de Salud Nicolás Peña, es delegado sindical de CIG-Saúde y portavoz de la Junta de Personal de esa Área Sanitaria.


El nuevo hospital de Vigo no responde a las necesidades sanitarias de la comarca

Pablo Vaamonde | El día 3 de septiembre hubo en Vigo una manifestación histórica, en la que de 200.000 personas se manifestaron contra las deficiencias del Hospital Álvaro Cunqueiro, recién inaugurado. ¿Considera que este clamor de la ciudadanía será escuchado por el actual gobierno de la Xunta?

Manuel González MoreiraDesgraciadamente considero que no. En un país normal ya habrían dimitido o hubieran sido cesados los responsables políticos de las decisiones que llevaron a la situación de emergencia sanitaria en que se encuentra el área sanitaria de Vigo. Tendrá que ser la ciudadanía la que les retire su apoyo y apueste por otros políticos que sí crean en la Sanidad Pública.

Pablo Vaamonde | Usted es una de las personas que más se han significado en las protestas contra la privatización del nuevo hospital de Vigo (NHV). ¿Realmente este proyecto da respuesta a las necesidades sanitarias de Vigo y comarca, como afirma el presidente de la Xunta?

La llegada del PP a la Xunta supuso un cambio sustancial; la que iba a ser una obra pública la plantearon como “colaboración público-privada

Manuel González MoreiraEl proyecto del NHV nació de una necesidad evidente; el área sanitaria de Vigo contaba con recursos insuficientes, como demostraban las intolerables listas de espera, tanto diagnósticas como qirúrgicas, y el concierto singular con el hospital privado Povisa, que atiende a 140.000 personas con la justificación de que la sanidad pública no tiene recursos para hacerlo. Fue iniciativa de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública del área de Vigo la reclamación del NHV, concebido como el primer hospital del área sanitaria. Mientras otros hablaban de hacer un cuarto hospital, complementario de los otros, y que mantendría la fragmentación de la asistencia hospitalaria. En el año 2006 un acuerdo por la sanidad del área sanitaria de Vigo dió inicio a la planificación de ese NHV, tan necesario. En el proceso de planificación participaron muchas y muchos profesionales y así nació un proyecto ilusionante que pretendía hacer un Hospital puntero en investigación y conocimiento, avanzado tecnológicamente y con capacidad para atender, ahora y en el futuro, al conjunto de la ciudadanía del área sanitaria.

La llegada del PP a la Xunta supuso un cambio sustancial; la que iba a ser una obra pública la plantearon como “colaboración público-privada”, con lo que la concesionaria es la responsable del proyecto, de la construcción y de la gestión de determinados ámbitos del NHV, siendo la propietaria del Hospital durante los 20 años de la concesión. La Xunta adjudicó un contrato de 1.300 millones de euros a la Sociedad Concesionaria del Nuevo Hospital de Vigo S.A. Recordemos que la construcción del hospital público costaría poco más de 400 millones. El proyecto definitivo, ya construido e iniciando su camino, perdió los objetivos iniciales: no disponen de la gran área de investigación prevista, no tiene todos los servicios, no puede atender al conjunto de la ciudadanía (por lo que permanece el concierto con Povisa), y no tiene capacidad de resolver el problema de las listas de espera actuales y futuras.

Pablo Vaamonde | En su opinión: ¿Cuales son las principales deficiencias que presenta el NVH para que no responda a las necesidades sanitarias de esta área?

La privatización, que en el caso del SERGAS va más allá del NHV y ya supone un capitulo importante de su presupuesto, hipoteca la futura financiación de la sanidad pública y hará aún más difícil ofrecer un servicio público de calidad

Manuel González MoreiraEn primer lugar el propio modelo de construcción y gestión, que de la lugar a dos direcciones, una de la Empresa Concesionaria -la propietaria del Hospital-, y otra la del SERGAS. Esta situación ya está generando problemas de coordinación que dificultan abordar los problemas encontrados en el traslado. De otro lado la diminución de recursos asistenciais: las camas de hospitalización se reducen en un 31,8%, los quirófanos en un 31,4%, el Servicio de Urgencias en un 55,5%, las salas de Radiología en un 45,7% y desaparece el Laboratorio Central.

Pablo Vaamonde | En este proceso, tan irregular, se perdió mucho tiempo, mientras que esta área sanitaria precisa con urgencia de nuevas instalaciones hospitalarias. ¿Qué medidas deben adoptarse de inmediato para corregir la situación?

Manuel González MoreiraPrimero tenemos que recuperar el NHV para la Sanidad Pública. Una vez recuperado, tendremos que dotarlo de los servicios que no tiene. No es fácil pero, igual que se tomó una decisión política de hacerlo de una manera, habrá que adoptar otra que permita hacerlo de otra manera.

Pablo Vaamonde | La entrega del NHV a manos privadas representa un serio sobrecoste para las arcas públicas y una hipoteca para muchos años. ¿Como va a influir este despilfarro en el futuro de la sanidad pública gallega?

Hay que frenar la contrarreforma sanitaria del PP y apostar por un modelo de sanidad pública universal, equitativo, sin copagos ni repagos, financiado con un sistema impositivo justo, donde pague más sanidad quien más dinero tiene y no quien más sanidad necesita

Manuel González MoreiraLa privatización, que en el caso del SERGAS va más allá del NHV y ya supone un capitulo importante de su presupuesto, hipoteca la futura financiación de la sanidad pública, ya escasa en la actualidad, y hará aún más difícil ofrecer un servicio público de calidad.

Pablo Vaamonde | En este proceso hay responsabilidades políticas que la ciudadanía tendrá que reclamar. ¿Considera que hay también responsabilidades judiciales? ¿Ve alguna posibilidad de que los responsables de este naufragio acaben ante los tribunales de justicia?

Manuel González MoreiraTanto el proceso de licitación, concesión, control de la obra licitada por parte de una empresa contratada por Galaria como las condiciones del propio traslado serán, sin duda, objeto de controversia judicial; esperemos que la Unión Europea y los tribunales de justicia atiendan las demandas presentadas y permitan dilucidar las responsabilidades penales, si las hubiera.

Pablo Vaamonde | Cuando haya un cambio de gobierno, ¿cuales serán las primeras medidas a adoptar para corregir el desastre y mejorar la sanidad pública en el sur de Galicia?

Manuel González MoreiraEn primer lugar, hay que frenar la contrarreforma sanitaria del PP y apostar por un modelo de sanidad pública universal, equitativo, sin copagos ni repagos, financiado con un sistema impositivo justo, donde pague más sanidad quien más dinero tiene y no quien más sanidad necesita. En segundo lugar habrá que revertir todas las privatizacións para recuperarlas para la sanidad pública; en el caso del área sanitaria de Vigo, esto es imprescindible para recuperar el NHV, y que pase a ser nuestro Hospital.