DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA

Los conflictos de intereses del 'gobierno en la sombra' de Pedro Sánchez

Ana Polo Sánchez | El Sistema Nacional de Salud no soportará nuevas agresiones ni la población española se puede permitir nuevas frustraciones.

Jordi Sevilla saluda a Pedro Sánchez en la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.
Jordi Sevilla saluda a Pedro Sánchez en la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Uno de los daños más graves que el gobierno de Rajoy ha infringido a la población española se relaciona con la nefasta gestión, el desmantelamiento y la privatización de nuestro Sistema Sanitario Público. Pero el proceso no ha finalizado. El PP aún dispone de un plan mucho más efectivo y barato que la compra de hospitales, un plan para privatizar a los médicos y enfermeras y su práctica clínica desde dentro del SNS, mediante un nuevo modelo de gestión clínica que se ha dado en llamar Gestión Clínica S.A.

Para impulsar este plan privatizador, directivos de decenas de hospitales públicos han constituido un grupo de presión (SEDISA) junto a directivos de los hospitales privados y empresas farmacéuticas y tecnológicas. Para llevarlo a cabo, se ha seleccionado a la auditora EFQM, dirigida por el presidente en España del gigante estadounidense IBM, matriz de la consultora PWC.

El nuevo modelo de Gestión Clínica pretende fragmentar el sistema y transformar los servicios sanitarios en unidades con personalidad jurídica propia y autonomía de gestión, lo que permitirá la competencia entre ellos dentro de una lógica de mercado, laboralizar a los profesionales y nombrar a jefes de servicio externos, que podrán provenir directamente de la industria sanitaria.

Los objetivos de los nuevos directivos son, redirigir la práctica clínica hacia sus intereses empresariales, sin necesidad de costosos programas de marketing y la externalización de servicios mediante la telemedicina. Además SEDISA ya ha anunciado su pretensión de modificar las retribuciones de los profesionales, con una parte variable que dependerá de los ahorros que estos generen en la atención sanitaria a los pacientes, convirtiendo al personal sanitario en cómplice de los recortes.

En este contexto, el candidato del PSOE a la presidencia de España, Pedro Sánchezha constituido una especie de “gobierno en la sombra”, para elaborar el programa electoral cara a las próximas elecciones generales.

Como “Ministro de economía” nombra a Jordi Sevilla, exministro de Administraciones pública en el gobierno de Zapatero, y alto directivo, desde el año 2009, de la Multinacional PWC/IBM, la empresa privada más activa en la privatización de nuestro SNS. El Ministerio de Economía gestiona la investigación biomédica en España por decisión del actual Ministro de Economía Luís de Guindos, también exdirectivo de PWC, que al acceder al cargo traspasa la gestión del Instituto de Salud Carlos III, organismo estatal de investigación sanitaria, desde el Ministerio de Sanidad al de Economía y Competitividad.

El control de la investigación biomédica del sistema público entra claramente en conflicto con los intereses empresariales de Jordi Sevilla, responsable de coordinar o codirigir los foros que, con fuerte presencia de la sanidad privada, organiza PWC, para elaborar anualmente el documento “10 temas candentes de la sanidad española”, que van marcando la hoja de ruta de la privatización sanitaria en España.

 Sus recomendaciones:

-Ceder la gestión del SNS a las empresas multinacionales, que “como socios estratégicos podrán garantizar el acceso a la innovación, con el consiguiente incremento de sus beneficios”.

- Sustituir las consultas médicas presenciales por la telemedicina, que “permitirá un negocio de gran volumen y rápido crecimiento”.

- Liberalizar el acceso total a los datos de salud de la población española, incluyendo el genoma humano, sin restricciones ni mecanismos de control.

- Implicar más a las familias en el pago de su propia salud.

Como “Ministro de sanidad” Pedro Sánchez elige a Rafael Bengoa. Bengoa se posiciona en contra de los copagos, sin embargo apuesta por la colaboración público-privada (CPP) para gestionar la sanidad pública, no en vano fue coautor del Informe Abril. Cree que es necesario realizar una "cirugía bastante profunda" del SNS, y apoya la recomendación de PWC de generalizar la teleasistencia, mediante un control continuado y a distancia de marcadores e indicadores de laboratorio de los pacientes crónicos en sus propios domicilios, a base de costosos dispositivos móviles, a pesar de que estas medidas son experimentales y carecen de aval científico en el momento actual. Rafael Bengoa es director de la escuela de negocios y de salud de la universidad de Deusto (Jesuitas) y los foros que organiza sobre gestión sanitaria están financiados por las grandes multinacionales farmacéuticas, lo que entra en conflicto directo con la elaboración de un programa sanitario.

Y lo mismo ocurre con la responsable de Ética del gobierno de Sánchez, Victoria Camps, que compatibiliza su puesto en el Comité de Bioética de Cataluña (teóricamente incompatible con cualquier interés privado) con su pertenencia a la fundación de la multinacional farmacéutica Grifols, lo que también entraría en grave conflicto con su nombramiento como miembro del próximo gobierno.

Entre los principales motivos de la “caída en desgracia” de Rajoy y de su gobierno se encuentra su empeño en privatizar y desmantelar el SNS. Por el contrario, muchos afiliados y votantes del PSOE participaron activamente en las Mareas Blancas para defender el Sistema Sanitario Público.

El SNS no soportará nuevas agresiones ni la población española se puede permitir nuevas frustraciones, así que Pedro Sánchez debería explicar si pretende llegar al gobierno para redistribuir la riqueza y proteger los servicios públicos recortados y privatizados o lo que realmente pretende es “cambiar algo, para que todo siga igual”.


Ana Polo Sánchez | Radióloga | Hospital Universitario de Getafe